Segunda temporada de ‘Master of None’: Ricorderai i tuoi giorni felici

Segunda temporada de ‘Master of None’: Ricorderai i tuoi giorni felici

La serie semi autobiógrafica de Aziz Ansari ha vuelto para demostrarnos que se puede hacer una serie de comedia que trate temas polémicos y controvertidos haciéndonos pensar y reír a la vez. Otros diez capítulos que se hacen cortos pero que no nos han podido dejar más satisfechos. 

Diez perlas brillantes de temática variada pero bien hilados entre ellas, incluso aunque en algún episodio la presencia de sus protagonistas sea meramente testimonial, eso es lo que nos ha vuelto a ofrecer el cómico estadounidense sin dejar de cuidar la música o la imagen de la misma. Todo rociado con un aroma italiano de lo más sugerente que nos ha dejado deseando tener más ‘Master of None‘.
La temporada comienza con un Dev (Aziz Ansari) aprendiendo a hacer pasta fresca en Módena y con un dominio más que aceptable del italiano gracias a las personas que le rodean en la ciudad italiana. Entre todas ellas destaca desde el principio Francesca (Alessandra Mastronardi) y no hacía falta ver mucho más para saber que la chica es de las que dejan huella en alguien como nuestro querido Dev. Tras una espectacular ‘season premiere‘ homenajeando al cine italiano clásico, con grandes paralelismos con películas como ‘El ladrón de bicicletas‘ y una boda en la que conocemos un poco más al incomparable Arnold (Eric Wareheim) Dev vuelve a Nueva York y a intentar volver a poner su vida en orden.
Nuestro protagonista no tarda mucho en encontrar un nuevo trabajo, como presentador de una especie de ‘Master Chef‘ de cupcakes y decide entrar en el juego de las apps de ligar para ver si por fin tiene suerte y se enamora de alguien que le corresponda y le haga bien. Lo malo es que con el paso de la temporada se hace evidente que ni lo uno ni lo otro hacen feliz a Dev ya que cuando Francesca aparece en Nueva York todo cae en su lugar, con el pequeño problema de que la chica se promete con su novio de toda la vida.
Además el chico odia profundamente el programa que él mismo presenta y cuando le ofrecen un contrato de siete temporadas más lo rechaza pero consigue “liar” al jefe de la cadena para hacer otro programa con él, aunque con la revelación final, que ya se veía venir, de que el chef Jeff es un acosador es muy probable que Dev vuelva a tener que buscar trabajo.
Lo bueno de ‘Master of None‘ es que más allá de la vida de Dev y de sus dramas personales y profesionales la serie nos pone delante problemas sociales de una manera tan inteligente y divertida que pocos podemos resistirnos a su encanto. Si en la primera temporada ya trataba temas que era necesario poner sobre la mesa, en esta segunda temporada no se queda más y explora con un respeto maravilloso la situación de la religión no solo en la vida del protagonista sino también en la de las personas de su alrededor, el proceso de salir del armario para una persona homosexual o, simplemente, declara su amor por Nueva York y Estados Unidos mostrando cómo es el día a día de sus tan diversos habitantes.
En definitiva esta segunda temporada demuestra que lo de ‘Master of None‘ no es casualidad sino fruto de la brillantez de su creador y de su atención a absolutamente todos los detalles ya que cuenta las historias que quiere y siente que debe contar de la forma más adecuada, con innumerables guiños a otros productos de la cultura pop y momentos con los que probablemente todos los espectadores nos podemos sentir identificados con menor o mayor intensidad.
Sin duda esta vuelve a ser uno de las grandes ficciones que nos ofrece Netflix aunque no se convierta en un fenómeno y está bien, porque esta no es una serie así. Y es de agradecer que la plataforma piense en todo tipo de público y nos permita ver joyas tan disfrutables. ¿A vosotros qué os ha parecido esta temporada? ¿Creéis que ha bajado el nivel de la anterior o ha conseguido mantenerlo? La tercera temporada todavía está en el aire ya que el propio Aziz es el que quiere tomarse un descanso pero por nosotros esta serie podría ser eterna, ¿Estáis de acuerdo? ¡Esperamos vuestros comentarios a continuación!

1 comment

Quizás te pueda interesar...

¡Comenta el capítulo con nosotros!

  • Monica

    Me encantó esta segunda temporada! Después de ver los primeros cuatro capítulos en diferentes días, me vi los siguientes seguidos sin parar, y es que simplemente no podía dejar de ver esa hermosa narración que nos pusieron con Francesca y Dev, simplemente me encantó ver a estos dos personajes, con tanta química, pasar de la amistad a sentir que quizá pueda haber algo más, no sin olvidar que también puede ser doloroso y difícil ante la situación en la que estaban. Esos bailes, confidencias en la cama, películas italianas y acercamientos a través de un cristal fueron inolvidables y esa escena final fue agridulce por todo lo que significaba, pero me alegró que Francesca no haya regresado a Modena.

    Igualmente disfrutables fueron los capítulos individuales como el de las citas, Religión y Thanksgiving, en donde no podía parar de reír con ‘Nipplesandtoes23’ 😛 , uno de los momentos más divertidos.

    En general, me pareció una temporada muy bien llevada a cabo y con el desarrollo emocional necesario para hacernos reír y llorar.

    P.D. Me encanta la relación entre Dev y Arnold, éste es tan raro, pero siempre está ahí para ayudar a su amigo y darle consejos.

    Igualmente espero que se pueda llevar a cabo una tercera temporada, aunque el propio Aziz no está seguro de que suceda. Esperemos que encuentre la inspiración necesaria para seguir entregándonos una serie diferente y fresca; pero si se quedara así, creo que sería un muy buen final.