iZombie 3×11: Estado profundo

iZombie 3×11: Estado profundo

Ese punto en el que confluyen los survivalistas, los teóricos de la conspiración y los ‘alt-right’ se está convirtiendo en un eje temático de ‘iZombie’ a la hora de establecer un enemigo para la población no-muerta de Seattle. Dada la situación política y social estadounidense, nada nos extraña. Y el último episodio ha jugado con mucho humor al respecto, como comentamos a continuación.

Cómo nos gusta el dúo Blaine (David Anders) y Don-E (Bryce Hodgson). Llevábamos una tiempo sin tenerles juntos en escena tal y como nos gustaría, por lo que verles compartir cerebro entre si y con Liv (Rose McIver) al mismo tiempo se ha convertido desde el minuto uno en uno de los puntos álgidos de la temporada. Sobre todo porque el alimentarse de los cerebros de los ‘zombie truthers’ eliminados por Filmore-Graves les ha convertido a los tres en conspiranoicos redomados en lo que ha sido una sucesión continua de gags por parte de todos los implicados.

Dada la polémica que ha despertado la película ‘All Eyez on Me’, especialmente con las últimas declaraciones de Jada Pinkett-Smith, igual hubiese estado mejor filmar una versión en largometraje de las distintas versiones sobre la muerte de Tupac Shakur que el trío ha dado mientras intentaba resolver el misterio semanal. Porque si uno de los momentos que más esperaban los defensores de la Segunda Enmienda de Seattle y que más temía la corporación militar privada era el descubrimiento de la existencia de los no-muertos en la ciudad, esta está mucho más cerca de llegar de lo que esperábamos.

¿La culpa de quien es? Pues, aunque suela ser la voz de la razón y la conciencia por normal general, en este caso de Ravi (Rahul Kohli). Pobre hombre, que solo quería dar un poco de cordura a la situación y salvar a una ‘zombie truther’ no tan convencida de caer en la espiral conspiranoica de sus compañeros. Con toda su mala suerte de que esta se trataba de una periodista infiltrada que ha logrado el ‘scoop’ de la década y ya opta al premio Pulitzer antes incluso de publicar el artículo. O que su simpatía por ella se acercaba más al terreno sentimental de lo debido.

No le están saliendo bien los intereses románticos a los protagonistas de ‘iZombie’. Pobre Major (Robert Buckley) también. Que vale que se lo tiene un poco merecido por iniciar una relación por correspondencia con una fan de un presunto asesino en serie. Secuestrador en realidad, pero asesino en serie para la población general. Que también aceptamos que no era la más sana de las relaciones si poco había más allá de los selfies y el sexo. Pero no vamos a negar que no le venía mal una alegría en la vida y pensar que tu novia solo quiere estar contigo para ganar famita en Tumblr está realmente feo.

Como también está feo, ya para terminar, que el alcalde electo de Seattle sea además de zombie un asesino para encubrir tal condición. Porque esta es la otra gran conspiración del episodio y que llevamos arrastrando unos cuantos episodios en la temporada. El fiscal del distrito Floyd Baracus (Kurt Evans) inculpó del asesinato de su dominatrix a un pardillo al que luego después acabó haciendo matar, todo para eliminar trabas en su ascenso a la alcaldía. Seattle está entrando un territorio muy oscuro en muy poco tiempo.

Para nuestro disfrute, eso si.

 

Quizás te pueda interesar...

¡Comenta el capítulo con nosotros!