Primera temporada de ‘The Handmaid’s Tale’: Don’t let the bastards grind you down

Primera temporada de ‘The Handmaid’s Tale’: Don’t let the bastards grind you down

Una vez terminada la primera temporada de la magnífica ‘The Handmaid’s Tale’ queremos comentar lo sucedido con vosotros y teorizar sobre la segunda temporada de la serie. ¿Queréis uniros a nosotros? Si aún no habéis empezado la serie, podéis leer nuestra ficha sin spoilers.

Esta serie empezó fuerte y su nivel ha ido escalando de una forma espectacular. Todo lo que nos ha traído ha sido una “ciencia ficción” muy real que a quien más o a quien menos nos ha hecho reflexionar.

Hablemos primero del pasado, de ese mundo que se parece demasiado al nuestro, y como surgió Gilead. Un grupo denominado Los Hijos de Jacob fueron los instigadores de este cambio, y entre ellos se encontraban Serena Joy (Yvonne Strahovski) y el Comandante (Joseph Fiennes). Mientras que Serena en los comienzos fue una de las personas más importantes del movimiento, en seguida la dejan fuera del mismo por el hecho de ser mujer. Como dice el Comandante en una de sus reuniones con Offred: “Better never means better for everyone. It always means worse for some.” Pronto se unió a ellos Nick (Max Minghella) tras ser contratado como chófer de los miembros de la organización. June/Offred (Elisabeth Moss) trabajaba de editora hasta que fue despedida al mismo tiempo que todas las mujeres, cuando trabajar para ellas comenzó a ser ilegal. Les quitaron acceso al dinero, les recriminaban la forma de vestir y se instauró la Ley Marcial en búsqueda de supuestos terroristas. Se proceden manifestaciones con lemas como “Human Rights = Woman Rights”. ¿Esto os resulta familiar? Y cuando las cosas se descontrolan la gente que participaba en las mismas es abatida. Creo que la mejor forma de reflejar lo que sucedió son las palabras de la propia June: “That’s how we let it happen. When they slaughtered Congress, we didn’t wake up. When they blamed terrorists and suspended the Constitution, we didn’t wake up then either. They said it would be temporary. Nothing changes instantaneously. In a gradually heating bathtub, you’d be boiled to death before you knew it.” 

Cuando ya no hubo nada que hacer, lo único que quedaba era escapar. Muchos lo intentaron pero fueron pocos los que consiguieron llegar a Canadá. Así, mientras algunos como Moira (Samira Wiley) lo hicieron a pie y antes de conseguir ningún tipo de visado, June y Luke (O-T Fagbenle) decidieron esperar hasta conseguir los visados, lo que les llevó finalmente a ser capturados como vimos al inicio del primer episodio. Aunque más tarde descubriremos que ni si quiera aquellos como Moira  que se fueron de allí antes lograron escapar. 

Una vez llevada al centro rojo, June aprende todos sus deberes como Criada incluida la Ceremonia, en la que el Comandante la fecundará mientras ella se coloca entre las piernas de su mujer estéril. Todo aquello que intentan pintar como algo normal nos horroriza a los espectadores, y la tía Lydia (Ann Dowd) es la primera en decir algo que da mucho miedo solo de oírlo: “Ordinary is just what you’re used to.” Todo se debe cumplir tal y como dice la nueva ley en este mundo, y cualquier infracción puede conllevar la pérdida de una mano, un ojo o incluso la vida para lo cual existe un muro de los traidores en el que se exhiben los cadáveres de todos aquellos demasiado osados para Gilead ya sea por su orientación sexual o su profesión. 

Como era de esperar, amar y relacionarse de una forma que no tenga como objetivo la reproducción es una traición al estado y ser homosexual se considera ser un traidor al género. Un exponente de esto lo tenemos en Emily/Ofglen/Ofsteven (Alexis Bledel), una mujer lesbiana que solía trabajar como profesora de universidad. A pesar de ser una traidora al género, no es enviada a las colonias ya que sus ovarios son fértiles. En el momento en el que la pillan con otra mujer en este nuevo mundo no es colgada como su compañera sino que es mutilada -lo cual difiere con lo sucedido en el libro para aquellos de vosotros que lo hayáis leído-. Incluso después de esto ella nunca deja que le quiten sus ideas y se atreve a robar un coche y conducirlo atropellando y matando a un ojo.  Es un placer saber que este personaje ha sido ascendido a regular para la segunda temporada, puesto que la interpretación de Alexis es sublime. 

Janine/Ofwarren (Madeline Brewer) es otra de las criadas que conocemos más de cerca durante la serie. En su estancia en el centro rojo es mutilada por enfrentarse a las Tías. Tras esto es la primera que vemos quedarse embarazada y el ritual del parto -tan espeluznante y ridículo como el acto de la fecundación-. Tras tener a su hija en un primer momento no le dejan ni si quiera cogerla o pasar tiempo con ella, únicamente cuando es necesario que lo haga para darle de comer. Su comandante (Stephen Kunken) la engaña prometiéndole una vida juntos como una familia mientras le pide todo tipo de cosas prohibidas ya que se consideran lujuria. Una vez es sacada de esa casa y llevada a otra para tener un nuevo hijo, Janine no puede más y secuestra su propia pequeña amenazando con tirarse junto a ella de un puente. June consigue que le entregue al bebé antes de saltar y una vez recuperada de este intento de suicido es condenada a morir apedreada por parte de sus compañeras, a lo que se niegan en un acto de rebeldía sin precedentes. 

June es destinada a casa del Comandante Waterford, uno de los más importantes en este nuevo mundo. Mientras que al principio su vida no difiere a la del resto de criadas, pronto el comandante comienza a llamarla a su despacho para jugar al Scrabble -algo bastante prohibido teniendo en cuenta que las mujeres no tienen permitido leer-. Establecen así una extraña relación en la que él considera que está mejorando su vida mientras que ella se siente obligada a hacer todo lo que él pide, pues al fin y al cabo es su comandante. También está atada por parte de Serena, y cuando esta le pide que mantenga relaciones con Nick ya que se teme que el motivo de que no se quede embarazada sea que su marido pueda ser estéril, June no puede negarse. A pesar de ello, desarrolla una relación especial con Nick obviando el hecho de que éste sea parte del gobierno que la está tratando como a una esclava. Así, cada noche se escapa hasta su habitación y disfruta del sexo y la compañía.

Durante los primeros capítulos de la serie nos horrorizamos de lo horrible que es la situación, pero se nos da esperanza respecto a que los demás países no lo apoyan, dan refugio a los exiliados e incluso se niegan a comerciar con Gilead. Todo esto se nos cae cuando una delegación mexicana, encabezada por una mujer (Zabryna Guevara), acude para conocer su modo de vida y exportar así el sistema de las criadas a su propio país. ¿Cómo puedes estar haciendo esto, y más aún siendo mujer? Ella intenta justificarlo en la baja natalidad que experimenta su país pero no existe justificación alguna para ello. 

Según pasan los episodios vemos como Offred/June se hace más fuerte y lucha como puede contra lo que le está sucediendo. Se niega a dejarse morir, a quedarse encerrada en la caja. Así es como decide unirse a Mayday, una organización secreta que está intentando destruir este sistema. Y siendo Offred la criada de uno de los comandantes más importantes, sin duda es un gran activo. Su misión consiste en volver a un club ilegal al que ya le llevó el comandante anteriormente y conseguir un paquete. Para ello pide ayuda a Moira -ahora hablamos de por qué Moira está en ese lugar- y aunque al principio ésta parece haberse rendido y haber dejado de luchar su amiga le abre los ojos y le hace llegar el famoso paquete. 

Fianalmente, Offred/June se queda embarazada -suponemos que de Nick- y Serena no está dispuesta a perder a “su bebé”, por lo que lleva a June al lugar donde se encuentra Hannah (Jordana Blake) -de la que no sabíamos nada desde que fue apartada de su madre- y, sin dejar que June hable con ella ni que Hannah sepa que su madre está allí, amenaza a Offred, si algo le pasa al bebé que lleva en el vientre su hija lo pagará. ¿Hasta dónde creéis que está dispuesta a llegar? Tras lo sucedido con Janine y la negación de las criadas a matar a su compañera, una furgoneta negra aparece en casa de los Waterford para llevarse a Offred. Nick le dice que vaya con ellos y confíe en él. ¿Se la llevarán por lo sucedido con Janine o será un truco de Nick para sacarla de la casa? ¿Vosotros qué pensáis? 
Moira tampoco lo ha tenido fácil durante este tiempo. Tras coincidir en el centro rojo con June, nos hicieron creer que estaba muerta. Descubrimos que se había fugado del mismo, y aunque intentaron hacerlo juntas únicamente Moira lo consiguió. Pero la pillaron mientras intentaba dejar el país y la llevaron a un club privado para los comandantes y visitantes. Por si no tenían suficiente con violar a sus criadas también necesitan un club para satisfacer aún más sus deseos sexuales. Esos que, legalmente, está prohibido que satisfagan. Como no, nos demuestran que si estás en el poder las leyes no se aplican por igual para ti que para los demás. Moira ya se había rendido, había dejado de luchar, pero tras una conversación con su amiga decide huir y así es como consigue llegar a Canadá. Una vez allí se reencuentra con Luke, dándonos uno de los momentos más esperanzadores de toda la serie -y que además nos ha hecho llorar a mares-.

 

Hasta aquí lo sucedido durante esta primera temporada. Había mucho de lo que hablar -y aún quedarían cosas en el tintero-. Una maravillosa primera temporada de una serie que hace que se nos revuelva todo por dentro y tengamos un nudo en el estómago durante cada capítulo. ¿Qué creéis que le va a suceder a June? ¿A dónde le llevará la furgoneta negra? ¿Que harán Luke y Moira para salvar a su amiga? ¿Conseguirá Mayday derrotar a Gilead? ¿Qué hará Serena con Hannah ahora que se han llevado a Offred? ¿Cuál será el futuro de Emily? ¿Qué veremos en la segunda temporada ahora que June ha dejado la casa de los Waterford? ¡Animaos a comentar con nosotros vuestras impresiones de la primera temporada y que esperáis de la segunda!

El mensaje final de esta serie es claro, si nos unimos podemos luchar. Como bien dice June: “It’s their own fault. They should have never given us uniforms if they didn’t want us to be an army.”. Así que desde aquí yo os animo a luchar por lo que creéis que es justo y no dejar que el mundo de esta serie se convierta en la realidad. Porque muchas veces parece que tu simple acción no conllevará un cambio pero sí animará a otros a unirse a ti, y juntxs podemos mover montañas. 

Raquel
Raquel
ADMINISTRATOR
PROFILE

Quizás te pueda interesar...

¡Comenta el capítulo con nosotros!