Blindspot 2×22 Season Finale: Game Over

Blindspot 2×22 Season Finale: Game Over

El final de temporada ha llegado a ‘Blindspot’ y nos ha dejado con muchas dudas y muchas ganas de tenerla de vuelta. ¿Comentamos la famosa fase 2 -y todo lo demás-?

La fase 2 ya ha llegado, y esta vez es de verdad (no como la semana pasada). Afortunadamente, tanto Weller (Sullivan Stapleton) como el resto del equipo ahora liderado por Reade (Rob Brown) -espera, ¿no se iba este hombre a Quantico?-  descubren al mismo tiempo cuál es la verdadera fase 2 y es que reunir a todo el gobierno en un mismo lugar era demasiado tentador para que Shepherd (Michelle Hurd) no lo hubiese previsto. ¿Ya estáis enganchados? Pues eso no es todo. ‘Sandstorm’ he preparado una especia de misil que será lanzado desde un satélite en el espacio para destruir la carga nuclear que consiguieron hace unos cuantos capítulos y así no solo cargarse al actual gobierno sino toda la costa este de EEUU. Lo típico. 

Pero nuestro equipo no podría rendirse y tienen un plan. Bueno, más bien dos planes. Por un lado, Patterson (Ashley Johnson) y Reade piden ayuda a un par de personas de la NASA para que les den acceso al “taxi del espacio” y desde allí hackear el satélite. Ojo, que la diosa Patterson es una crack incluso en los temas que no domina. ¿Y si se cargan el gobierno y ponen a Patterson de presidenta? Yo votaría a favor. Mientras tanto, Weller y Jane (Jaimie Alexander) salen a la búsqueda del arsenal nuclear que están localizando Zapata (Audrey Esparza) y Keaton (Chad Donella).  

A los primeros las cosas no le van muy bien, y es que el asunto no era tan fácil y el tiempo se les acaba. A pesar de intentarlo por todos los medios posibles el satélite llega a las coordenadas necesarias y libera el misil. Pero superPatterson tiene un plan B consistente en poner un señuelo en el océano para que el misil se dirija allí en lugar de al arsenal nuclear. ¿De verdad, qué haríamos sin Patterson?

Zapata y Keaton consiguen encontrar la carga en la parte de atrás de una ambulancia y cuando Weller y Jane la abordan está conducida por la mismísima Shepherd. Tras conseguir reducirla, la esposan a la parte trasera de la ambulancia y Jane conduce hacia un túnel donde las consecuencias de la explosión se verán minimizadas mientras Weller busca la baliza real. Si no la destrozan el plan de Patterson no funcionará. ¿Y qué lugar más seguro para que Shepherd la escondiera que tragándosela? Aquí es donde tantos años viendo dramas médicos hacen que crea que sé algo al respecto y pregunto, ¿cuando Weller electrocuta a Shepherd para cargarse el chip no debería haberse parado su corazón? ¿Y el hecho de estar sujeta a cosas de metal no habría hecho todo peor? Pero, eh, que yo mejor me creo lo que me dicen y no pregunto demasiado. Amenaza neutralizada. Se acabó ‘Sandstorm’ y se acabaron los tatuajes de Jane. Aunque parece que Nas (Archie Panjabi) no ha terminado con la organización todavía.

La sorpresa la hemos tenido con la aparición de Roman (Luke Mitchell). Me incluyo en el grupo que pensaba en el anterior episodio que él no estaba traicionando a su hermana sino infiltrándose con su madre para después volverse contra ella. Pero no, parece que Roman se ha tomado muy en serio que su hermana le borrase la memoria y no va a perdonarla pronto a pesar de que ella no sea capaz de dispararle. 

Porque el rollito de Kurt y Jane no nos ha pillado por sorpresa. Tras él confensarle su amor ella no tarda en corresponderle y acaban teniendo una divertida noche después de que todos los demás dejen discretamente el apartamento. Y por fin ha pasado, porque el ahora sí ahora no nos tenía un poco cansados, la verdad. ¿Sois team Jeller? 

Atención, que aquí no ha terminado el episodio. Era el momento para preparar la tercera temporada y que mejor forma de hacerlo que con un salto en el tiempo de nada más y nada menos que 2 años. Parece que Jane dejó su vida en algún momento, no sabemos si por voluntad propia o la obligaron a ello. En este momento se encuentra en una comunidad de monjes budistas que le ponen retos como escalar una montaña sin protección alguna. Weller aparece por allí y parece que llevaban mucho tiempo sin verse, él no sabía dónde estaba ella y estaba preocupado y… ¿¡se habían casado!? Pero esto no es lo único que trae Weller.

Zapata, Reade y Patterson han desaparecido, alguien les ha secuestrado y todo apunta a Roman. La única pista que tienen es una caja a nombre de Jane del mismo modo que la propia Jane llevaba escrito el nombre de Kurt allá por los inicios y nadie ha conseguido abrirla hasta que los dos ponen su huella dactilar al mismo tiempo. ¿En serio, tíos? Dentro hay una pieza de metal que funciona del mismo modo con un dibujo del tatuaje que tiene Jane en el cuello. Al acercarlo a esa zona toda ella se empieza a iluminar como un árbol de Navidad. ¿EN SERIO, TÍOS? Todo esto me ha dejado muy desconcertada pero muy intrigada.

¿Y a vosotros? ¿Qué os ha parecido este final de temporada? ¿Estáis deseando saber más? ¿Alguna teoría? ¡Animaos a comentarlo con nosotros para hacer más amena la espera hasta la tercera temporada!

1 comment

Quizás te pueda interesar...

¡Comenta el capítulo con nosotros!

  • lola millan

    Estoy deseando que se muera Kurt Weller. A ver si tengo suerte en la tercera temporada.