Refugiados 1×04: La tensión no hace más que aumentar

Refugiados 1×04: La tensión no hace más que aumentar

Un jueves más, tenemos una cita con la nueva ficción de La Sexta, Refugiados nos ha convencido a muchos, y aquí comentamos el cuarto capítulo sin tapujos, así que antes de seguir leyendo, asegúrate de haber visto este episodio para evitar los ‘spoilers’.

La tensión entre la gente del presente y los refugiados no hace más que aumentar, y más cuando se descubre que pueden traer una enfermedad del futuro. La relación entre Álex (David León) y la familia Cruz fue tensa de por sí desde el principio, pero ahora llegará a nuevos límites e intensificará más el perfil de los personajes.

Del mismo modo en que los personajes son llevados a características que los definen (la madre protectora, los misteriosos refugiados, el dependiente de la tienda obsesionado con el ladrón), tenemos el contraste de que Emma (Natalia Tena) haya buscado consuelo y complicidad en Álex… Podemos concluir que las relaciones evolucionan manteniendo las premisas base e intuir que podría haber un peligro potencial entre el acercamiento de estos dos personajes, por ser relevante y por la inestabilidad de Emma; además del rechazo de ella hacia Sam en este mismo capítulo.

Tenemos, además, a Sam (Will Keen) en comisaría, a otro refugiado besándose con Sofía (Charlotte Vega), rechazo radical a los refugiados en el pueblo y la llegada de Tomas (Nick Deviln) a casa de sus padres, cuando las personas del futuro no pueden encontrarse con sus familias. Se rompe la estabilidad en cada capítulo, y aunque por ahora tenemos claro quién es quién y cuáles son las características de cada uno, cada vez queda más claro que a raíz de la inestabilidad mencionada todo puede pasar.

Aunque algunas voces se manifiestan en contra de la serie y de su ritmo (a pesar de los dos maravillosos capítulos de estreno), la narrativa no decae, quizás nos exija un poco más de paciencia, algo a lo que no estamos acostumbrados con el producto nacional; pero tenemos elementos nuevos y conflictos que se abren en cada capítulo, manteniendo despierta la atención del espectador.

Por otra parte, como reflexión personal acerca de la “nueva ola de ficción española” que parece que se afianza este año, es algo palpable en las redes y en cualquier conversación con un par de amigos que somos extremadamente críticos con lo nuestro. Juzgamos nuestras series y películas desde el minuto uno, mientras que con ficciones que llevan por bandera un título o protagonista foráneo somos mucho más benevolentes. Esperamos al capítulo seis para dejar de verla; o destacamos que “es difícil empezar, pero la tercera temporada se sale”. ¿Qué pasaría si utilizáramos la misma mirada para nuestras producciones?

Volviendo a Refugiados, el avance de la semana que viene nos plantea, principalmente, más misterios sobre Emma y su pasado, al que deberíamos tener alguna respuesta ya, antes de que caduque esta herramienta de intriga por falta de información.

Sea como fuere, tenemos una cita el próximo jueves. Y el siguiente. Y al otro.

Elisa, @elisapz

1 comment
Elisa
Elisa
AUTHOR
PROFILE

Quizás te pueda interesar...

¡Comenta el capítulo con nosotros!