Grey’s Anatomy 13×20: Otra vez en un avión

Grey’s Anatomy 13×20: Otra vez en un avión

Desde el comienzo de este episodio hemos pensado, ¿un avión? ¿de verdad? Pero Shonda no deja nada al azar y todo está perfectamente preparado para hacernos llorar con los recuerdos de aquel primer avión tanto a nosotros como a Meredith (Ellen Pompeo). ¿Lo comentamos?

spoiler-alert-1024x245

En el minuto en el que Meredith pone el pie en un avión sabíamos que el vuelo no iba a ser apacible y maravilloso. Pero, si esto no fuera suficiente, en el mismo vuelo y rumbo a la misma convención de 3 días está Riggs (Martin Henderson), lo que da lugar a una situación inicialmente incómoda entre ambos, pues aunque Meredith ha dejado claro varias veces que lo suyo no va a suceder parece que realmente ninguno de los dos termina de creerlo. Así acaban teniendo sexo en el baño del avión, lo típico.  

Toda la situación se complica cuando empiezan las turbulencias. Ay, Shonda, no juegues con nosotros así… Unos cuantos pasajeros resultan heridos, algunos más graves que otros. Especialmente grave se encuentra Max (Jai Rodriguez), uno de los pasajeros que no llevaba puesto el cinturón y salió despedido contra el techo al producirse la turbulencia. Parece que tiene una hemorragia cerebral -una operación adecuada para un neurocirujano, para hacer un poquito más de daño si se puede- que no pueden controlar mientras el avión sigue volando.

La comandante no está dispuesta a aterrizar el avión, ya que se encuentran entre dos sistemas tormentosos y hacerlo pondría en riesgo la vida de todos los pasajeros del avión.  Pero las cosas cada vez empeoran más para Max y tienen que recurrir a unas agujas y una pajita para drenar la sangre de su cerebro. Todo esto, mientras otro de los pasajeros sufría una parada cardiorrespiratoria y las turbulencias en el avión no dejaban de aumentar. Finalmente todo sale bien, y todos los pasajeros son llevados al hospital aún vivos. Lo que pasará a partir de ahí es algo que se escapa a nuestro conocimiento.

Como decíamos al inicio, toda la situación despierta viejos recuerdos tanto en Meredith como en nosotros. Aquel terrible accidente de hace ya 5 temporadas no ha quedado en el olvido y diversos flashbacks se suceden a lo largo del episodio. Su hermana Lexie (Chyler Leigh) murió aquella vez, y Riggs por fin entiende el empeño de Meredith en proteger a Pierce (Kelly McCreary). Además, ella no ha sido capaz de superar la muerte de Derek (Patrick Dempsey) y se escuda en la excusa de no hacer daño a su hermana para no dejarse llevar por sus sentimientos. Al final del capítulo, y tras la insistencia de Riggs, podemos ver como los dos se van juntos hacia un hotel, aceptando por fin su relación. 

¿Qué os ha parecido el capítulo? ¿Habéis llorando recordando el pasado como nosotros? ¿Qué pensáis de la relación entre Meredith y Riggs? Una servidora se despide preparando los pañuelos para volver a ver aquel 8×24: Flight. ¡Nos leemos en un par de semanas!

https://www.youtube.com/watch?v=A7mn4GI1z_Y 2 comments
Raquel
Raquel
ADMINISTRATOR
PROFILE

Quizás te pueda interesar...

¡Comenta el capítulo con nosotros!

  • Irene Alva

    Llegan a no nombrar a Lexie y ARDE TROYA

  • Monica

    Simplemente no podremos superar la muerte de Lexie, me dio tristeza cuando recordaron aquel fatal accidente.