Glee 6×12 & 6×13 Series Finale: Ser parte de algo especial, te hace especial

Glee 6×12 & 6×13 Series Finale: Ser parte de algo especial, te hace especial

Hoy fue un día temido por muchos de nosotros, hoy se termina una serie que ha marcado muchas vidas y nos ha acompañado durante 6 magníficos años, el viaje ha sido largo y muy intenso, con sus baches y sus alegrías, pero todo lo bueno llega a su final.

 

Glee‘ se ha despedido para siempre con un doble capítulo cargado de emociones, todavía no soy capaz de procesar y poner en orden todos mis pensamientos, siento que una parte de mí se ha ido en el preciso momento en el que se apagaron las luces por última vez al final de ‘I Lived‘ y la verdad es que no sé como interpretarlo porque ahora mismo soy un caos emocional.

Pero empecemos por el principio, 2009‘ fue un círculo completo. Jamás creí necesario un capítulo íntegro en formato de ‘flashback‘ para ver cómo se conocieron los miembros de New Directions originales antes de hacer las audiciones para entrar en el Glee Club, ni siquiera cuando lo anunciaron este año. ¿Por qué volver al pasado durante 42 minutos? ¿Qué había de interesante antes de los hechos que nos han contado en el Piloto? Pues me equivocaba, y mucho, o puede que las emociones me estén jugando una mala pasada ahora mismo y en realidad no ha sido tan maravilloso como creo, pero sí que nos ha hecho darnos cuenta de muchas cosas y de todo lo que han cambiado, tanto los protagonistas, como la situación.

Kurt (Chris Colfer) ya no es ni la sombra de lo que era cuando empezó la serie, lleno de miedos e inseguridades, infundadas mayormente por su condición sexual, muy vetada en aquella época (y recordemos que esto era 2009, hace tan sólo 6 años), ya que ‘Glee‘ ha representado muy bien su faceta de acorde al resto del mundo según iban pasando los años y rompiendo moldes. La misma situación se puede aplicar a Tina (Jenna Ushkowitz), Artie (Kevin McHale), Mercedes (Amber Riley) y Rachel (Lea Michele), cada uno con sus propios fantasmas y tormentos pero todos con una cosa en común: son distintos, son especiales y eso es lo que les une. Descubrir esa parte interior de cada uno de los 5 miembros originales del Glee Club (más lo que ya sabíamos) ha sido muy interesante, sobre todo porque choca con todo lo que sabemos hoy en día, lo que fueron, lo que hicieron y en lo que se han convertido.

Quizá ese fue el acierto de poner ‘2009‘ justo antes del capítulo que marca el final definitivo de la serie, escuchar y ver ‘Don’t Stop Believin‘ una vez más con un enfoque diferente ha sido devastador, al menos para mí. Y más escuchar la conversación previa de todos decidiendo si Finn (Cory Monteith) era un buen fichaje para el equipo o no. Todos sabíamos cual iba a ser el resultado de esa reunión y en ese momento te das cuenta de nuevo de lo mucho que el personaje de Cory significaba para la serie, él era el pilar fundamental en el que se asentaba toda la trama y en el que se apoyaban absolutamente todos los protagonistas. Ha sido muy doloroso revivir el Piloto sin él, sin su punto de vista, pero al menos le han homenajeado por última vez como se merecía.

Lo único que he echado de menos es ver cómo se conocieron Quinn (Dianna Agron), Santana (Naya Rivera) y Brittany (Heather Morris), han intentado evitar enfocar a las animadoras todo lo que pudieron para así justificar su ausencia, pero hubiese sido bonito ver también su dinámica en equipo, al fin y al cabo, la primera escena de ‘Glee‘ la protagoniza Quinn.

Lo que me lleva a hablar de Dreams Come True‘, fue un capítulo final muy bonito y coherente con todo lo que ‘Glee‘ no ha enseñado a lo largo de los años: los sueños sí que se hacen realidad por muy imposibles que parezcan si luchas por ellos. A través de ‘flashfowards‘ nos han ido mostrando el futuro de algunos de los protagonistas de la serie, ni qué decir tiene que estaba claro que Rachel iba a acabar ganando el Tony, es la forma en la que siempre me imaginé que acabaría su historia y así fue, solo que en lo romántico la acompaña Jesse (Jonathan Groff) y no Finn, pero bueno, era su segunda mejor opción. Su discurso de aceptación sí que me desarmó por completo y más al ver a Mr Schue (Matthew Morrison) rodeado de toda su familia, ¿cuántos niños tiene ya? Maravilloso, al igual que This Time‘, pedazo de canción se marcó Darren Criss para despedir a Rachel Berry, perfecta en todos los sentidos.

Pero esos no fueron los únicos momentos álgidos del capítulo, el William McKinley High School convertido en una escuela de artes con cuatro Glee Clubs abre las puertas de un ‘spin-off‘ más que apetecible, ¿no os parece?

Y, además, no todo en el final giró sobre Rachel, todos alcanzaron lo que querían en la vida, al menos todos los que vimos porque lo único que eché en falta y que me pareció un error colosal fue el no contarnos qué pasó con los demás personajes, ¿qué están haciendo Brittany (Heather Morris) y Santana (Naya Rivera? ¿Y Quinn (Dianna Agron)? ¿Y Kitty (Becca Tobin)? ¿Y los Newbies? Podría seguir así con todos, tampoco tenían que contarnos todos los detalles, pero una reunión familiar entre Quinn, Puck (Mark Salling) y Beth se agradecería, al igual que ver la vida de los demás en NY o donde quiera que estén.

No obstante, puedo llegar a perdonárselo porque nos regalaron una última actuación con todo el cast, una escena preciosa y perfecta para terminar la serie al ritmo de ‘I Lived‘ de OneRepublic, con todos juntos celebrando el increíble vínculo que les une y que nos une a nosotros con todos ellos, porque dudo que hayáis visto esa actuación sin derramar alguna lágrima…

He tardado mucho más de lo que pensaba en escribir todas estas palabras, se me hace muy duro despedir a una serie que significó tanto para mí, lleva conmigo desde que tengo 16 años y todavía no me creo que haya terminado para siempre.

Soy consciente de que ‘Glee‘ no siempre fue perfecta, tuvo sus errores y en muchas ocasiones el nivel descendió muchísimo llegando a alcanzar capítulos realmente malos, peroGlee‘ es mucho más que una serie, ‘Glee‘ fue, es y seguirá siendo un gran impacto social. Cambió millones de vidas y la forma de pensar de mucha, mucha gente, se enfrentó a todo sin miedo, mostrando la cruel realidad en la que estaba viviendo la sociedad en aquel momento para con determinados grupos sociales, que ser diferente no es malo, más bien todo lo contrario, que puedes ser diferente y tú mismo y triunfar en la vida. Sin ir más lejos, la mitad del elenco es homosexual, ¿os dais cuenta los mucho que han cambiado Kurt, Blaine (Darren Criss), Santana, Brittany o Karofsky (Max Adler)? Ahora mismo es perfectamente normal ver una pareja homosexual en una serie, de aquellas no lo era, y repito que esto ocurrió hace solo 6 años. Glee‘ ha ayudado a cambiar las cosas, a cambiar la forma de ver las cosas, Rachel bromeaba en el piloto que era el resultado de una madre de alquiler con el esperma de su padre, y más de una década después ella misma está haciendo lo mismo por Kurt y Blaine, y a absolutamente nadie le parece un disparate.

No exagero cuando afirmo que una parte del mundo ha cambiado gracias a esta serie, fue la voz de muchos momentos culturales importantes (¿recordáis el capítulo ‘Shooting Star‘, verdad?) y, a día de hoy sigue haciéndolo, hace unos pocos capítulos nos enseñó un cambio de sexo de la mano de Coach Beiste (Dot Marie Jones) a través de un número musical que contaba con 200 personas transexuales reales, ¿cómo de impactante fue eso? Es algo que no se ve todos los días en TV, ni en 2009 había nada igual en la televisión, ni lo hay 6 años después.

Pero para que apreciéis un ejemplo más específico de lo que ha logrado ‘Glee‘ socialmente os cuento una historia que ha saltado en las noticias la última semana. Una animadora con Síndrome de Down fue abucheada durante un partido de baloncesto por el equipo rival, al escuchar esto, los jugadores del equipo del que formaba parte esta chica dejaron de jugar inmediatamente y le plantaron cara a los que le estaban haciendo ‘bullying‘, ella se mostró muy agradecida con sus compañeros y dijo que se había animado a presentarse para animadora gracias a ‘Glee‘, “¿si Becky (Lauren Potter) puede, por qué yo no?”

Este es el tipo de legado que deja ‘Glee‘ en el mundo, inspira a los demás a ser mejor personas y más tolerantes, y eso es algo mucho más grande que ser una simple serie de televisión.

Y como reflexión final y volviendo al tema “serie”, ‘Glee‘ fue muy grande y nos dio verdaderos momentos de buena TV, a pesar de la dejadez y los fallos garrafales a los que nos sometió Ryan Murphy y compañía, hemos tenido la suerte de presenciar momentos muy grandes, tanto musicales como en cuanto a personajes o tramas se refiere, y hasta el espectador más cínico de ‘Glee‘ tiene que admitir que la ficción actual es un lugar mejor gracias a esta serie.

Y ya por último me quedo con la frase por excelencia de ‘Glee‘: Being part of something special makes you special, sentiros felices ahora porque hemos sido parte de algo muy, muy especial.

Nos vemos en la próxima, ha sido un auténtico placer comentar esta serie con todos vosotros. ¡Gracias!

         

PD: Ya que está muy de moda eso de resucitar series, ¿no sería muy maravilloso que en unos años hiciesen una continuación pero con Daniel Finn Schuester ingresando en New Directions? ¡Ahí lo dejo como idea!

13 comments
Rubén
Rubén
AUTHOR
PROFILE

Quizás te pueda interesar...

¡Comenta el capítulo con nosotros!