Doctor Who 10×05: Capitalismo espacial

Doctor Who 10×05: Capitalismo espacial

El Doctor (Peter Capaldi) vuelve al espacio con graves consecuencias en este “Oxygen” en el que el capitalismo sigue encontrando nuevas maneras de aprovecharse de las necesidades de los empleados. Podría tratarse de otra aventura más en la que el Doctor salva la situación de no ser por ese giro final que tenemos que comentar a continuación.

Si os digo que la temporada gira entorno a la misteriosa cámara y el juramento que ha hecho el Doctor de vigilarla no os descubro nada nuevo. Lo curioso es que nuestro Time Lord favorito es adicto a sus viajes, a la adrenalina y a burlarse de la muerte y sin eso el síndrome de abstinencia es real por lo que ya no le importa ni llevarse a Nardole (Matt Lucas) con él junto a su ya habitual Bill (Pearl Mackie). Si además le salta una llamada de socorro en la TARDIS es como ofrecerle un cigarro a un ex-fumador que no tenía muchas ganas de dejar de fumar y eso nos lleva a una estación espacial que, como no podría ser de otra forma, da bastante mal rollo.
El Doctor nunca puede llegar a una estación espacial y que se esté celebrando una fiesta y no pase nada extraño. Siempre tiene que estar acechando la muerte a él y a todos los que se encuentran en mitad del espacio, sin ningún lugar al que huir con la claustrofobia que eso acarrea. En este caso la gran amenaza de la nave son los propios trajes espaciales que supuestamente deben protegerlos y es que los trabajadores de la estación han empezado a morir y matar dentro de sus propios trajes. Al final se descubre que los trajes no son sino otra manera de explotar a los trabajadores, cobrándoles por cada respiración que dan y las muertes el resultado de haber dejado de dar beneficios.
La realidad es que la sociedad nos muestra una cara tan amarga en la actualidad que es más fácil imaginarse un futuro distópico, al más puro estilo ‘Black Mirror‘ que una alternativa en la que todos vistamos trajes plateados y seamos felices en una nueva democracia pacífica que use la tecnología solo para hacer el bien. Al menos el Doctor nos da algo de esperanza al contarnos que seis meses después de eso se dinamitó el capitalismo aunque solo para da lugar a un nuevo método que no resultó ser mejor. Está bien saber que al menos la humanidad evoluciona de una forma u otra.
El capítulo habría podido ser otro de los que pasan sin pena ni gloria si el Doctor no hubiera sacrificado su vista por salvar a Bill y se hubiera quedado definitivamente ciego. Esto sí que no nos lo veíamos venir por ningún lado y abre infinidad de puertas y teorías sobre el resto de la temporada y la futura marcha de Capaldi de la serie. Por muy Time Lord que sea no va a poder engañar a Bill eternamente, pero tal vez sea capaz de crear un plan por el que se cure antes de que se dé cuenta.
Seguimos sin saber qué demonios hay en la misteriosa cámara y tampoco es que nos den demasiadas pistas, al menos evidentes. Por si fuera poco drama la semana que viene parece que nos visita uno de los personajes más amados y odiados al mismo tiempo de la serie y sabemos que nos va a dar alguna que otra sorpresa porque sino, no sería Missy/Master. ¿Qué os ha parecido a vosotros este episodio? ¿Os ha resultado más interesante que los que llevamos en esta temporada? ¿Qué tiene que ver Missy con el mismísimo Papa? Sin duda, el capítulo de la semana que viene se nos presenta al menos curioso, ¿no creéis?

 

Quizás te pueda interesar...

¡Comenta el capítulo con nosotros!