Orphan Black 5×04: De tal palo, tal astilla.

Orphan Black 5×04: De tal palo, tal astilla.

Orphan Black nos deja esta semana un episodio muy transitivo, donde muchas tramas empiezan a convivir para lo que ya es la recta final de esta serie. ¡Vamos a sacarle punta!

Si la semana pasada teníamos un episodio mucho más centrado en el personaje de Alison (Tatiana Maslany) y una forma de darle ‘closure’ de alguna forma, en esta ocasión se nos ha ofrecido un capítulo mucho más centrado en el argumento de la serie, abriendo varios frentes y continuando otros.

Por un lado, Kira (Skyler Wexler) parece estar pasándolo chachi piruli con la “tía Rachel” (Tatiana Maslany), e incluso ella misma, por aquello de probar y sentirse un poco Claire Bennet, decide autolesionarse para ver hasta qué punto pueden llegar sus capacidades regenerativas. Un poco ‘creepy’ sí ha sido, pero bueno, dejémosla, está en la edad…

Por así decirlo, el eje central de esta semana ha sido ese pequeño pero gratificante ‘road trip’ que se han marcado Sarah (Tatiana Maslany) y Siobhan (Maria Doyle Kennedy), que no solo ha servido para estrechar un poco los lazos entre ellas y descubrir que son más semejantes de lo que su orgullo les permite creer, sino también para intentar obtener más información del misterioso P.T. Westmoreland (Stephen McHattie). Durante su viaje de colegueo, pasan también por el convento donde está actualmente protegida Helena (Tatiana Maslany), que piensa dar a luz a sus dos pequeños milagros sea como sea. Bien por ella, que a esta mujer ya le ha pasado todo lo malo de tres o cuatro vidas, y se merece un final feliz. El destino final de este viaje es el loquero donde reside Virginia (Kyra Harper), que conocía bien tanto al enigmático doctor como a Susan (Christie Bruce). Resulta que sí, que ambos tienen el mismo objetivo pero los medios para llegar a él distan mucho. Mientras él parece tomarse al pie de la letra la máxima “el fin justifica los medios”, Susan parecía no estar dispuesta a según qué cosas para lograr sus objetivos genéticos.

Esto nos lleva también a hilarlo con Cosima (Tatiana Maslany), que empieza poco a poco a sospechar y a interrogar a la muchacha, que sabe más de lo que pretende hacer creer. La excusa del oso salvaje no se la traga nadie (que esto no es ‘Lost’, querida), y la científica sabe perfectamente que lo que hay en el bosque es uno de los fallidos experimentos del ‘doctor creepy’, a quien la muchacha se encarga de cuidar y proteger. Lo cierto es que la trama de la isla y Cosima avanza a cuentagotas y la serie se está empezando a hacer excesivamente lenta en ocasiones pese a que sólo quedan 6 episodios y no sabemos prácticamente nada. Quizá sea hora de apretar el acelerador…

Por otra parte, hemos tenido la vuelta de Adele (Lauren Hammersley), a quien nadie echaba en falta, pero al fin y al cabo los lazos familiares están ahí y si Siobhan ha decidido contar con ella pese a todo, será por algo. La familia que lucha unida, permanece unida, ¿no? Veremos cómo se las apaña el particular grupo para lograr desentrañar a Westmoreland.

El episodio nos ha dejado con una no tan inesperada alianza entre Susan y P.T., pero todos sabemos lo que les gusta en esta serie traicionar y ejercer de agentes dobles, así que suponemos que Susan tiene otro objetivo, pese a fingir la total cooperación con el señor que juega a ser Dios.

¿A vosotros qué os ha parecido el episodio? ¿Esperabáis más de la temporada final de la serie? ¿Sentís que las respuestas tardan en llegar? ¿Están tirando por la vía fácil? ¡A comentar!

Yer
Yer
AUTHOR
PROFILE

Quizás te pueda interesar...

¡Comenta el capítulo con nosotros!