Teen Wolf 6×11: Nada es igual

Teen Wolf 6×11: Nada es igual

La recta final de ‘Teen Wolf’ está de vuelta para volvernos locos con sus paranoias sobrenaturales. ¿Echabais de menos no entender nada con esta serie? Bienvenidos a nuestro mundo.

La mayor parte de los seguidores de la serie somos de la opinión de que Teen Wolf‘ debería haber echado el cierre con el décimo capítulo de esta temporada, pero vivimos en la época de “alarga tu serie hasta que todo el mundo olvide sus origenes”, así que no sorprendió a nadie  esa decisión de hacer una parte B. ¿El problema? Que después de un cierre casi perfecto, volvemos a no tener ni idea de hacia dónde van las cosas. Y solo tenemos 10 episodios para descubrirlo.

Algo con lo que sabíamos que tendríamos que lidiar es con la ausencia de Stiles (Dylan O’Brien), así que cuando resulta que desde su nueva posición como artista invitado termina siendo igualmente lo mejor del capítulo y lo que más intriga ha creado en nosotros, es inevitable pensar que algo falla. Pero todavía es pronto para conclusiones lapidarias, así que intentemos poner en orden las escasas ideas del arranque de esta 6B.

No podía fallar la aparición de un nuevo ser sobrenatural, competencia directa de Parrish (Ryan Kelley) para el puesto de Hellhound más atractivo de Beacon Hills. Esta vez sí sabemos qué hace rondando por el pueblo: busca a alguien que se le escapó, alguien a quien, en teoría, Lydia (Holland Roden) liberó. El primer nombre que viene a nuestra mente es Stiles, pero si tenemos en cuenta que la primera persona a la que este nuevo Hellhound acecha es a Liam (Dylan Sprayberry) es porque tiene que ser alguien sobrenatural. Además, los lobos están muriendo, así que tienen que ser ellos los que están en peligro. ¿Qué tienen que ver las ratas en todo esto? No lo sabemos, pero lo más probable es que su único fin sea repugnarnos.

Tamora Monroe (Sibongile Mlambo), la nueva orientadora del instituto, tampoco sabemos por dónde cogerla, parece tener demasiado interés en conseguir información a través de los alumnos, pero, por el momento, parece estar muy lejos del lado oscuro.

El reparto original ya no podría estar más reducido, de hecho, solo quedan Scott (Tyler Posey) y Lydia, pero es bueno saber que Malia (Shelley Hennig) no va a dejarles colgados para escaparse a Paris mientras ellos vuelven a enfrentarse a extraños acontecimientos.

Liam no está llevando nada bien la marcha de su amor, así que tendremos que cruzar los dedos por que recupere el control sobre sus poderes antes de que Scott se vaya y no pueda recordarle eso de “el sol, la luna, la verdad”.

¿Creéis que el Hellhound ha muerto realmente? ¿Qué demonios le ha pasado a Derek (Tyler Hoechlin) en la cabeza durante este tiempo para que lo esté buscando el FBI? ¿Qué os ha parecido el episodio? ¿Esperábais más? Porque nosotros sí.

No sabemos si conseguiran darle el cierre que la serie merece con la mitad del reparto original en interrogante, pero por el bien de todos nuestros años invertidos en ella, esperamos que así sea.

Y ahora, ¡a comentar!

2 comments

Quizás te pueda interesar...

¡Comenta el capítulo con nosotros!