‘Master of None’, la serie que querías ver

‘Master of None’, la serie que querías ver

¿Nunca os habéis planteado que ninguna serie ni de drama ni de comedia os ofrece variedad real? Todas siguen más o menos el mismo patrón de una manera que parece casi inevitable. ¡Pues ‘Master of None‘ ha venido para solucionar eso!

Ahora, sin ‘spoilers‘, hablemos de cómo es esta nueva serie de Netflix, la cadena de los éxitos (y lo que más de moda está del mundo mundial), ¿preparados?

Aziz Ansari puede que os suene de su paso por la más que famosa ‘Parks and Recreation’, que vio su punto y final este último año. Una vez acabado ese proyecto y con cada uno yendo por su lado alguna maravillosa casualidad (o no) del destino hizo que Ansari entrara en conversaciones con Netflix para crear su propia serie en donde todas las barreras de la televisión en cuanto a raza y sexo fueron derribadas. Con humor y con inteligencia, algo que uno no pensaría que puede existir.

Y es que como dice el propio protagonista, Dev (Ansari), actor en proceso, aunque estemos en el mejor momento en cuanto a igualdad y fin de barreras de la historia moderna, seguimos bastante por detrás de lo que nos gustaría.

Buf, es que teniendo un capítulo, de los 10 que forman esta primera temporada, titulado ‘Ladies & Gentlemen‘ en cualquier otra serie podríamos haber esperado lo peor. Pero no, ese es justo el episodio en el que se tienen en cuenta las terribles diferencias -en algunos casos sutiles y en otros casos no- que hay para mujeres y hombres de nuestro tiempo. Y se hace de una manera hermosa, sin hacer de Dev el héroe que otras series harían, sin victimizar a las mujeres, sin buscar la risa fácil cayendo en los tópicos.

Así, toda la serie.

También el tema de la raza y la inmigración se tratan, respectivamente en ‘Indians on TV‘ y ‘Parents‘. Pero no como uno podría pensar convirtiendo esta serie en un rollo de los de siempre que critica mucho pero que no aporta nada. Realmente aporta cosas que uno quizás no había pensado antes y lo hace con ese humor con sentido que ya he mencionado.

Incluso, si es que cabe decir algo así, ¡es romántica! La serie cubre durante varios capítulos una relación casual y los intríngulis que supone y, ¡sorpresa! Una vez más no es cliché. Dentro de unos límites, claro.

En conclusión es una serie divertida, original (dentro de que es una comedia romántica de 30min con un prota y varios ‘sidekicks’) e inteligente. Consta de 10 capítulos que se acaban mucho antes de lo que esperas y realmente nos gustaría ver más, ¡¿por qué hemos tenido que acabarla tan pronto?!

Quizás te pueda interesar...

¡Comenta el capítulo con nosotros!