Final de la primera temporada de ‘Marvel’s The Defenders’: Born Again

Final de la primera temporada de ‘Marvel’s The Defenders’: Born Again

Tras un intenso fin de semana en el que el visionado de ‘The Defenders’ ha sido la asignatura obligatoria para todos los aficionados a las series y suscriptores de Netflix, hacemos balance general de su primera y por el momento única temporada. El evento que conectaba las cuatro series individuales precedentes ha tenido lugar y hoy lo comentamos.

Antes de continuar, podéis consultar nuestras primeras impresiones que realizamos el propio viernes, día de estreno.

No ha estado mal, aunque se ha quedado corta. Si tuviésemos que resumir en una línea la idea general que nos deja ‘The Defenders’, esa sería. Si pretendíamos encontrar aquí la ‘The Avengers’ de Netflix, como en un primer momento se quería vender, nos llevaríamos una gran decepción; si por el contrario vamos con la intención de encontrar una continuación directa, en trama y estilo, de lo visto tanto en ‘Daredevil’, como en ‘Jessica Jones’, ‘Luke Cage’ e ‘Iron Fist’, estamos ante un producto satisfactorio. De hecho, es una secuela directa de la segunda temporada de la primera de las series antes citada así como de la primera campaña de la última.

Precisamente para ambos personajes no ha sido necesario introducir ninguna justificación para su participación en las aventuras presentadas, a diferencia de la detective y el héroe de Harlem. La excusa de los casos del arquitecto suicida y el adolescente dedicado a hacer desaparecer cadáveres se diluyeron rápido en la trama, aunque el primero es rescatado de cara a la conclusión de la misma, una vez la serie cumple en su cuarto episodio con el objetivo de unir de una vez por todas a los cuatro personajes con un objetivo común. Ahí es cuando empieza la diversión, aunque no sin un coste para la serie.

El coste mencionado es el de perder una de las señas de identidad que había logrado con acierto en su introducción, la intercalación de cuatro distintas fotografías, bandas sonoras, escenarios y atmósferas en general, una por personaje, de forma orgánica. Llegados al punto de reunión, se adopta un estilo uniforme en el que la fotografía ya no es ocre o azulada, sino que nos pone en un tono neutro que se aplica a los cuatro personajes. Se ha tenido que renunciar a ello para dar cabida a uno de las principales bazas de la serie: la interacción entre los cuatro protagonistas y el carisma que desprenden sus conversaciones.

A lo largo de estos ocho episodios no tenemos un gran villano como lo hubiese en ‘Jessica Jones’, ni una dirección vibrante con unas coreografías perfectas como en ‘Daredevil’, ni tampoco una ambientación muy cuidada como la de ‘Luke Cage’, pero si que tenemos algunas de las mejores páginas de diálogo de todos los guiones que la unión entre Marvel y Netflix ha producido así como un amplio número de ‘one-liners’ que ya han pasado a formar parte de los más destacados de los cuatro personajes. Una pena que esto no se extienda a los secundarios, muy desaprovechados, o a los villanos, más aún. Alexandra (Sigourney Weaver) es presentado como un personaje complejo, pero más allá de su introducción se vuelve aún más plano a cada escena.

No es de extrañar que en el último tramo de la temporada su función sea sustituida por la de Elektra (Elodie Yung), aunque de una forma desastrosa desde los guiones. Si bien aceptamos que la antigua amante de Matt Murdock (Charlie Cox) es una enemiga mucho más formidable y tiene mucho más peso en este universo callejero de Netflix, su justificación para enfrentarse a los protagonistas una vez toma el mando de La Mano es tan confusa como risible. El objetivo era llevarla a su última escena del octavo episodio en el que tanto ella como Daredevil caen en una batalla final con aires de tragedia griega, pero se podía haber escrito mucho mejor o al menos con bastante más coherencia.

Un defecto que ha sido aún más acusado en el caso de Danny Rand (Finn Jones), que ha sufrido los mismos defectos que se le achacaban al personaje de Hawkeye en ‘The Avengers’ y de los que en su momento Jeremy Renner tanta queja llegó a expresar. Su utilización instrumental por parte de la trama no le ha dado espacio al desarrollo personal, que si han tenido sus otros tres compañeros, por lo que ha heredado todas sus deficiencias provenientes de ‘Iron Fist’ y se ha marchado sin ningún beneficio adquirido. Lo que por ejemplo no es así en los casos de Luke Cage (Mike Colter) y Jessica Jones (Krysten Ritter), ya que más allá de restaurar su buena relación ambos han obtenido cierta evolución de sus personalidades de cara a sus respectivas segundas temporadas.

A estas alturas no nos extrañaría una reorganización de las series en la que Danny Rand pasase a ser el socio a tiempo completo de Luke Cage y que Colleen Wing (Jessica Henwick) formase equipo con una Misty Knight (Simone Missick) que por fin ha perdido su brazo, equiparándola así a su contrapartida de las viñetas, y que probablemente tenga que abandonar el cuerpo de policía. No siendo este el caso de ‘Daredevil’, que deja al personaje en un punto argumental perfecto para acometer una adaptación de la etapa más célebre del personaje en el cómic: ‘Born Again’ de Frank Miller. No en vano, la última escena en la que se nos revela que no ha muerto es una referencia a una de las más icónicas de toda su historia, aquella en la que conocemos a la madre de Murdock ahora metida a monja.

Habremos entonces de valorar positivamente que, si bien no ha sido el espectáculo de fuegos de artificio prometido, si que ha aportado a varias de las series un desarrollo argumental potente que tendrá consecuencias individuales serias. Y que por el camino nos hemos divertido bastante viendo interactuar a los cuatro personajes, aunque las impresiones que nos llevemos en cada caso hayan sido desiguales. Lo siguiente que tendremos entre manos será ‘The Punisher’, ya separado de Daredevil aunque con la participación de Karen Page (Deborah Ann Woll) y el trailer post-créditos que se nos ha ofrecido parece prometedor.

Tras este atracón, todavía nos queda espacio para más, para mucho más.

Capitán Valverde
Capitán Valverde
ADMINISTRATOR
PROFILE

Quizás te pueda interesar...

¡Comenta el capítulo con nosotros!