Teen Wolf 6×13: El ejército del miedo

Teen Wolf 6×13: El ejército del miedo

Habíamos dejado a Brett muy malherido la semana pasada, y Teen Wolf retoma esta semana justo donde lo había dejado, dejándonos un episodio bastante tenso de persecución.

Ya prácticamente podemos confirmar, a juzgar por lo ocurrido en este episodio, que el principal enemigo de esta temporada son los propios humanos. Así, la serie deja de jugar con mitologías extrañas (al menos parcialmente) para poner el foco en el que quizá sea el peor enemigo a quien se tengan que enfrentar nuestros protagonistas, el propio ser humano. ‘Teen Wolf’ ha tardado la friolera de seis temporadas en recurrir a esta trama, una que se hacía obvia ya desde el principio. ¿Por qué no jugar un poco con esa dicotomía entre la realidad y la ficción? ¿Por qué no explorar el propio lado del ser humano, el miedo que nos conduce a convertirnos en los seres más peligrosos sobre la faz de la Tierra? ¡Por fin el pueblo de Beacon Hills descubre los secretos de algunos de sus habitantes y se exponen como lo que son! Desde luego, el plan de Gerard (Michael Hogan) parece estar funcionando divinamente, y cuenta con la ayuda de esa misteriosa orientadora de la que aún tenemos mucho por conocer.

Así, el pobre Brett (Cody Saintgnue) continúa su huida, jugando inteligentemente y dejando pistas a su hermana para que, con ayuda, puedan encontrarlo. ¿A alguien más le ha sorprendido que supiera enseguida que era la sangre de su hermano sin más? Intuimos, pues, que esta muchacha también tiene alguna clase de habilidad extrasensorial, porque si no, no tendría sentido la escena.

El juego del gato y el ratón entre Scott (Tyler Posey), Malia (Shelley Hennig), Liam (Dylan Sprayberry) y la incorporación temporal Lori (Lily Bleu) protagoniza gran parte del episodio. Durante su búsqueda, el líder de la manada sale herido, dejándonos una escena que nos descubre que el poder del amor únicamente puede curar la herida de Scott. La serie sigue empeñada en meternos a calzador la relación Scott-Malia, pese a que el suscribe esta entrada no está para nada conforme con ello. En primer lugar, porque me parece que son la pareja que menos pega de la serie, y en segundo lugar, ¿qué problema tienes, Jeff Davis, con dejar a personajes solteros? ¿Es acaso un fracaso estar solo? Vamos, que esa escena sobraba bastante, siendo un truco de guión para que los espectadores sigamos empatizando con esta posible pareja. Seguid intentándolo, seguid…

Durante la persecución, conocemos más detalles acerca del plan de Gerard, que pretende, como si se tratara de un sádico Entrenador Pokémon, “cazarlos a todos”. Desconocemos, de momento, los motivos qué el impulsan a ello y por qué la orientadora está tan empeñada en lo mismo. Ansiamos que se produzca el encuentro entre el patriarca de los Argent y su hijo (J.R. Bourne).

Por otro lado, otra de las nuevas incorporaciones, Nolan (Froy Gutierrez), parece empeñado en desconfiar de todos y dispuesto a exponer, a su manera particular, a todos los “raritos” con poderes del pueblo. Ay, si esto fuera una serie de Marvel estarían todos protegidos en una Academia aprendiendo a usar sus habilidades. Pero no, esto es Beacon Hills, pueblo donde pasa de todo, y nada bueno. Así, al chiquillo no se le ocurre otra que clavarle un boli en la mano al pobre Corey (Michael Johnston), ante el asombro de medio instituto. Pequeño inciso: ¿todos en ese lugar estudian de noche a altas horas? ¿Las tardes y las mañanas no existen? ¿Es siempre noche cerrada en Beacon Hills?

Lidia (Holland Roden) no iba muy desencaminada con el número 68, pero sí con su procedencia. Y eso que, curiosamente y no sé si ha sido aposta, la única taquilla con la cerradura roja era precisamente a la que ella se dirigía. Nolan se topa con ella y, una vez más, siente algo raro y sale corriendo. Por favor, necesitamos más datos de este personaje y que haga el ritual de estrenarse en Teen Wolf, es decir, un poco de ‘fanservice’. Sabéis que lo que estáis deseando, es uno de los motivos por los que aún vemos esta serie…

La persecución parece llegar a su final con un trágico desenlace. Los cazadores han sido más astutos que los cazados y cuando ambos hermanos logran por fin salir a la carretera son arrasados por el coche de Argent y, lamentablemente, nos quedamos sin Brett. O sea, ¡todo un capítulo para salvarlo y acaba por fallecer! ¿Pero esto qué es? ¡No nos pueden dejar sin Brett! Algunos necesitábamos volver a ver su ‘8-pack’, com dice Mason (Khylin Rhambo), una última vez antes de despedirnos de él. Ahora en serio, se le podía haber sacado más chicha al personaje (‘no pun intended’) y no haberle dado ese final…

¿Y a vosotros qué os ha parecido el episodio? ¿Alguna teoría que queráis compartir? ¿Echáis de menos a Theo (Cody Christian) también y queréis saber qué fue de él? ¿Necesitáis más fanservice y queréis ver también a Nolan? ¿Estamos todos muy salidos o muy mal acostumbrados a Teen Wolf y su plantel de bellezas (masculinas y femeninas)? ¡A comentar!

1 comment
Yer
Yer
AUTHOR
PROFILE

Quizás te pueda interesar...

¡Comenta el capítulo con nosotros!

  • Adrian Flores

    Completamente de acuerdo! Scott y Malia no juntan ni pegan a mi gusto, como que pasa de la nada, sin previo aviso, y forzado para que, como tu dices, no queden solteros al final. Algo parecido me pasa con Argent y mamá Mcall… creo que tampoco me terminan de convencer!

    La muerte de Brett me pareció igualmente apresurada… como que el personaje daba para algo mas segun yo (al igual que el””nuevo” Hellhound que duró un episodio, a menos claro que nos sorprendan de algun modo). Por mantener la “urgencia” de la situación siento que han desaprovechado algunas oportunidades!

    Me parece interesante el enfoque del ser humano como enemigo eso si, aunque con cierta ayuda de cierta cosa sobrenatural que aun no nos explican xD, espero se desarrolle bien para terminar esta serie de una buena manera!!

    Mu buen recap como siempre! Saludos!