The Flash 3×17: Súper-Glee-Friends

The Flash 3×17: Súper-Glee-Friends

And that’s what you missed on ‘Glee’! Bueno, realmente no, pero casi.

spoiler-alert

El esperado crossover musical entre ‘The Flash‘ y ‘Supergirl‘ por fin ha llegado para hacer las delicias de todos, fans, haters, aquellos que justo hace dos años esta misma noche nos despedíamos de ‘Glee‘, musical-lovers, geeks, pero la gran pregunta es… ¿ha salido bien? ¿nos ha gustado? ¿lo hemos odiado? ¿lo hemos amado?

Es muy difícil contentar a todo el mundo, las series toman su rumbo, los personajes se enfrentan a su destino y no a todos nos tienen por qué gustar las decisiones de los guionistas. En este caso en concreto, han querido hacer una reunión especial, cruzando dos series estrella de DC Cómics y The CW y el género musical, apelando, al mismo tiempo, a la nostalgia que nos da a los gleeks el volver a ver a Melissa Benoist, Grant Gustin y hasta el mismísimo Darren Criss, juntos de nuevo en las tablas de un escenario.

Nadie duda que este es uno de los CAPÍTULOS de la temporada, ha generado mucho ruido desde que se anunció tanto el crossover como el “novedoso” formato en el que iba a ser desarrollado. Hoy en día estamos acostumbrados a musicales y a capítulos musicales que, generalmente, marcan sucesos importantes dentro de las series que lo utilizan como método narrativo para salirse de la línea y hacer disfrutar a los espectadores de un show algo diferente a lo habitual. ¿Ha funcionado para estas dos series? Por supuesto que sí, ha sido una hora de entretenimiento puro y, no sé vosotros, pero yo he disfrutado como un niño viendo las inesperadas interacciones entre los distintos personajes de DC Cómics al ritmo de canciones que conocemos y otras originales. ¿Ha sido el mejor capítulo musical de la historia? Claro que no, pero ha cumplido a la perfección su cometido.

Melissa y Grant tienen grandes voces, ya les habíamos escuchado todos previamente, nadie que haya visto ‘Glee‘ olvida el Wrecking Ball de la primera y el homenaje a One Direction que Sebastian Smith hizo con los Warblers. Así que ninguna de sus actuaciones ha supuesto una sorpresa, hemos disfrutado la rendición de Kara Danvers (Benoist) a “Moon River” y, en especial, el solo final de Barry Allen  (Gustin) a su amada cantándole muy a lo ‘Glee‘ “Runnin’ Home To You“.

En cambio, lo que sí sorprende son los talentos musicales de los demás, Jeremy Jordan, Carlos Valdés, John Barrowman y hasta Victor Garber y Jesse L. Martin. Hasta hoy no conocía esta faceta de prácticamente ninguno salvo Jordan, quién salió en ‘Smash‘ y protagonizó “The Last 5 Years” junto a Anna Kendrick, por lo que algo podíamos sospechar, sin embargo el dato más curioso es que Carlos Valdés estudió con Darren Criss en la Universidad de Michigan, así que fue una reunión mucho más especial de lo que pensábamos en un inicio.

Y hasta hoy tampoco sabía que lo que necesitaba en mi vida era una pareja gay interracial liderando una de las bandas rivales en un musical de los años 40. Brillante.

Además, que Rachel Bloom haya co-escrito el dueto entre los dos súperheroes y que los creadores de la famosa “City Of Stars” de la película “La La Land” hayan escrito el maravilloso no hace otra cosa que enriquecer todo lo que acabamos de ver.

Quizá el fallo es que la trama ha sido metida un poco con calzador, ninguna de las dos series estaba preparada para un capítulo tan ligero, precisamente porque los capítulos predecesores fueron todo drama, sobre todo en lo que tiene que ver con el terreno amoroso. Lo que parecían brechas kilométricas e incurables entre las parejas protagonistas de sus respectivas series, ha resultado ser todo lo contrario, solucionándose por la mágica intervención de Darren Criss apodado oficialmente por mí como el OTP Saver. ¿No creéis que se ha solucionado todo demasiado rápido y casi sin dolor?

Queremos a Darrin Criss y nos ha gustado su Music Meister, pero un villano que solo busca enseñar lecciones de amor a través de musicales deja una poquita que desear. Pero ojo, con su salida al final del capítulo deja entrever que puede que regrese en algún momento a enseñarles otra cosa, quizá en la próxima incluya también a Oliver Queen y nos destape a todos la prodigiosa voz que puede tener escondida Stephen Amell, quién sabe. Lo que es seguro es que si este crossover ha gustado, los creadores de ambas series han asegurado que volverán a intentar una segunda parte en el futuro.

Eso sí, de haber un segundo intento, que esta vez sea un poquito más actual, ¿no? O que se pongan a cantar de la nada, sin seguir una historia tipo ‘West Side Story‘ o ambientación de cabaret, si no que surja en su día a día, tal y como pasaba en ‘Glee‘ que englobe al resto de personajes.

¿Vosotros qué creéis? ¿Os gustaría ver una segunda parte? ¿Echasteis algo de menos en el crossover musical?

¡Debatamos!

3 comments
Rubén
Rubén
AUTHOR
PROFILE

Quizás te pueda interesar...

¡Comenta el capítulo con nosotros!