Refugiados 1×03: El pasado está demasiado presente

Refugiados 1×03: El pasado está demasiado presente

Estamos viviendo una especie de resurgimiento de la televisión nacional en este país. A prácticamente todos gustó ‘El Ministerio del Tiempo’, un grupo amplio ha congeniado con ‘Vis a Vis’ y ahora hay una nueva sensación televisiva con ‘Refugiados’. En esta casa siempre es un placer hablar bien de lo que se hace bien en nuestras fronteras, pero de la misma forma hablaremos mal de lo que se haga mal. A continuación, con ‘spoilers’, comentamos algunos errores del tercer episodio de esta.

spoiler

Como co-producción con la BBC, es obvio que la serie ha de tener las notas características de esta cadena, a pesar de estar rodada en España. El ritmo pausado, la atención a los diálogos y al desarrollo de los personajes es prácticamente una constante en todas las series de perfil medio de la cadena, siendo esta a nuestro juicio muy parecida a la tristemente cancelada ‘In The Flesh’, o al menos lo era en su piloto.

Esos esquemas conocidos para los espectadores habituales de productos venidos de las islas británicas quizá no funcionen demasiado bien con el público generalista español, que acudió en masa a la emisión multicadena en todas las emisoras de Atresmedia pero que, ya en su segunda semana, vivió un éxodo a otros productos con la serie ya solo en La Sexta. Ha gustado, especialmente ante una crítica capaz de apreciar sus altos valores de producción, pero no ha apasionado.

Refugiados2

Algo que este tercer episodio no solo no ha ayudado a remediar, sino que ha agravado hasta puntos alarmantes. La decisión de emitir la semana pasada los dos primeros episodios ayudaba a entregar al espectador un bloque narrativo mucho más compacto que le ayudase a conectar con la serie, pero que esto provocase que una serie emitida de estreno en ‘primetime’ acabase a las doce y media de la madrugada cargaba en su contra con la misma fuerza, aún ausente de publicidad.

En este tercer capítulo en su segunda semana no teníamos tal problema e incluso incluyendo publicidad la cadena fue muy comedida al solo contar con un discreto corte de un minuto, pero ha sido el propio episodio en si el que no ha ayudado en nada a que una audiencia decreciente y dubitativa enraizase en el show. Su lentitud, ausencia de acción real y escasa evolución argumental nos llevaron a la manida situación en la que se comenta: “es como si no hubiese pasado nada”.

Refugiados3

En cierto modo, nada ha pasado. Hemos conocido que el personaje de Emma (Natalia Tena) estaba previamente casado con uno de los asaltantes porque esta lo ha confesado, pero más allá de un viaje de ida y vuelta al pueblo no ha habido nada que otorgase algo de dinamismo al episodio. La máxima narrativa de hacer que tus personajes no cuenten sino que hagan aquí se ha incumplido de pleno, algo que en etapas tan tempranas de la temporada es un error serio.

Un aspecto que como muchos ya han señalado quizá se debe a la ausencia de más personajes que sus tres protagonistas, no hay una multiplicidad de puntos de vista ante este suceso global como se puede esperar en productos de este tipo y eso obliga a centrarse en el matrimonio y su invitado en todo momento. Lo que de no mostrar algo relevante en pantalla ralentiza todo el conjunto hasta puntos que, en algunos casos, pueden llegar al sopor.

Refugiados4

De la misma forma, al estar en una etapa muy temprana de la temporada todavía hay mucho margen de maniobra para corregir esta situación e incluso recuperar el entusiasmo de ese espectador al que convenció el piloto doble pero que ha salido del tercer episodio con un gran bajón anímico. Incluso dentro de esas estructuras habituales de la televisión británica aquí se ha llegado a un nivel bastante bajo en pantalla.

Lo que nunca se debería permitir una de las grandes apuestas de la televisión nacional, ¿verdad?

Quizás te pueda interesar...

¡Comenta el capítulo con nosotros!