True Blood 7×08: ‘Almost Home’

True Blood 7×08: ‘Almost Home’

Esta semana en ‘True Blood’ lo tenemos todo: venganza, resurrección, y… la necesidad de saber cómo acabará la séptima y última temporada de la serie. Ya lo has visto, ¿no? Si no, ¡deja de leer! A partir de aquí habrá spoilers.

spoiler-alert

Empecemos hablando de Tara (Rutina Wesley). Murió esta temporada sin miramiento alguno, y su “vuelta” ha sido de dudosa credibilidad (la verdad es que me esperaba que todo fueran alucinaciones de Lettie Mae (Adina Porter)) hasta este capítulo, cuando la presencia del reverendo (Gregg Daniels) en los flashbacks confirmó un poco más los hechos. Aún así, vaya horror de trama. Pensé que el que volviera a aparecer sería para intentar resolver algún misterio o solucionar algo que le permitiese descansar en paz. Sin embargo, ¿la traen de vuelta para torturar más a su personaje? Sé que todos estos recuerdos dolorosos ayudan a formar una opinión distinta de Lettie Mae, para poder perdonarla, por así decirlo. La despedida de Tara de la serie es a través de este recuerdo terrible, donde casi mata a su padre pero no lo consigue hacer. Aunque emotivo y bonito por serlo, esta despedida no me parece merecedora de Tara, cuyo personaje ha sido esencial para la serie desde el comienzo. ¿Qué os parece? Llevamos ya muchos capítulos esperando ver a qué llevaría todo el rollo de Tara crucificada/ con una serpiente/ hablando en código, y nos quedamos con esto… No me ha gustado en absoluto.

Hablemos de más cosas que no me gustan. Por lo general, la cantidad de sangre y violencia en ‘True Blood’ me parece adecuada ya que casi siempre se recibe acompañada de un par de chistes o bromas a costa de los sureños americanos. Sin embargo, cómo evoluciona esta semana la trama (que ya de por si dejaba que desear, la verdad) de Violet (Karolina Wydra) me parece una barbaridad en potencia. Obviamente, nada de lo que dice que va a ocurrir ocurre, pero nadie me quitará de la cabeza la visión de ese consolador en llamas con el que amenazó a Jessica (Deborah Ann Woll), o a el hada de 3 semanas de edad (Bailey Noble) mirando juguetes sexuales con su novio-hermanastro (Noah Matthews). Tengo la impresión de que esta escena podría haber sido salvada si el pequeño Stackhouse (Ryan Kwanten) hubiese podido hablar y… no sé, convencer a la vampira de que las cosas se arreglen. Quizá no, pero la verdad es que teniendo estos últimos capítulos con Violet y su gran plan en acción, me esperaba un final un poco más interesante, y bueno, con imágenes residuales menos fuertes… ¿A vosotros qué os ha parecido?

Lo único bueno de la historia de Violet esta semana es que nos ha dado al Jason más profundo y a Hoyt (Jim Parrack) de vuelta, aunque amnésico. Es evidente que estamos en proceso despedida, y, con dos capítulos para acabar la última temporada de ‘True Blood’, no me esperaba menos. Aún así, creo que es algo innecesario volver a traer todas las inseguridades y ganas de profundizar de Jason, ¿no? Y bueno, Tara y su madre ya se perdonaron, y Hoyt estaba en un lugar mejor viviendo una vida sin estar rodeado de lo que más infeliz le hacía. Pero quieren que volvamos a revivirlo todo, lo cual es normal, para acordarnos un poco del comienzo de la serie, y así cerrar todo lo que quede por cerrar.

 

¿Qué pensáis del forzado Hoyt se sienta inconscientemente atraído hacia Jessica aunque no la recuerde, me parece precioso y, si acabaran juntos, muy poético (a lo ‘Eternal Sunshine of the Spotless Mind’, ¿no os parece?) PEEERO, el está enamorado de otra persona, ¿no es así? Al menos es la impresión que dan desde un comienzo, él y Brigette (Ashley Hinshaw), así que este cambio de opinión espontánea, que hace parecer que nunca se han gustado en el fondo es demasiado conveniente. ¿Vosotros qué pensáis? Mientras tanto, Jessica y Jason, una vez más, “rompen”, y me encanta el momento cuando Jason dice que no se arrepiente en absoluto de acostarse con Jessica, pese a la locura que desencadenó el acto.

Y ¿Bill (Stephen Moyer)? ¿Soy la única hasta las narices de este tipo? ¿Nos acribillan a flashbacks inútiles desde que se contagió y ahora no quiere tomar la cura? La verdad es que me alegro, que no se la tome, porque para ser un bodrio mejor que no sea nada. Ni siquiera me importa saber por qué no quiere tomársela, aunque supongo que tendrá que ver con sus delirios de grandeza y la necesidad de salvar el mundo. Igual no quiere beber de la sangre de Numi (Anna Camp) (me parto) si el resto de la población vampírica no lo hace antes. O igual es que, a raíz también de sus delirios de grandeza, o simplemente su pobre alma torturada, quiera convertirse en un mártir.

Poco a poco vamos solventando las dudas que permanecían de la serie y se van atando algunos cabos sueltos, dejando el terreno firme para un final. Pero, ¿qué pensáis que ocurrirá? ¿Será el futuro de los vampiros infectados un horror a raíz de la Nu-Blood y sus efectos ralentizados? ¿O al final Eric (Alexander Skarsgard) conseguirá salvar la epidemia (parece que esconde algo, ¿no?)? Y, ¿os preocupa el futuro de Bill? Parece que a él no mucho, así que no sé por qué nosotros deberíamos hacerlo.

Cuéntame tus impresiones y teorías, y mientras, ¡te dejo con la promo del próximo capítulo!

2 comments

Quizás te pueda interesar...

¡Comenta el capítulo con nosotros!