Masters of Sex 3×11: Cuatro son multitud

Masters of Sex 3×11: Cuatro son multitud

Sin duda alguna, el matrimonio es algo que se lleva  muy a la ligera en ‘Masters of Sex’. Creo que no hemos visto ni una sola pareja que no conviva con una infidelidad a sus espaldas. Sin embargo, Bill (Michael Sheen) se niega a perder a su amante y organiza para ello un malvado plan donde Virginia (Lizzy Caplan) sabrá a quién ha elegido por encima de él.  Dan se verá las caras con Masters en una lucha por el corazón de la psicóloga en un capítulo donde hay muchísima tensión en el ambiente. ¿No lo has visto? Cuidado con los ‘spoilers’.

SpoilerAlert

Bill haría todo lo que estuviera en su mano para recuperar el corazón de Virginia, que se aleja del protagonista cada vez más para refugiarse en los brazos del encantador Dan. Lo que Bill no sabe es que cada cosa que hace, le aparta más de su amante.  En un último intento por recuperar a Johnson, Masters lleva a cabo un maléfico plan que consiste en sacar a su compañera de sus casillas, pero que puede que funcione.

Si hace nada la serie nos hacía reflexionar sobre la honestidad, su protagonista no se ha tomado en serio sus propias palabras y no ha dejado de mentir desde entonces. Tanto es así que resucitó un estudio que juró que había desechado por su compañera no estar de acuerdo con él, dejando claro una vez más a Virginia (y a los espectadores) que poco o menos le importa el trabajo que hace con ella, lo que más le interesa es la parte amorosa y sexual de este.

En este capítulo, la protagonista ha recalcado y recordado a la audiencia como Bill la aparta del trabajo cuando ella hace algo con su vida privada que le molesta, razón por la que le ocultó desde un principio su aventura con Dan. Si todos estos capítulos no eran prueba suficiente de que Masters sí hacía esto, el propio doctor lo ha confirmado: mantiene cerca a su compañera a base de “premios” laborales. ¿Te has encaprichado de Dan? Pues toma, tu nombre al lado del mío. ¿Nuestro estudio? Claro, cuando nos llevemos bien.

El personaje de Bill ha evolucionado a lo largo de esta temporada de una manera que nadie podría imaginarse. Le hemos visto intentar empatizar con muchas personas, intentar ser amable, educado…Y todo eso lo ha tirado por la borda en cinco minutos. Su verdadera cara ha resurgido gracias a los celos, la desesperación de ver cómo su amor le es arrebatado le dejó impotente en un campo que no es capaz de estudiar, y ha sacado las uñas para hundir a Virginia un poco más en un último intento de separarla de Dan. Todo hubiera sido en vano, ya que  ella está bastante encaprichada de Don Perfume, y hubiera sido inútil de no ser por la aparición de la mujer de este, Alice, el as en la manga de Bill.

Sí, Dan le dijo a su mujer que estaba enamorado de Virginia. Y, en un ataque de sinceridad o de ira, Alice le dijo a Virginia que disfrutase del momento, ya que el amor de su marido es efímero y ha sido así con todas. Y por conocimiento o por casualidad, dio en el clavo con las palabras que Logan le pronunció a Johnson horas más tardes: “quiero pasar el resto de mi vida contigo”.

Creo que Virginia estaba segura de que él le quería de verdad hasta ese momento, donde comenzó a verlo todo claro y se dio cuenta de que esa relación no podía durar. ¿Qué le llevó a Virginia a enamorarse de este hombre? Encantos a parte, todo comenzó en un acto de rebeldía frente a su madre, y acabó perpetuándose por su mala relación con el doctor los últimos meses, que no hacía otra cosa que estropearlo todo con ella una y otra vez.

Al final resulta que a Bill le va a salir bien el plan, al menos mientras su compañera no sepa todas las cosas que le dijo a Dan esa noche. Puede que acabe consiguiendo que Logan desaparezca, pero dudo que consiga a Virginia de vuelta…de momento.

Por otro lado, Libby (Caitlin FitzGerald) por fin había decidido pensar en ella por una vez y dar el paso de dejar a su marido. La hemos visto decir en voz alta lo mal esposo que es Bill y ha sido un gran alivio. La hemos visto feliz todo el capítulo con Paul (Benjamin Koldyke), como si ya fueran familia, imaginando que sus hijos le llamarían papá. Pero parece que la felicidad no es algo que la señora Masters merezca. Justo cuando por fin iba a abandonar a Bill, llega la peor de las noticias: su marido va a ser investigado por acoso infantil. Increíble, pero cierto.

¿De verdad enseñarle a un niño un libro de anatomía es delito? ¿Es denunciable acaso? ¿El niño no sabe explicarle a su madre lo que ocurrió realmente o es que se expresa fatal? Veo esta trama algo cogida con pinzas, más si tenemos en cuenta que solo servirá para mantener a Libby más tiempo con su marido y más tiempo siendo una desgraciada. Desde luego, este capítulo ha sido terrible para todas las mujeres que salían en él.

Espero por Dios que este tema se solucione rápido y Libby se replantee su decisión y vuelva con Paul, que es perfecto para ella, ¡que merece ser feliz! Todo este asunto nos ha servido, sin embargo, para ver aún más qué parecidos son Bill y su padre. Sin embargo, se omitió el detalle de las palizas y me parece que era algo importante. Quizá era fuerte para un niño, pero debería saber por qué a Masters le cuesta querer a alguien sin pensar en la capacidad de herirle. Quizá por esto no se lo diga a Virginia…

La temporada está a punto de terminar, y quedan muchas preguntas por resolver en el último episodio. ¿Qué pasará con Dan y Virginia? ¿De verdad van a procesar a Bill por acoso infantil? ¿Libby cortará con Paul para siempre? ¿Donde está el bebé de Virginia, existe?

https://www.youtube.com/watch?v=VRLtUfvWK2k

1 comment

Quizás te pueda interesar...

¡Comenta el capítulo con nosotros!