The End of the F***ing World: Motivos para darle al play

The End of the F***ing World: Motivos para darle al play

‘The End of the F***ing World’ se presenta ante nosotros 3 meses después de su estreno original en UK. Ahora que Netflix la ha acercado a nuestras pantallas, hablemos de si merece la pena darle al play y de nuestras impresiones ante esta nueva producción.

Si habéis visto el trailer, es algo así como “ella busca una aventura y él una oportunidad para matarla” -juro que leí esa frase en algún sitio pero soy incapaz de recordar dónde-. Quizá, escuchando solo esto, no nos parezca algo que queremos ver. Como decía una compañera de este blog, suena un poco a “el camino hacia la violencia doméstica”. Pero no es así, no es así para nada.

James (Alex Lawther) es un chico de 17 años que se considera a sí mismo un psicópata. Es incapaz de sentir nada y se dedica a matar animales, como bien sabemos que hacen los psicópatas -todas esas temporadas de ‘Mentes Criminales’ tenían que servir para algo-. Pero, cansado de ello, decide que es el momento de matar a una persona. Es entonces cuando Alyssa (Jessica Barden) se cruza en su camino. Ella, con la misma edad, se siente incomprendida y marginada por el resto del mundo, con un padre (Barry Ward) que se fue de casa cuando ella tenía sólo 7 años, un padrastro (Navin Chowdhry) que es un capullo y una madre (Christine Bottomley) totalmente sumisa a su nuevo esposo. Es entonces cuando deciden fugarse, o más bien Alyssa lo decide y James le sigue el rollo. Porque, aunque a priori pueda parecer lo contrario, quien realmente hace lo que quiere con el otro es ella.

Llegados a este punto no quiero entrar más en la trama, ya que cualquier otra información podría suponer un posible spoiler. Pero la nueva serie de los creadores de ‘Misfits’ les gustará a todos aquellos que amábamos tanto ese clásico, con personajes extraños -a los que oímos pensar además de hablar- y una historia que se desarrolla más allá de lo que podríamos imaginar a priori.

Una servidora no pensaba verla hasta que se la recomendaron, y una tarde hizo falta para devorar esta corta pero intensa serie. En todas las páginas de puntuación de series no baja de un 8.5, y con eso lo digo todo.

Lo mejor: capítulos cortos y amenos que te dejan con ganas de más, muy buenos actores y una banda sonora a la altura

Lo peor: demasiada información para 160 minutos de serie

¿Os vais a animar? ¡Decídnoslo si lo hacéis!

Ahora sí, para todos aquellos que hayáis dedicado un par de horas de vuestra vida a verla, ¡vamos a comentarla!

Oh. My. God. Ese final. ESE FINAL. Pero me estoy adelantando demasiado. Desde que huyen de sus casas nuestros protagonistas entran en una espiral de situaciones intensas y cómicas (decidme que no soy la única que se ha reído cuando ha explotado el coche) hasta llegar a lo que, para mi, ha sido el clímax de la serie. Como decía antes, hay demasiado para una serie tan corta. Quizá podrían haber alargado la trama de James psicópata durante una primera temporada hasta el asesinato y, a partir de ahí, desarrollar una segunda temporada con la persecución policial.

No ha sido así, y nos tenemos que conformar con lo que hay.

Desde el momento en que James encuentra las fotos de chicas asesinadas en el cajón sabíamos que se produciría una interacción entre este depredador sexual (Jonathan Aris) y nuestros protagonistas. No había factor sorpresa pero era sin duda lo que tenía que pasar.

Gracias a esto hemos podido introducir a nuevos personajes en la serie. Eunice (Gemma Whelan) y Teri (Wunmi Mosaku) han sido una pareja interesante de ver en acción, así como sus distintas moralidades. Mientras Eunice intenta proteger a los chicos y entenderlos, Teri únicamente quiere encerrarlos. ¿Soy la única a la que preocupa que nadie haya querido investigar quiénes son esas chicas y dónde están sus cuerpos?

El avance de la trama nos ha permitido también descubrir que ni el padre de Alyssa era tan bueno como ella siempre había imaginado ni su madre tan mala. Pero, si las tarjetas de cumpleaños las enviaba la madre -tampoco ha sido una gran sorpresa-, ¿cómo sabía Alyssa la teórica dirección de su padre? Lo siento, ahí me he perdido un poco.

Pero hablemos del final. Tras enamorarse -como también era de esperar- y ser acorralados por la policía, ambos saben que aquello no acabará bien. A pesar de que Eunice les ofrece su ayuda para que la condena no sea tan dura deciden intentar huir sin muchas posibilidades. James sabe que terminarán arrestándoles y decide proteger a Alyssa para que ella pueda declarar que ha sido secuestrada todo este tiempo. Durante la imagen final vemos a James corriendo por la playa mientras Alyssa grita su nombre, y con un fundido a negro escuchamos un disparo. Ahí me veía yo gritando NO a la pantalla.

¿Qué os ha parecido esta serie? ¿Creéis que podremos tener una segunda temporada a pesar de este final? Después de lo de ’13 Reasons Why’ yo me espero cualquier cosa. ¡Animaos a comentar con nosotros! Eso sí, dejad los comentarios lo más libres de spoiler posible para aquellos que aún no se hayan animado.

Raquel
Raquel
AUTHOR
PROFILE

Quizás te pueda interesar...

¡Comenta el capítulo con nosotros!