¿Por qué seguimos hablando de ‘Buffy Cazavampiros’ 20 años después?

¿Por qué seguimos hablando de ‘Buffy Cazavampiros’ 20 años después?

El 10 de marzo de 1997 se emitía el primer episodio de ‘Buffy the Vampire Slayer‘, una serie basada en una película del mismo nombre, que nadie imaginaba que ser convertiría en una serie de culto en los años venideros y que en estos días ha copado las webs y publicaciones sobre series y cultura pop, lo cual es señal de la marca que ha dejado en este mundillo.

Según la sinopsis trataba de una chica adolescente que se muda a Sunnydale siendo La Elegida para acabar con los vampiros y con todo ser sobrenatural que saliera de la boca del infierno mientras intenta llevar una vida normal.
Lo que nadie se esperaba es que fuera mucho más que eso, lo que hace que ‘BTVS‘ siga vigente y que alguien esté hablando de ella veinte años después de su estreno es su capacidad de conectar con las personas y, concretamente, con los adolescentes y cómo piensan, cómo ven el mundo y, sobre todo cómo sienten.
Joss Whedon supo utilizar todos los elementos sobrenaturales que conocía para crear metáforas que representaran diferentes sensaciones o situaciones por las que prácticamente todo ser humano pasa. No por nada estaba la boca del infierno situada en el instituto y es que los que supimos entender la forma de contar historias que nos ofrecía ‘BTVS‘ nos prendamos de ella por mucho más que sus peleas o sus líos amorosos. No obstante, dejando de lado las metáforas no era muy común en los 90 ver a una heroína tan poderosa como Buffy que se valía perfectamente por sí misma y a la que los hombres ayudaban y no al contrario.
Lo grande del personaje de Buffy Summers (Sarah M. Gellar) es que nunca nos quisieron vender la moto de que era invencible o que por ser “La Elegida” la adolescencia y el paso a la vida adulta era más fácil que para cualquiera de nosotros. Buffy en las primeras temporadas se quejaba a Giles (Anthony Stewart Head) de no poder salir de fiesta por estar cazando vampiros para pasar, en las últimas, a intentar poner en orden su vida buscando trabajo para pagar las facturas. No es tan diferente de vuestro camino hacia la madurez, ¿verdad?
Esta serie además nos hizo sentir parte de un grupo de amigos extraordinario que eran capaces de llegar, literalmente, al fin del mundo por la protagonista. Por si fuera poco la serie creada por Joss Whedon también hablaba sin tapujos y de forma natural de enfermedades mentales, de la comunidad LGTB+, del duelo (no podemos dejar de mencionar uno de los mejores capítulos de la serie: “El cuerpo“) y de relaciones tóxicas. Yo me acerqué a esta ficción hace justo un año después de haber visto capítulos en el momento de su emisión original en España, algún que otro vídeo y bastantes gifs, y puedo decir que a pesar de que los efectos especiales, la ropa, los peinados y todo lo demás denota que es un producto de los 90 las cosas que cuenta siguen siendo igualmente relevantes hoy en día. ‘Buffy the Vampire Slayer‘ es esa serie sobre una cazadora de vampiros que ha conseguido perdurar en el tiempo por su entendimiento de las emociones humanas y su manera de plasmarlo en una serie sobrenatural. Para entender por qué todos hablamos de ella 20 años después y por qué seguiremos hablando de ella dentro de otros 20 hace falta meterse de lleno en lo que nos propone Joss Whedon y ver más allá de una chica de 16 años que mata vampiros con una estaca.

1 comment

Quizás te pueda interesar...

¡Comenta el capítulo con nosotros!

  • Santa.andre

    Y lo que falta por decir!! nuestro espectacular Angel vampiro con alma que además fue spin-off, los vampiros hechos polvo y Spike enamorado; o la cazadora oscura Faith… tanto que decir y extrañar.