Shadowhunters 2×14: La Reina Seelie

Shadowhunters 2×14: La Reina Seelie

¡Por fin hemos podido ver la Corte Seelie en todo su esplendor, una escena que los fans de los libros llevábamos mucho tiempo deseando ver en pantalla en la serie! ¿Ha cumplido nuestras expectativas o nuestros sueños más húmedos se han quedado muy secos? ¡Lo analizamos!

Ahora que Alec (Matthew Daddario) en el nuevo Director del Instituto de Nueva York, va a intentar por todos los medios que el progreso llegue al mundo subterráneo en coalición con los Shadowhunters. Para ello, decide crear un conclave donde pretende tratar los problemas, inquietudes y dudas que asolen a todas las clases subterráneas, es decir, vampiros, hadas, hombres lobo y brujos.

En papel, la idea es buena, pero tal y como no tardan en recordarle, no es la primera vez que se intenta y fracasa, y es que el orgullo acaba pudiendo más que los acuerdos. ¿Será Alec el que por fin logre mantener la paz, o sus intentos van a quedar en papel mojado?

Desde luego, ha estado muy bien ver juntos a todos los representantes de los clanes, lo cual nos ha servido para, entre otras cosas: ver a Maryse (Nicola Correia-Damude) y Luke (Isaiah Mustafa) teniendo una breve conversación sobre Jocelyn (Maxim Roy), solo la punta del iceberg, pero ya es algo; ver a Meliorn (Jadé Hassoune) y Raphael (David Castro) debatir sobre Isabelle (Emeraude Toubia), cada uno en su aproximación, ha sido hasta divertido. Sabemos que el feérico no es celoso, ya sabemos lo distendidas que son las hadas. El dilema va a estar entre Sebastian (Will Tudor) y Raphael, ya que el recién llegado de Londres parece estar jugando muy bien sus cartas de majosidad absoluta y apoyo constante.

Desde luego, esta coalición puede dar mucho juego, entre personas tan distintas y con intereses tan dispares, pese a que Magnus (Harru Shum Jr.) parece el más sensato de todos, independientemente de que tenga una relación con el actual Director del Instituto o no.

El que no parece estar muy convencido es Luke, que decide tomar la justicia por su mano, motivado por un “desconocido” que le favorece el acceso a la celda de Valentine (Alan Van Sprang). Afortunadamente, Sebastian, qué casualidad, ha estado pendiente de los acontecimientos y avisa a Alec, para ganarse su favor, y que así puedan detener al hombre lobo. La cosa podría haber terminado mucho peor, pero Alec, sabiamente y para demostrar que piensa cumplir su parte con los subterráneos, libera a Lucian, ante la desconfiada y algo extraña mirada de Sebastian.

Hablando del cual, la serie no nos ha dejado mucho tiempo para especular o dudar, ya que tal y como vemos al final del episodio, ha sido él quien ha orquestado todo este plan. Por el momento, sus intenciones no parecen claras, aunque a tenor de lo leído en los libros, parece más que dispuesto a avivar las llamas de la guerra, mientras nuestro Alec intenta justo lo contrario. Por cierto, ¿os habéis fijado en ese pequeñísimo pero significativo encuentro entre Valentine y Sebastian? No os diré nada para no destriparos el asunto, pero los que ya conocéis la saga, me entenderéis.

Pero vamos ahora con la chicha real del episodio, y es que… ¡hemos visto la Corte Seelie en todo su maravilloso esplendor! Eso sí, es tan bella como peligrosa, como bien apunta Jace (Dominic Sherwood) cuando Simon (Alberto Rosende) se acerca al árbol. Ha estado bien que la serie nos diera a entender la peligrosa belleza que oculta la Corte, aunque personalmente tampoco la imaginaba así. ¿Vosotros qué opináis? Desde luego, la ventaja de usar tu imaginación a la hora de leer un libro te permite recrear con todo lujo de detalles los ambientes y lugares, y en la serie se me ha quedado un poco a medias.

El encuentro con la Reina (Lola Flanery) ha recreado, MUY parcialmente y obviando muchas tramas secundarias, la escena que pudimos leer en la saga original. Lo que sí ha sorprendido es que fuera una niña pequeña, algo que ha restado bastante intensidad y veracidad a la escena. Para los desconocedores, os diré que sí es cierto que las hadas pueden aparentar ser mucho más jóvenes de lo que realmente son, e incluso en los libros la Reina es una muchacha joven y atractiva, a pesar de tener muchos más años.

Para mayor información, en los libros la Reina juega mucho más con Clary (Katherine McNamara), a la que da de comer algo para mantenerla allí retenida. Así, ella deberá besar a quien realmente ama para poder ser liberada, algo que la serie también ha jugado pero de una forma mucho más básica y sencilla. Ha estado bien verlo en pantalla, pero ha perdido en majestuosidad con respecto al papel, y es que la ventaja de la narrativa es que permite meterse más en la psique del personaje para entender sus decisiones. Casi ha dado la impresión de que Clary ha hecho eso de forma forzada, y el diálogo interior en el libro da a entender bastantes más cosas, la conversación que mantienen con la Reina es mucho más interesante y se aprecia mejor lo que esta hace para retorcer la verdad a su gusto, algo que por cierto ha hecho con Simon en la serie, aquí sí al igual que en su contrapartida literaria.

No me enrollaré mucho más con respecto a la Corte, pero os invito una vez más a poneros con la lectura de la saga para conocer con mayor detalle todo este fantástico mundo.

Para terminar el ‘recap’, recordemos que la Reina ha dicho que ella no estaba involucrada de forma alguna con lo que hizo Kaelie (Michelle Argyris) en el capítulo anterior, dejando caer que ha sido un caballero de la corte el que dio las órdenes. ¿Cómo se conecta todo esto?

Para terminar, unos apuntes finales:

-Tal y como afirmamos la semana pasada, Kaelie tuvo un idilio con Jace, y la serie ha jugado con ella mediante el “Book Club”. Buen detalle.

-Hemos visto una pequeña parte de la trama del divorcio de los Lightwood, así como una relevante conversación entre Maryse e Isabelle. Por fin ella confiesa su adicción y su madre parece comprenderla mejor. Recordemos que los Lightwood se rigen por un estricto código ético, hasta el punto de que la ruptura de Maryse y Robert no se ha anunciado para salvaguardar el nombre Lightwood.

-¡Ahora sabemos que Sia y Björk son miembros de los feéricos! Ha sido un detalle muy simpático y una adición bienvenida al mundo de la saga. Punto positivo para la serie.

-Sí, la melodía que tocaban al piano Jace al inicio y Sebastian al final es la misma.

¡Es todo por esta semana! ¿Habéis quedado satisfechos con la recreación de la Corte Seelie? ¿Qué os parecido la Reina? ¿Os ha convencido? ¿Qué hará Sebastian? ¡A debatirlo, nephilims!

 

 

 

2 comments
Yer
Yer
AUTHOR
PROFILE

Quizás te pueda interesar...

¡Comenta el capítulo con nosotros!

  • Tef Fischer

    ¿Cómo se llama la melodía que tocan Jace y Sebastian?

    • Yer

      Si no me equivoco es Goldberg Variation, Aria: Preludio, de Bach.