Orange is the new black, la serie que está en boca de todos

Orange is the new black, la serie que está en boca de todos
El naranja se ha puesto de moda este verano y prueba de ello es el gran éxito obtenido por «Orange is the new black», una de las primeras series estrenadas en la plataforma blockbuster Netflix y creada por Jenji Kohan, directora que probablemente conozcáis por otras series como «Weeds» o «Las chicas Gilmore» .

La serie cuenta la historia de Piper Chapman, (Taylor Schilling) una mujer inteligente, con muchos objetivos de vida, guapísima, super rubia y a punto de casarse con su prometido, Larry (Jason Biggs). Todo es perfecto y maravilloso en el mundo de nuestra protagonista hasta que sus planes de futuro se ven truncados por las cuentas pendientes del pasado. Y es que tiempo atrás la aparentemente cándida e inocente Piper estuvo involucrada en líos de drogas dejándose llevar por la que por entonces fue su novia, porque si en esta comedia no faltan los affaires lésbicos, Alex Vause (Laura Prepon), con la que se reencontrará en la cárcel y quien pondrá patas arriba su vida sentimental.

«OITNB» es como encontrarse con un gran vaso de agua fresquita en medio del caluroso desierto. Su rapidez, su guión, sus tramas y su humor entretienen durante los 50 minutos que dura cada capítulo convirtiéndose en una serie adictiva en la que no faltan los tintes dramáticos y esos destellos de humor negro donde se nota la firma Jenji Kohan, de hecho en algunos capítulos parece que el espíritu «Weeds» vuelve a cobrar vida.

Lo que hace de esta comedia una serie especial es, a mi juicio, la riqueza que tienen todos y cada uno de sus personajes. Cada uno con una historia que contar y que se verán reflejadas a modo de flashbacks en el transcurso de la temporada, historias que además no tienen nada que envidiar a la de la protagonista principal. 


Merecen especial mención personajes como el de Red (Kate Mulgrew), una mujer rusa de aspecto rudo que ejerce una especie de monopolio en la cocina del centro penitenciario, si te enfrentas a ella, olvídate de comer, de esta forma el personaje se gana el respeto de todas y cada una de las reclusas. Pero Galina Reznikov, su nombre original, también tiene su corazoncito, resaltando en ella facetas maternales que protagonizarán algunos de los momentos más tiernos de la serie.

Pero si hay un personaje peculiar y gracioso a la vez es el de Tiffany Dogget (Taryn Manning). Después de ser encarcelada por cargarse de un tiro a una doctora de una clínica de un centro de abortos y ser proclamada sin quererlo ni beberlo como la nueva mesías por un grupo de fanáticos religiosos, Dogget, se cree en posesión de la palabra de Cristo y en sus discursos recuerda mucho a los típicos sermoneadores americanos que hacen de cada homilía puro espectáculo. Con ella asistiremos a los eternos debates ciencia VS religión y a situaciones realmente hilarantes, como el capítulo en que se cree que es capaz de sanar enfermedades tocando a la persona.

También destaca George Mendez (Pablo Schreiber), es uno de los guardias de la cárcel y podría ser calificado como el malo malísimo de esta serie, aparte de traficar con drogas dentro de la cárcel involucrando a algunas  reclusas como sus «camellos» se trata de un señor realmente desagradable y machista que trata a las allí internas como objetos sexuales, tal vez por eso le apodan como «Pornstache». Quizás lo gracioso de este personaje reside precisamente en eso, en lo desagradable que es, porque mira que es asqueroso, y en lo patético que resulta.
Y por supuesto, hay que mencionar a Alex Vause, mujer explosiva y de armas tomar, es la debilidad de Piper, la mujer por la que acabó encarcelada y con la que mantendrá momentos de mucha tensión en la serie. Alex actúa como un suministrador de realidad para nuestra protagonista principal, la que le hará darse cuenta de que no es tan buena persona como cree que es, aunque también  se convertirá en una especie de confidente y en una persona en la cual confiar porque no hay más remedio.
 A lo largo de la temporada se ve una relación amor-odio que le da mucho juego a la trama.

Esto es solo un aperitivo, podría estar nombrando a más personajes pero tampoco se trata de abrumar, se me ocurre a las que he calificado como la mafia latina o al bando negro, personajes carismáticos que protagonizan subtramas realmente divertidas y algunas incluso truculentas.

Y es que una de las virtudes de «Orange is the new black» es que no solo se limita a contar la historia de su protagonista, que ya de por si da para mucho, como sus problemas con Larry cuando aparentemente todo estaba bajo control, el estancamiento de un negocio que tenía en marcha o la evolución del propio personaje que poco a poco va degenerando en una Piper más agresiva y menos santurrona, sino también las historias de sus compañeras, que poco a poco acabarán convirtiéndose en su nueva familia o el micromundo que se crea dentro de la cárcel donde estar en posesión de una barrita de chocolate Kinder puede ser crucial para sobrevivir o todo lo que sucede en el exterior mientras Piper está presa.

Además, otro factor interesante de la serie es el uso que hace de la ironía para criticar el sistema penitenciario estadounidense, donde la corrupción está a la orden del día, porque no hay que olvidar que «OITNB» está basada en hechos reales, concretamente en la experiencia de Piper Kerman, quien también publicó un libro contando sus memorias sobre la vida en la cárcel.

Por todo ello, os recomiendo que no os perdáis esta joya de serie que ha resultado ser la revelación de este verano firmando ya por una segunda temporada, aunque para ello tendremos que esperar al verano que viene.

 Javier González (@javigg91 )
3 comments
RecapBlog
RecapBlog
ADMINISTRATOR
PROFILE

Quizás te pueda interesar...

¡Comenta el capítulo con nosotros!