How to get away with murder 4×06: Mentiras piadosas

How to get away with murder 4×06: Mentiras piadosas

Vaya lío de líos se está montando en ‘How to get away with murder‘. Cada vez cuesta más seguir la trama, sus giros, sus amores y desamores y sus flash forwards… ¿Vemos a ver si lo entendemos entre todos?

No está muy claro si este recap debe empezarse por el principio o el final del capítulo, en el que nos han mostrado una vez más una pequeña muestra de lo que pasa en el futuro, concretamente dentro de una semana, cuando Bonnie (Liza Weil) acude a la escena del crimen, la oficina de Tegan (Amirah Vann), toda ensangrentada, donde está Oliver (Conrad Ricamora) como testigo de aún no sabemos qué. El psicólogo y Laurel (Karla Souza) en el hospital, ella habiendo perdido a su hijo aparentemente. Si no recuerdo mal Asher (Matt McGorry) llorando. Y, como hemos descubierto hoy, Annalise (Viola Davis) en el suelo de una ducha, con el agua cayendo sobre ella y limpiando la sangre sobre su ropa.

¿Qué ha pasado aquí?

No queremos creer que Connor (Jack Falahee) pueda ser de alguna manera el dueño de toda esa sangre, pero es uno de las pocas a las que no hemos visto todavía. También falta la propia Tegan. Y en el capítulo de hoy hemos conocido a otra posible víctima pero que no entra dentro de nuestras expectativas: a la mujer del psicólogo.

Hemos aprendido que este perdió también a una hija, aunque cuando esta era ya adolescente, no sabemos si se suicidó o quien intentó suicidarse fue él a posteriori, puesto que las conversaciones entre ambos psicólogos han abierto esa duda que no sabemos cómo afecta a esas escenas que vemos en el “una semana después”.

El psicólogo, al teléfono intentando hablar con Annalise se dirige a ella en tono acusatorio pero es que ya hemos visto que eso es algo habitual en cada una de las liadas que hemos visto en esta serie, siempre con sangre de por medio.

Una vez más, Viola Davis ha realizado una actuación espectacular en este capítulo. Ese pequeño monólogo en el que, agobiada, sobrepasada, exclama que no puede ser fuerte todo el tiempo… Nos ha roto el corazón. Es importante que se rompan así los estereotipos de las mujeres fuertes, de los seres humanos en general, porque estamos muy acostumbrados a personajes principales a los que el bien y el mal les resbala, que simplemente viven una vida de tranquilidad arreglándoles los problemas a los demás. Algo así vimos en las primeras temporadas de esta serie, donde no era Annalise la protagonista sino sus alumnos, concretamente Wes (Alfred Enoch). Ahora, con tramas cada vez más complicadas, entendemos que la vida no es siempre en blanco y negro.

Y volviendo al presente y a lo que hemos visto en este episodio, todas las alarmas han saltado al ver como Michaela se quedaba sola en casa mientras Asher iba a casa de Bonnie en busca de Frank (Charlie Weber)… y se quedaba con ella, abrazándola. Por otro lado Frank en casa de Laurel, volviendo a insistir en que sería el padre perfecto para su hijo. Es curioso porque a pesar de todo el mal que ha hecho el personaje de Frank, nunca ha sido “malo” en la serie. Y ahora nos encontramos de alguna manera apoyando su romance y ‘shippeandole‘ con Laurel… No queremos, pero está pasando…

¿Qué pensáis vosotros? ¿Qué pareja merece estar en pareja y quién se merece quedarse solo? ¿Qué os ha parecido el ánimo renovado de Connor?

¡Hasta la semana que viene!

Marina Ortiz
Marina Ortiz
ADMINISTRATOR
PROFILE

Quizás te pueda interesar...

¡Comenta el capítulo con nosotros!