Shadowhunters 2×17: El Espejo Mortal

Shadowhunters 2×17: El Espejo Mortal

Semana de muchos avances en las diversas tramas de Shadowhunters, acelerando el proceso para una Season Finale en la que puede pasar de todo. ¡Vamos a desgranarlo!

Comenzamos episodio con una escena que, hemos de decir, es prácticamente calcada a una que vivimos en los libros de Cassandra Clare. Que Clary (Katherine McNamara) se despierte con una pesadilla (en realidad visiones) y que un semidesnudo Jace (Dominic Sherwood) corra a interesarse por su estado es algo que refleja con fidelidad ciertos pasajes de la saga literaria. Por supuesto, quién no agradecería tras tener un mal sueño ver a alguien como Dom en ese estado. Las pesadillas se olvidan mejor así.

No, no es un gif, pero apañamos con esto, ¿no?

Comentarios subidos de tono aparte, el episodio ha tenido como pilar central la búsqueda de las Instrumentos Mortales que dan nombre a la primera saga, centrándose en esta ocasión en el Espejo Mortal. Recordemos que el objetivo de lograr reunir los tres Instrumentos Mortales (copa, espada y espejo) es el de poder invocar al angel Raziel y pedirle cualquier deseo (y pensar que en Dragon Ball tenían que reunir 7 bolas para invocar a un dragón, ¿verdad?).

“Las manos hacia arriba, las manos hacia abajo…”

Sebastian (Will Tudor) y Valentine (Alan Van Sprang) siguen regalándonos maravillosas escenas interpretativas, dejando a casi todo el resto del ‘cast’ a la altura del betún. La química entre estos dos villanos es indiscutible, y esa alternancia de poder y dominancia entre uno y otro está quedando bastante bien plasmada en pantalla. Hemos visto, además, que Sebastian tiene un lado bastante infantil-creepy, y es que a pesar de que es un ser demoníaco, tiene profundo afecto por su hermana, a quien protegerá de todo y de todos. Sin embargo, debe seguir escondiendo su auténtica identidad de Jonathan Morgenstern, y para ello recurriá a tretas tan discutibles como morrear a su propia hermana.  En estas ocasiones es cuando su padre debe intervenir y controlarle para que no le salga esa parte demoníaca.

¿Pero qué demonios…? (Nunca mejor dicho)

Así pues, padre e hijo han acudido a una tienda a hacerle una visitilla a uno de los brujos que sí conoce el paradero del codiciado Espejo Mortal, brujo por cierto que es un personaje totalmente inventado y del que no tenemos constancia en la saga original. Eso sí, ha servido para demostrarnos ese pacto tácito que poseen todos los brujos y brujas que, conectados entre ellos mediante runas, jamás desvelan sus secretos. Esto también nos ha permitido enlazar los eventos con Dorothea (Vanessa Matsui), a quien volvemos a ver en pantalla tras mucho tiempo. Dot está gozando de un tiempo de vida mucho mayor en la versión televisiva de la serie, por lo que mucho nos tememos que su fin está cerca.

Siguiendo con los brujos, la relación de Magnus (Harry Shum Jr.) y Alec (Matthew Daddario), esta vez sí, parece que ha dado un vuelco a peor. El brujo tiene la impresión de que su novio no se fía del todo de él, ya que continúa ocultándole cosas, y lo cierto es que se puede entender su postura, y más teniendo el cuenta que la Clave nunca ha sido precisamente transparente con los subterráneos, al igual que los políticos en la vida real. Sin embargo, también resulta comprensible la visión de Alec, cuyo deber es, ante todo, evitar que se produzcan enfrentamientos indeseados. Por desgracia, el tiro no la he salido muy bien y las consecuencias pueden ser incluso peores, ya que Magnus, pese a la prerrogativa de Luke (Isaiah Mustafa), ha decidido visitar la corte Seelie para decirle la verdad a la Reina.

¡A tomar por culo la mesa del Ikea!

En temas amorosos, Simon (Alberto Rosende) lo intenta con Maia (Alisha Wainwright), habiendo superado, quizá demasiado pronto, su relación con Clary. Sabíamos que no iba a ser fácil, Maia tiene un pasado bastante problemático con los chicos, y a muchos seguidores de la saga su conversación con Isabelle nos ha hecho acordarnos de Jordan, un personaje muy relevante para Maia al que probablemente veremos pronto, si no es en la tercera temporada. En cualquier caso, parece que ahora sí, la relación va a comenzar, así que agarrémonos fuerte.

En cambio, otra parte del fandom entre los que me incluyo, y más después de haber visto esas pocas escenas Simon-Izzy (Emeraude Toubia), arde en deseos de que estos dos tengan algo más. A ver, es totalmente cierto que mantienen una amistad adorable y que se apoyan indiscutiblemente (casi incluso más que Clary, que es su mejor amiga), pero no podemos olvidar los hechos plasmados en papel y estamos deseando ver algo de la relación romántica entre el vampiro y la cazadora de sombras en pantalla, pues resultaban geniales. ¿Tirará la serie directamente por Maia o quizá nos esperan sorpresas en el camino?

Para ir finalizando este ‘recap’, comentar que hemos tenido una fuerte presencia de Max (Jack Fulton) en este episodio, quien ya parece haber terminando su entrenamiento y estar preparado para ser uno más. Gracias, también, a la divertida ayuda de Simon, que ha resultado un amor con el pequeño, referencias a Star Wars incluidas. Desconocemos eso sí por qué ninguno de los cazadores de sombras las ha entendido. ¡Por Dios, que no viven recluidos del mundo!

El episodio nos deja con un potente ‘cliffhanger’ en el que Max, más listo que nadie, revela el secreto a la cara del propio Jonathan/Sebastian. No parece augurar nada bueno…

Cuando un niño es más inteligente que tres adultos…

¿Qué creéis que le ocurrirá al pequeño? ¿Con ganas de volver a ver la Corte Seelie y esta vez a la auténtica Reina? ¿Qué significa la visión de Clary? ¿Duerme siempre Jace semidesnudo? ¿Podrían hacer un episodio entero en el que solo escuchemos los temazos de Simon, por favor? ¡Teoricemos en los comentarios!

 

Yer
Yer
AUTHOR
PROFILE

Quizás te pueda interesar...

¡Comenta el capítulo con nosotros!