Doctor Who 10×12: Donde hay lágrimas, hay esperanza

Doctor Who 10×12: Donde hay lágrimas, hay esperanza

El final de la décima temporada de ‘Doctor Who‘ nos ha dejado en shock, maravillados y esperando impacientemente un especial de Navidad que promete hacer las delicias de los más whovians. No han faltado las lágrimas, despedidas, explosiones y diálogos extraordinarios para poner fin, de manera extraordinaria, a una temporada de altibajos. Vamos a comentar todo con detalles porque ¡vaya episodio nos han regalado!

Como si el regreso de John Simm como el Master no hubiese sido lo suficientemente especial para los whovians han decidido matarnos de la emoción y del hype hasta Navidad haciendo aparecer al mismísimo Primer Doctor al final de este episodio. Vale, David Bradley no es técnicamente el primer Doctor, pero interpretó tan bien a William Hartnell en el docudrama ‘An Adventure in Space and Time‘ que verlo aparecer probablemente haya hecho gritar de la emoción a todos los espectadores.
Pero empecemos por el principio, por Missy (Michelle Gomez) y Master trabajando juntos para dejar K.O. al Doctor (Peter Capaldi) y seguir adelante con su ejército de cybermen, pero con éste siendo más listo y reprogramando a los cybermen para perseguir a los Time Lords y Time Ladies que se encuentren. Esto les hace huir a otro nivel de la nave para estar a salvo con la ayuda de la Bill cyberman (Pearl Mackie), que nos rompe el corazón al no entender que ya no es Bill y que todo el que la ve se asusta por su aspecto. La duda que sobrevuela en todo momento tanto nuestras cabezas como la del Doctor es a quién está engañando a Missy, porque mientras se muestra cómplice con la antigua versión de sí misma le comenta al Doctor que siempre ha estado de su parte.
La dualidad de los dos Masters ha dado a esta recta final de temporada la emoción, la intriga y la tensión que tanto echábamos en falta y una dinámica absolutamente espectacular gracias a dos enormes actores que, junto a Capaldi, nos han dado los mejores momentos de la temporada. El Master que solo quiere hacer daño, Missy que ha cambiado quiera ella o no y no puede dejar de ver el mundo como le ha enseñado el Doctor, cuyo lema es siempre hacer lo correcto aunque tenga un mínimo impacto, solo por el hecho de que es lo que está bien y lo que es bueno. Genial el giro final en el que se matan el uno al otro por la espalda, retrato de lo que es el Master, que no se tiene piedad ni a sí mismo. En definitiva y como despedida podemos decir que Missy ha sido una de las mejores cosas que nos ha dado la era Capaldi en la serie y es muy agradable que se despida habiendo cambiado, aunque sea un poco.
El capítulo ha resultado ser muy doloroso de principio a fin porque, además de sufrir con Bill, hemos sido testigos de cómo el Doctor empezaba a regenerarse y cómo, finalmente se sacrifica por lo que él cree que está bien, lo que es amable y bueno porque sí, él es un hombre bueno sin ninguna duda. Otro que se ha tenido que sacrificar es Nardole (Matt Lucas) , que se queda en la nave para proteger a los niños de futuras amenazas cybermen. En toda la temporada no hemos hablado demasiado de Nardole, ese ‘companion‘ que se nos presentó de repente en los primeros capítulos y que hay que reconocer que ha pasado sin pena ni gloria. Su presencia en la serie esta temporada no ha supuesto un valor añadido a la serie, tal vez porque esta temporada tampoco ha sido la mejor y en otra sí hubiera podido brillar. El caso es que sí, nos ha dado buenos momentos y nos ha hecho reír en ciertos momentos pero no se ha hecho imprescindible en las tramas. No quiere esto decir, por supuesto, que su despedida no nos haya hecho lagrimear y que no nos alegraremos de verlo en un futuro por la serie porque echaremos de menos sus irónicos comentarios.
Pero si por algo temíamos en este episodio era por la despedida de Bill Potts y resulta que cuando todo parecía abocado a lo peor volvemos a ver a Heather, que le dejó sus lágrimas a la chica y gracias a ello la encuentra y le convierte también en agua por lo que acaban viajando juntas por el universo. ¿No es este uno de los finales más bonitos que podría tener esta companion? Bill ha sido importante en la historia de ‘Doctor Who‘ por muchos motivos, porque ha traído temas que es necesario que tengan la máxima visibilidad en televisión, una chica inteligente, fuerte, que se ha hecho paso por la vida a golpe de trabajar duro y aún así es una persona muy buena, alguien por quien merece la pena soportar al resto de la humanidad, como diría el Doctor. A Bill le ha tocado estar en una temporada extraña, pero seguro que sin ella hubiera sido mucho menos interesante y esperemos que la serie siga el camino que ha dejado Bill y apueste por la diversidad y por contar realidades que a veces se intentan esconder.
Se acerca el momento de despedir al duodécimo Doctor y más que temer el especial de Navidad, el ‘cliffhanger‘ al final de este episodio nos ha hecho impacientarnos por ver qué pasa y es que el Doctor no quiere regenerarse, está seguro de que no quiere seguir adelante y, sin embargo, una de las pocas personas que le puede hacer cambiar de opinión aparece entre la nieve. La sorpresa de la temporada no era la reaparición del Master de Simm, ¡era la del primer Doctor! Si bien había gente que lo sabía gracias a los rumores y filtraciones que siempre acompañan a esta serie, la presencia del “Doctor original” supone un excitante punto de partida para el próximo Doctor y para la próxima temporada.
Hasta aquí llega la agridulce décima temporada con los últimos momentos de este Doctor pendientes para hacernos llorar el día de Navidad, como bien sabe conseguir esta serie. ¿Qué opináis de este capítulo? ¿Y de la temporada en general? ¿Pensáis que ha estado por debajo del nivel de otras? ¿Volveremos a ver a otra Missy o al Master? ¿Qué creéis que pasará entre los dos Doctores en Navidad? ¿Llegaremos a ver la regeneración de Capaldi sin conocer el nombre del nuevo Doctor? ¡Esperamos todos vuestros comentarios a continuación!

2 comments
Esther Sánchez
Esther Sánchez
ADMINISTRATOR
PROFILE

Quizás te pueda interesar...

¡Comenta el capítulo con nosotros!

  • Adrián Portela

    Yo no sabía nada de nada, y al oir esa voz en la nieve he pegado el salto porque me sonaba familiar. Justo después con la silueta se confirmaban mis sospechas y mi cara era un emoticono. Menuda sorpresa la del Primer Doctor!!! No hubiera sido lo mismo de haberlo sabido. Que daño puede llegar a hacer internet y los adelantos al final de cada capítulo (por ejemplo con lo del Master de Simm…).

    Quería decir que Nardole ha sido una de las sorpresas de la temporada para mí. Sus gestos asustadizos, su humor, su “modo madre del Doctor”, su inteligencia… Por otro lado no diría que la temporada ha sido mala o con altibajos, de los 12 solo 2 o 3 los calificaría más flojos, pero los demás me parecieron interesantes así que en general bien.

    Espero que Missy se pueda regenerar de alguna manera y la veamos más adelante, porque eso de que no pueda porque ha usado el destornillador laser al “máximo de potencia” no se yo…

    Ahh, y bravo por Bill! La otra gran sorpresa de la temporada y que puede que sigamos viendo (según la dice a Heather la puede volver humana en cualquier momento).

  • gatocanalla

    Me alegro mucho de haber dejado la temporada justo en el capitulo 2 porque Capaldi no me gusta como Doctor, me recuerda demasiado a determinados presentadores soberbios e insoportables que pululan por nuestra televisión.
    No, el doctor debe ser alguien majo, no un engreido que se crea en posesión de la verdad. La idea del primer doctor me parece una barbaridad, y seguramente se quedará en el especial de Navidad y ya, como hicieron con el War Doctor. Es lo que tiene contratar a actores muy reconocidos, se limitan a ser invitados y siguen con sus carreras.
    Deseo que el nuevo doctor no sea otro gruñón deprimido, ni una mujer, ni un negro. La idea de convertir a un señor del tiempo en mujer ya lo han gastado con Missy, y un Doctor negro suena tan predecible, tan pensado desde lo politicamente correcto para contentar a las masas que llevan años pidiendolo que me produce tremendo sopor.
    No, Doctor Who necesita sorprender, y lo necesita con urgencia.