Supergirl 3×14: Fantasmas del pasado

Supergirl 3×14: Fantasmas del pasado

Mientras que el último capítulo antes del parón nos metía más en la trama de la temporada, el capítulo de esta semana se ha alejado completamente de ella. ¿Lo comentamos?

Como decíamos, hemos dejado de lado la trama principal de esta temporada -salvo un pequeño vistazo al final del capítulo- para centrarnos en la historia de Winn (Jeremy Jordan). Ya conocíamos su pasado con su padre (Henry Czerny), en prisión por haber asesinado a varias personas, y durante este episodio nos enfrentamos a su inesperada muerte. Winn y el resto del equipo acuden al funeral en el que aparece Mary (Laurie Metcalf), la desaparecida madre del susodicho. Mientras comienzan los reproches del hijo a la madre el ataúd explota, siendo salvados una vez más por Supergirl (Melissa Benoist).  Tras plantearse la posibilidad de que ‘Toyman’ pueda haber fingido su muerte, el equipo comienza a investigar y son atacados por una banda de monos voladores. 

Mientras investigan estos pequeños monstruos, la conexión entre madre e hijo parece ir en aumento. Ésta únicamente lo abandonó porque su padre amenazó con matarlo para hacerle daño. Al observar la placa de control del mono, Mary decide robar un arma -porque en la DEO puede entrar cualquiera y las habitaciones con la munición no están bloqueadas- y acudir a la antigua fábrica de juguetes de su ex-marido. En este lugar se encuentran a Jacqueline (Brooke Smith), una empleada de la prisión a la que Winslow consiguió convencer para que hiciese todo lo que él pedía. Y, como no, esto era matar a su hijo frente a su ex-mujer. Tras una pelea con muchos juguetes de por medio, finalmente el equipo sale victorioso una vez más. 

Otra de las interacciones que hemos podido ver durante este capítulo ha sido la de Alex (Chyler Leigh), J’onn (David Harewood) y M’yrnn (Carl Lumbly). En una preciosa cena en la que vemos la relación padre-hija que se ha formado entre los personajes más veteranos, Alex se da cuenta de que las cosas no van bien con M’yrnn y este sufre demencia. A pesar de decirle que no será capaz de ocultárselo a J’onn, deja que sea su padre el que le cuente la verdad. 

También hemos podido ver como Kara y Mon-El (Chris Wood) siguen re-conectando y volviendo a tener la conexión que vimos al inicio de su relación. Tras disculparse por todo lo pasado, Mon-El le cuenta a Kara la verdadera razón por la que han tenido que viajar al pasado -y parece que todo el equipo se va a poner manos a la obra-.

James (Mehcad Brooks) se ha pasado durante todo el episodio siendo un poco acosador con Lena (Katie McGrath), intentando hablar con ella sin parar e incluso sorprendiéndose de que la pequeña de los Luthor haya estado ocupada trabajando. Tío, déjala en paz y lárgate, por favor. Al menos esto nos ha dado la posibilidad de ver ese momento al final del episodio: Sam (Odette Annable) permanece encerrada por Lena, quien finalmente ha descubierto el secreto que su identidad como ‘Reign’. Nos preguntaríamos por qué no lo comparte con su amiga Supergirl.

¿Qué os ha parecido este capítulo? ¿Cómo creéis que reaccionará Kara al saber que Sam es la villana a la que lleva tanto tiempo enfrentándose? ¿Cómo enfrentará el equipo la confesión de Mon-El? ¿Volveremos a ver a sus compañeros de equipo? ¡Animaos a comentar con nosotros!

PD. No nos podemos olvidar de ese maravilloso momento que nos ha dado Kara en el karaoke.

Raquel
Raquel
AUTHOR
PROFILE

Quizás te pueda interesar...

¡Comenta el capítulo con nosotros!