Agents of S.H.I.E.L.D. 4×11: Is this the real life?

Agents of S.H.I.E.L.D. 4×11: Is this the real life?

Continúamos con la segunda parte de la cuarta temporada de ‘Agents of S.H.I.E.L.D., que se aleja bastante de sus inicios con Ghost Rider y nos lleva por el camino que se nos introdujo con el personaje para profundizar sobre los LMD y su creador. ¿Comentamos el capítulo?

spoiler-alert

Cuando supimos que la agente May (Ming-Na Wen) no era ella, sino un LMD, no pudimos evitar preguntarnos “¿desde cuándo?”. Pues bien, cinco días en los que ya ha causado bastantes problemas y ninguna simulación era suficiente para tenerla tranquila.

Radcliffe (John Hannah) no deja de demostrar lo inteligente que es, aún más desde que leyó el Darkhold, pero, ¿a quién se le ocurre simular en May que lo que le está pasando es que está secuestrada por él y AIDA (Mallory Jansen)? Eso fue un poco metedura de pata, pero consiguió arreglarlo rápidamente con la Caballería.

Desde el inicio de la serie sabíamos que a May no era algo que le gustaba recordar pese a ser su mayor logro profesional, y descubrimos el doloroso momento en el que tuvo que acabar con la vida de una niña que cambió su vida para siempre. Ahora está atrapada en ese recuerdo para siempre con un ligero cambio en el final de la historia, y parece que el doctor ha dado en el clavo.

Resulta que Fitz (Iain De Caestecker) sospechaba de su amigo y lo disimuló a la perfección, de hecho gracias a sus investigaciones paralelas pudo desenmascarar al otro LMD que había construido Radcliffe, uno a su imagen y semejanza, haciendo saber que no había subestimado a su compañero. Lo que no nos esperábamos era que traicionara -aún más- a todo el equipo yéndose con Nadeer (Parminder Nagra). ¿Alguien más tiene esperanzas de que todo esto sea cosa del Darkhold o solo yo?

Mientras, May y Coulson (Clark Gregg) están más cerca que nunca de una escena digna de Blade Runner. No nos oponemos a esta relación, puesto que los guionistas la han ido preparando bien, pero esperemos que sea una vez rescatada la Melinda original. Por favor.

Los que sí se están acercando son Mack (Henry Simmons) y Yo-yo (Natalia Cordova-Buckley), tanto que el ingeniero ha compartido una historia muy personal con ella y hemos conocido que perdió una hija. Sin embargo…hay algo en la historia que no me termina de convencer, no sé por qué. Mack es de mis personajes favoritos, pero…no me fio de nadie ya.

Sea como fuere, la senadora está consiguiendo todos sus propósitos y le lleva una buena delantera a S.H.I.E.L.D., que ya no sabe ni qué está haciendo. El director/no-director Mace (Jason O’Mara) ha perdido toda la autoridad tras desvelarse su secreto y ya no es escuchado por nadie. Ahora, con Radcliffe en su bando, ha descubierto todo lo que necesitaba saber hasta el momento y desestabilizar a sus enemigos.

Nosotros solo nos morimos por saber quién es el dichoso Superior, el Super, que seguramente sea una cara conocida. Pensemos, ¿quién puede odiar tanto a los inhumanos? ¿Tenéis alguna teoría ya?

Solo queda esperar que alguien libre a May de una vez de su prisión digital para ver si consigue superar esto y distinguir lo que sí le ha pasado y lo que no. Como tengamos para rato como Coulson con Tahití…

¿Qué os ha parecido el episodio? ¿Quién creéis que es el Super? ¿Habrá más LMD en la recámara de Radcliffe?

1 comment

Quizás te pueda interesar...

¡Comenta el capítulo con nosotros!