The Gifted 1×03: El arte de hacer lo correcto

The Gifted 1×03: El arte de hacer lo correcto

Una nueva increíble semana para ‘The Gifted‘, que con solo tres capítulos de trayectoria -y unos cincuenta años de historia a la vez- ha conseguido posicionarse como una de las series que más esperamos cada semana.

Polaris (Emma Dumont) aún en la cárcel, los renegados intentando salvarse, papá Strucker (Stephen Moyer) buscándose la vida a la desesperada y Clarice (Jamie Chung) en recuperación desde su gran momento de salvación al final del primer capítulo. Así comienza esta semana la trama, con un poco de clásica historia y a la vez dándole una vuelta a las cosas de siempre.

Los Strucker se van a casa de un familiar para intentar arreglarse la vida. Kate (Amy Acker) está segura de que su hermano Danny (Jeffrey Nordling) puede ayudarles, pero no sabe que en estos casos hay que cortar todos los lazos con la sociedad exterior si no se quiere sufrir una decepción como esta, además de ponerse en peligro, claro. No, su hermano no va a ayudarles y además el resto de habitantes del barrio van a ir a por ellos con pistolas al más puro estilo patrulla local. Da miedo pensar que la gente puede volverse así de sedienta de sangre en cuanto se le da la oportunidad.

Kate está segura de que, a pesar de que su familia está ahora destruida: con un hijo incapaz de controlarse, una hija que la pobre está solísima, un marido que no sabe hasta dónde es ético y hasta dónde legal… es difícil pensar que a pesar de que lo habitual es que los hijos tengan que huir cuando desarrollan sus poderes, en este caso ambos padres están de acuerdo en que sus hijos son lo primero.

Thunderbird, también conocido como Johnny para los “amigos” (Blair Redford), es algo así como el líder espiritual del grupo. Siendo el más sereno es el que controla la parte ética y moral de todo esto. Bien lo hemos visto en este episodio, donde además de evitar el comienzo de una pelea donde moriría gente, ha querido prevenir a Dreamer (Elena Satine) de que manipulara a Clarice. Está claro que aquí hay mucha más carga emocional de la que hemos visto y estamos deseando entender más la relación entre Dreamer y Johnny, a pesar de que las cosas vayan a complicarse con la entrada de los nuevos sentimientos de Clarice en escena.

Por último Polaris, que ha conseguido salir de su celda con el collar puesto, resistiéndose a las ¿descargas? que recibe en el cuello cuando utiliza sus poderes. Sí, es cierto que solo llegó al otro lado de la puerta e inmediatamente la pillaron pero ¡algo es algo! Y, sobre todo, algo es el principio del camino a la libertad.

Es interesante en esta serie tanto los lazos con los X-Men que conocemos, como la casa -que vaya escondite de mierda, la verdad- o el hecho de que Polaris sea hija de Magneto, pero sobre todo porque han conseguido refrescar la idea de que los mutantes son perseguidos de una manera en la que podemos realmente sentirlo como verídico. Nos lo creemos. Y estamos deseando ver más a pesar de que sabemos que no hay final feliz para esta clase de historias.

¿Qué os ha parecido el capítulo? ¿Qué tenéis ganas de ver? ¿A quién shippeáis?

1 comment
Marina Ortiz
Marina Ortiz
ADMINISTRATOR
PROFILE

Quizás te pueda interesar...

¡Comenta el capítulo con nosotros!

  • Marta Lilian Araujo Echeverria

    Me gustó mucho el episodio y ese recuerdo que Dreamer le dio a Clarice nos va a traer lio… Me gusto ver ese flashback de Marcos con Lorna, muy tierno. Me trae babas Johnny jajaja. Un gusto leerlos, esperando ya el nuevo episodio