Final de la tercera temporada de Gotham: El caos por bandera

Final de la tercera temporada de Gotham: El caos por bandera

Estamos ante el que ha sido, probablemente, el mejor final de temporada de esta serie. Ha sido casi como una película llena de momentos épicos, de tensión y mucha acción. ¿Comentamos todo lo ocurrido?

Sin palabras hemos quedado ante este doble capítulo que ha servido como punto y… seguido para todo lo que nos deparará en el futuro la cuarta temporada de Gotham.

Han sido muchísimos los grandes momentos que nos ha deparado esta hora y media, así que vamos a intentar ir desgranando las tramas, porque hay bastante tela que cortar.

Por un lado, parece que la alianza entre Fish Mooney (Jada Pinkett Smith) y el Pingüino (Robin Lord Taylor) no dura mucho, ya que en un inesperado giro de acontecimientos y movido por la locura del virus, nuestro querido Jim mata (¿sin querer?) a nuestra querida Fish. Cualquiera pensaría que este hecho valdría para frenar un poco la acción del virus en el cuerpo del policía, pero todo lo contrario. Nos hubiera encantado ver realmente esa alianza entre estos dos, pero parece ser que, una vez más, el Pingüino se tendrá que bastar casi por sí solo.

En Gotham, el caos se ha desatado por completo y la gente da rienda suelta a sus más bajos instintos, dejándonos bonitas escenas de caos y miseria por todas partes. En el caso de Lee (Morena Baccarin), el virus le ha convertido en una persona fría y cínica, obsesionada con Jim (Ben McKenzie) de la forma más oscura posible. Lo cierto es que es interesante ver a la actriz en este papel, abandonando un poco ese drama que le caracterizó toda la temporada. Drama lógico, sí, pero este revulsivo ha sido como un punto y aparte para el personaje. La pareja nos ha brindado grandes momentos en la Finale, algunos en los que queríamos sonreír y otros en los que nos daban ganas de maldecir. ¡Cuánta tensión en el ambiente!

Finalmente, y en una bonita escena en la que Harvey (Donal Logue) ha sido tremendamente astuto, suelta un bonito discurso sobre lo que significa Jim para él. Pero claro, un virus no se cura con palabras bonitas, sino que en la placa que le sirve a nuestro Gordon para dar ese primer paso hacia la cordura descubre dos viales con el antídoto. Ahora sí que sí, puede inyectarle uno a Lee y otro a sí mismo. Ya curada, la doctora decide abandonar la ciudad, decisión movida por todo lo que ha vivido con el virus en su interior. Desconocemos si esto es una despedida o un hasta luego, pero esperamos que vuelva y que tengamos algo más de estos dos en pantalla, pues tienen una química muy interesante.

Pasando al lado de los villanos, que realmente son los protagonistas de esta serie, hemos tenido muchos cambios de bando, traiciones y momentos álgidos. La disputa entre Nygma (Cory Michael Smith) y Cobblepot sigue en alza, y siempre están intentando superarse el uno al otro a través de sus respectivas inteligencias. Finalmente, parece que Ed ha sido acorralado entre la espada y la pared, recibiendo un ataque helado de Victor (Nathan Darrow). Intuimos que este no es, ni mucho menos, el fin de Nygma, ya que el Pingüino parece empeñado en seguirle teniendo a su lado, sea como sea, como recordatorio de la única vez que el amor le hizo flaquear. Tenemos que alabar a Gotham por haber metido un villano homosexual y mostrarlo de la manera que lo ha hecho. Ha habido cierta polémica, sobre todo entre los más puristas de los cómics, pero conviene recordar que la serie es una interpretación libre de los orígenes de todo, no una adaptación fidedigna de los personajes originales de DC.

Por su parte, Barbara (Erin Richards), Butch (Drew Powell) y Tabitha (Jessica Lucas) también tienen sus propias rencillas que solventar. Estos dos últimos están ya un poco hartos de que la rubia se crea la reina del mambo y los trate como escoria, por lo que deciden armar un plan para quitársela de encima. Sin embargo, ella, que tonta no es, se lo veía venir, y en consecuencia, Butch es asesinado. Pero parece que este no será el final del personaje, ya que casi al final del episodio tenemos una extraña conversación entre dos médicos que apuntan que su verdadero nombre siempre fue Cyrus Gold, quien recordemos es un villano del imaginario DC. ¿Qué esta ocurriendo? ¿Le veremos en el futuro?

En cualquier caso, la consecuencia de esto es que Tabatha y Barbara se enfrasquen en una salvaje pelea, con contenido erótico incluido, en la que finalmente Kean es electrocutada. ¿Es este su fin? ¿Está realmente muerta? Habrá que esperar, pero esperamos que este personaje, que se ha vuelto poco a poco interesante (y no lo insufrible que era al principio de la serie), vuelva de alguna forma para seguir dando caña.

Vamos ahora con nuestro Bruce (David Mazouz), que también ha tenido que lidiar con el fuerte control mental al que ha sido sometido en Nanda Parbat (asumimos que estaba allí, ¿verdad?). Ha sido realmente bonito, y algo duro, ver cómo Alfred (Sean Pertwee) usaba todo tipo de recursos para intentar evocar al Bruce que conoce de toda la vida, intentando traerle recuerdos de su infancia y demostrando que es realmente quien más le conoce. Impagables las palabras sobre la necesidad de sentir dolor para poder apreciar el cariño y el amor que sus padres le profesaban.

Las cosas no han sido fáciles en absoluto, y hasta que la vida del mayordomo no ha peligrado (porque queremos creer que sigue vivo), Bruce no ha abierto realmente los ojos. Usando el líquido del pozo de Lázaro, ha conseguido salvar a Alfred de una muerte segura. Nos quedamos, eso sí, con la intriga de saber qué planes tiene realmente Ra’s Al Ghul (Alexander Sidigg) para nuestro querido Bruce. Por cierto, ¿habéis notado la referencia cuando Ra’s le dice que quiere convertirle en «su caballero en la noche»? ¿Os suena a alguna película? 

Terminamos el repaso a Bruce mencionando ese increíble escena final donde ya podemos atisbar algo de nuestro querido Batman. Ha sido absolutamente brillante, y esperemos que en la cuarta temporada abunden más esta clase de guiños.

Y hablado de guiños, no quiero finalizar este ‘recap’ sin hacer alusión a ese momentazo en el que Selina (Camren Bicondova) habla con Tabitha acerca de la posibilidad de unirse a ellos de alguna forma. Ella curiosea con el látigo y tenemos la oportunidad ver también un estupendo atisbo de la futura Catwoman, que se maneja de forma inigualable con el látigo.

Quedamos muchas dudas pendientes para la cuarta temporada. ¿Cómo cambiará la relación entre Jim y Oswald? ¿Qué será de Nygma? ¿Sigue viva Barbara? ¿Qué le depara el futuro a Selina? ¿Veremos a Bruce ya ejerciendo de vigilante a tiempo casi completo? ¿Se recuperará totalmente Alfred?

Por cierto, la rumorología apunta a que volveremos a ver al Espantapájaros en la cuarta temporada, y muchos fans claman al cuelo por empezar a ver a un primer atisbo de Harley Quinn, al fin y al cabo ya hemos visto al Joker, ¿no? Aunque puede que ya la hayamos visto, ¿no? Nuestra Barbara Kean, tras ese shock, bien puede haberse vuelto aún más loca. Los guionistas apuntaron que la veríamos en la Finale, por lo que puede haber sido una sutil pista.

Tendremos que esperar a otoño, cuando se estrenará la cuarta temporada de Gotham. ¿Y a vosotros, qué os ha parecido esta Season Finale?

 

 

3 comments
Yer
CONTRIBUTOR
PROFILE

Quizás te pueda interesar...

¡Comenta el capítulo con nosotros!