‘The 100’ y su cambio de identidad

‘The 100’ y su cambio de identidad

‘The 100’ protagoniza la columna de esta semana , en la cual nos gustaría hablar de las diferencias que hay entre la serie que es ahora y la que fue hace un par de años, o de cómo está siendo ese cambio de cara para nosotros. Comentaremos al día, por lo que si no has visto los últimos capítulos mejor que no sigas leyendo.

spoiler-alert

A pesar de toda la polémica que se ha creado alrededor de todo Internet con ‘The 100’ tras muertes como las de Lexa (Alycia Debnam-Carey) y Lincoln (Ricky Whittle), en esta ocasión no queremos tratar un tema que puede ser tan subjetivo como la muerte de un personaje favorito, algo que por desgracia hemos vivido en más de un ocasión a lo largo de nuestra vida seriéfila, ni vamos a tratar otro tema tan global como el que ha perseguido a la serie desde que Lexa murió, algo de lo que ya hablamos en nuestra columna aquí, sobre el síndrome de la lesbiana muerta.

No, hoy queremos hablar sobre el cambio de identidad que ha ¿sufrido? ‘The 100’ y que, como en todo, a unos les ha gustado a otros no tanto.

‘The 100’ empezó como una serie post-apocalíptica, una serie sobre un grupo de adolescentes que pisaban por primera vez la tierra, una tierra completamente llena de misterios, de gente desconocida y peligros, de animales y personas con deformidades, de secretos, una tierra por descubrir para esos 100 jóvenes que se jugaron la vida dejando su casa, el espacio.columnathe100-2

La primera temporada fue evolucionando y esos 100 jóvenes delincuentes acabaron convirtiéndose en supervivientes, en auténticos luchadores, capaces de plantarle cara a esos que querían defender su tierra a golpe de espada. Podía gustar más o podía gustar menos, pero era una serie en un mundo post-apocalíptico donde la premisa era sobrevivir, pase lo que pase.columnathe100-7

En la segunda temporada la premisa seguía siendo la misma, solo que en esta ocasión el enemigo no era solo el planeta y sus terrícolas, si no Mount Weather, un refugio nuclear que ha permanecido intacto durante décadas escondido en una montaña. Aquí la serie evolucionó, se hizo una alianza con los terrícolas para luchar contra esos humanos bajo tierra a quienes tanto temían. Hubo amor, hubo traiciones, hubo muertes, hubo personajes nuevos a los que amamos y personajes a los odiamos, pero todos querían lo mismo, sobrevivir contra lo que el mundo post apocalíptico en el que estaban había creado.columnathe100-12

Aquí es cuando se introdujo la búsqueda de Jaha (Isaiah Washington) de la Ciudad de la Luz, algo que al principio a todos nos daba curiosidad pero a la vez a muchos nos cansaba, estábamos hartos de Jaha y su fe en algo que parecía no existir. El desenlace fue cuanto menos curioso, en aquella mansión con aquella antigua bomba y aquel búnker lleno de recuerdos, eso no lo vamos a negar, pero era imposible imaginarse como crecería la historia de esa mansión. A pesar de todo, el viaje de Jaha nos hizo descubrir algo más (muy poco) sobre el mundo grounder, como los niños que nacían deformes debido a la radiación o aquel «algo» que vivía en el mar y se comía a las personas.columnathe100-5

Pero antes de entrar de lleno en el tema de Jaha y ALIE (Erica Cerra), hay algo aún bastante interesante en la tercera temporada. La relación de Lexa con Clarke (Eliza Taylor) se convirtió en el nexo de Skaikru y el espectador con el mundo grounder (Lincoln llegó antes, pero la verdad es que el pobre nunca se ha llevado bien con los suyos en el tiempo que ha durado vivo en la serie). Cuando Lexa le mencionó que fuese con ella a Polis quisimos conocer esa ciudad, quisimos saber más de este mundo terrícola que empezó de cero y tras sobrevivir a una guerra nuclear.columnathe100-6

El principio de la tercera temporada consiguió que esto ocurriese, sobre todo en cuanto Clarke llegó a Polis y decidió quedarse. Vimos rituales para que Skaikru se convirtiese en el tercer clan, vimos batallas de poder, vimos la adoración que la población de Polis tiene hacia su líder, y la capacidad de estos líderes para enfrentarse a los problemas que surgen entre los clanes…al fin y al cabo conocimos una muy pequeña porción de una sociedad que parecía tener las cosas claras en muchos aspectos, hasta la llegada de Ontari (Rhiannon Fish). Ontari se puede decir que está dejando a los grounders a un nivel muy bajo de inteligencia, engañándolos a todos, riéndose de la ¿elección? de la llama matando al resto de candidatos mientras dormían y anulando esa elección tan sagrada, siendo venerada por una población de una ciudad que consiguió sobrevivir a una maldita guerra nuclear…¿Así de fácil es ser líder en el mundo Trikru? Y ya si encima la supuesta líder del mundo cae en las garras de Jaha como en el último capítulo que hemos visto, apaga y vámonos.the1003x12-8

Pero esto no es todo… ¿Alguien ha visto algo más de Polis aparte de tenderetes donde se fríen ratas y gente alrededor de hogueras? Algunos de nosotros esperábamos más, mucho más, de la que es la capital del mundo grounder, de la que lo único «interesante» es una torre muy grande con un ascensor que sube manualmente a través de poleas. Los grounders daban miedo, tanto en número como en fuerza, pero ahora esa visión de ellos ha cambiado bastante.

columnathe100-4Pero el cambio más significativo de ‘The 100’ ha llegado con la inclusión de ALIE, sus dos versiones y la Ciudad de la Luz. Tras dos temporadas luchando contra el planeta post apocalíptico y sus creaciones (como Pauna, el gorila gigante) o consecuencias (grounders, Mount Weather), ahora el enemigo no es ni más ni menos que un…chip. Hemos pasado de un mundo que sobrevive a un apocalipsis a no una, sino dos inteligencias artificiales. ¿Esto quiere decir algo malo? Ni mucho menos, habrá a quien le guste más la lucha post apocalíptica, habrá quien prefiera la guerra de inteligencias artificiales y habrá quien sea feliz con ambas historias, pero el cambio de identidad de la serie es innegable por mucho que se hayan esforzado en conectarlo todo, haciéndolo mejor o peor (recordemos que Jason Rothenberg, creador de la serie, dijo no hace mucho que toda la historia de la tercera temporada se le ocurrió después de acabar la segunda). Dejando a un lado lo que ha supuesto para muchas personas las muertes de Lexa y Lincoln, esta transformación de ‘The 100’ está llevando a otra mucha gente a no ver la serie con los mismos ojos, a aburrirse, o simplemente a querer borrarse de la lista de seguidores que tiene; y a otra mucha gente a disfrutarla más que nunca.columnathe100-11

Está claro que no sabemos si esto será cosa únicamente de esta temporada o si la serie empezará a girar siempre en torno a tramas más «futuristas» por así decirlo, aún así es llamativo cuanto menos. ¿Y a vosotros que os parece esta nueva dirección que está tomando la serie? ¿Echáis de menos también cosas como el ciervo con dos caras o el gorila gigante? ¿O por el contrario preferís todo lo relacionado con las inteligencias artificiales? columnathe100-3

4 comments
Bea
Bea
AUTHOR
PROFILE

Quizás te pueda interesar...

¡Comenta el capítulo con nosotros!