Reign 1×03: La dramática vida de una reina adolescente

Reign 1×03: La dramática vida de una reina adolescente
Vuelve Reign esta semana con un capítulo más,. Cuidado si sigues leyendo, ¡alerta de spoilers!

Empieza fuerte el capítulo, con una escena que no afecta de forma directa a las vidas de adolescentes en la corte que llevan Mary (Adelaide Kane) y sus amigas: el ataque de Inglaterra a Escocia. Mary es la reina de Escocia, y aún siendo apenas una adolescente, es responsable por situaciones así, sobre todo porque su relación con Francia debería ser íntima ahora que convive con ellos y va a casarse con Francis (Toby Regbo). Sin embargo, Francia no está respondiendo bien, y vemos de primera mano al personaje del rey de Francia (Alan Van Sprang) en una situación en la que por una parte conocemos lo conocemos un poco más, que ya nos lleva sorprendiendo desde el primer momento, y que nos seguirá sorprendiendo a lo largo del capítulo, y no favorablemente, y por otra sentimos un nuevo respeto por Mary y la vemos más en su papel de reina.
Se desarrolla una relación entre Mary y el hijo del rey de Portugal, Tomas (Manolo Cardona), el interés amoroso de una de las compañeras de corte de la reina, que ocurre demasiado deprisa, pero por razones que son evidentemente prácticas para resolver la situación política. Seguramente a muchos les guste la inclusión de este personaje, tan ‘exótico’ entre los demás personajes y mucho más picante que cualquiera de los demás posibles pretendientes de Mary (eso sí, si el rey fuese uno, ganaría él). Nos muestran a una Mary mucho más madura y menos ingenua de lo que podría haber parecido tan sólo hace un capítulo. Está muy bien reflejada la transición del personaje en tan pocos tiempo, de niña protegida a mujer con responsabilidades… a reina. 
Greer (Celina Sinden), la primera interesada en Tomas, abre la visión de los demás personajes que viven y trabajan en el castillo, comenzando una relación en secreto por su reputación, con uno de los cocineros. Se les ve encandilados uno con el otro, pero el personaje de Greer no puede mantener ninguna relación que pudiese perjudicarla tanto socialmente, pero aún así se ve la frustración e interés de ambos. ¿Cómo acabarán?
Este modelito muy del siglo XVIII no parece…
La banda sonora de la serie es algo que debe mencionarse, porque es elegida de forma muy inteligente. En este capítulo escuchamos Pompeii de Bastille, que parece que concuerda a la perfección con la época que estamos viviendo en esta serie, aunque no debería en absoluto. Pero son estos toques modernos los que hacen que una serie basada en una época tan diferente a la actual nos parezca más que relevante. 
Además, el vestuario en este capítulo también es inconsistente con la época, siguiendo el estilo de reinterpretar el pasado que trata de seguir la serie, llegando a un límite insospechado en el baile de la corte, con Mary llevando un vestido que bien podría ser de los años 60. Se repite esta inconsistencia histórica todo el capítulo, de una forma incluso más evidente que los dos capítulos anteriores. Se han tomado MUCHAS libertades en este sentido, pero da por supuesto una energía más actual a la serie, con elementos que atraen estéticamente a un público muy amplio. 

Sin duda el clímax de ésta tercera entrega han sido los últimos minutos, con la aparición de Bash (Torrance Coombs), mandado en una misión para finalmente defender a Escocia en la guerra frente a Inglaterra, herido en el castillo tras haber sido derrotados en su intento de defensa. 
El momento donde nos damos cuenta que Mary ya no es la misma que conocimos en el primer capítulo en el convento es cuando duda de romper su compromiso con Francis, con quien está empezando a tener una verdadera relación, y finalmente lo hace, para salvar su país. Vemos a un Francis más sensible y también transformado desde el inicio de la serie, dolido por la situación, y nos hace empatizar con su personaje más que antes. El precioso momento en el jardín con Mary, su primer beso, no se olvidará, porque marca un momento clave en la relación que se ha estado desarrollando y que no va a acabar, a pesar de el final. Para los fanáticos de esta relación, ¡este capítulo habrá sido difícil!
Pero, ¿qué significado tienen las visiones de Nostradamus (Rossif Sutherland)? Porque, si lo que les dijo en el baile a las chicas fuera cierto, significaría que la unión entre Mary y el futuro rey de Portugal estaba destinada, aunque creo que muchos esperamos que no acabe así. ¿Qué dirección tomará la serie con este cambio inesperado? Sobre todo después de ese beso agridulce en los jardines del castillo al atardecer. Sólo podemos esperar a ver qué nos deparará la próxima semana, pero, al menos yo, lo haré impacientemente. (¡Vídeo promocional del próximo capítulo abajo!)
Cristina Barba @cristina_barba

1 comment

Quizás te pueda interesar...

¡Comenta el capítulo con nosotros!