Sherlock 4×03: My Baker Street boys

Sherlock 4×03: My Baker Street boys

Puede que este haya sido el último capítulo de la historia de ‘Sherlock’, y vaya capítulo. Hemos disfrutado con cada segundo de este problema final, así que vamos a comentarlo sin más dilación.

spoiler-alert

¿Por dónde empezamos? Una vez más esta serie ha sido capaz de envolvernos en su trama durante más de lo habitual, ya que estos capítulos tienen una duración más cercana a la de una película que a la de una serie. «The Final Problem» nos ha descubierto al Sherlock (Benedict Cumberbatch) de la infancia hasta llegar al Sherlock de otras adaptaciones de las novelas de Sir Arthur Conan Doyle. Hemos podido conocer los traumas que acechan a nuestro Sherlock, y así hemos podido comprender cómo es un poco mejor. Y es que ni si quiera él sabía que tenía una hermana pequeña, y mucho menos los sucesos que llevaron a su olvido, pero me estoy adelantando a los acontecimientos. 

El capítulo empieza directamente en un punto alto de la trama, cautivándonos desde el primer momento. Y es que Moriarty (Andrew Scott) tiene el control de un avión repleto de pasajeros inconscientes y tripulación del mismo modo, donde la única persona despierta es una pobre niña pequeña. Esta situación se va entremezclando con el resto del juego durante todo el episodio, aunque durante las apariciones de la pequeña en el avión había algo que no cuadraba. Si de verdad la niña se encuentra en esa situación, ¿se sentaría en el suelo para tomarse un zumo mientras pide ayuda a Sherlock? Pero me estoy volviendo a adelantar. 

El capítulo gira en torno a Eurus Holmes (Sian Brooke), la hermana pequeña de Sherlock y Mycroft (Mark Gatiss). Mucho más lista que sus hermanos, estaba obsesionada con Sherlock y le creó diversos traumas, incluido la desaparición de su perro Barba Roja. Por todo ello decidieron institucionalizarla cuando era aún una niña, sin permitirla salir desde entonces. Es en esa prisión donde ha elaborado un plan para desestabilizar a su hermano, y es que por mucho que pasaran los años su obsesión nunca decreció. El plan comienza con hacer estallar el 221B de Baker Street, y hemos de reconocer que a todos se nos ha encogido el corazón cuando hemos visto desaparecer la casa que tanto ha supuesto en esta historia.

Ella sabía lo que pasaría entonces, que sus hermanos irían a buscarla a la prisión. Es entonces cuando comienza el juego, uno en el que todos los pasos están planeados. Y es que incluso nos han hecho creer que Moriarty aún vivía para después descubrirnos que toda su implicación estaba previamente grabada. Y es que Mycroft cometió un gran error al presentar a los dos mayores enemigos de Sherlock Holmes. Poder ver de nuevo a Andrew Scott ha sido, sin duda, una de las tantas delicias de este episodio. Empieza el juego.

Primera prueba. Mycroft, Sherlock y John (Martin Freeman) disponen de una pistola con la que o bien Mycroft o John deben asesinar al director de la prisión en la que se encontraba Eurus encerrada. En caso de que ninguno de ellos lo haga, ella matará a la mujer de dicho director. Finalmente, ninguno de los dos es capaz de hacerlo y el director se suicida para así salvar la vida de su mujer, pero al no haberlo matado ninguno de los dos Eurus mata igualmente a la mujer. Así, les muestra que con tan de tener «limpias» sus conciencias han condenado a dos personas que no tenían por qué morir.

Segunda prueba. Los mismos tres personajes se encuentran con una foto de una persona que ha sido asesinada, el arma del crimen y los tres posibles asesinos, hermanos entre ellos. Con su lógica y su deducción deben condenar al asesino, ya que Eurus matará al que ellos consideren culpable. Entre los tres son capaces de deducir cuál de ellos fue pero ella los mata a todos igualmente, puesto qué más da si matas a alguien inocente o a alguien culpable sino el hecho de haber cometido el crimen.

Tercera prueba. Se les presenta un ataúd y deben descubrir de quién es. Fácilmente llegan a la deducción de que se trata de Molly (Louise Brealey), y es entonces cuando pueden ver imágenes de su casa en directo en la que hay una bomba, que estallará al finalizar la cuenta atrás si Sherlock no es capaz que le diga «I love you».  Lo consigue a 2 segundos de la cuenta atrás, pero era todo inútil ya que nunca hubo ninguna bomba. Eurus únicamente quería que Sherlock la dañara emocionalmente, para distanciarlo de todos aquellos con los que tiene alguna conexión.

Cuarta prueba. A partir de entonces sólo podrán seguir jugando dos, así que Sherlock debe elegir si mata a su hermano o a su mejor amigo. Pero, a pesar de la insistencia de Mycroft para ser el asesinado, Sherlock está decidido a quitarse la vida a sí mismo para así acabar con un juego que nunca podrá ganar.

Última prueba. Sherlock debe salvar a John, encadenado en un pozo donde también se encuentran los huesos de Barba Roja, puesto que se encuentran donde todo empezó, en la casa de la infancia de los hermanos Holmes. Es entonces cuando Eurus le hace recordar que nunca pudieron tener un perro porque su padre era alérgico, y en realidad Barba Roja era su mejor amigo Víctor. La pequeña hermana estaba celosa porque Sherlock nunca quería jugar con ella, y entonces se deshizo del problema. Y ese es el motivo por el que durante todos los episodios de ‘Sherlock’ hemos podido ver temáticas relacionadas con el agua. Es entonces cuando el detective se da cuenta de que durante todo el tiempo la niña del avión no existía, sino que era su propia hermana pidiendo ser salvada. Y así es como Sherlock le hace saber que no está sola y le pide ayuda para finalmente poder rescatar a John del pozo.

Sin lugar a dudas ha sido un episodio lleno de emociones y tensiones. Sherlock y Eurus son capaces de entablar una relación a través del violín, y los padres de los hermanos Holmes descubren entonces que su hija no estaba muerta como siempre pensaron. John y Sherlock, ayudados por la señora Hudson (Una Stubbs), reconstruyen su hogar y es entonces cuando encuentran un segundo CD de Mary (Amanda Abbington) que hace un perfecto discurso de recapitulación mientras vemos diversas imágenes de los protagonistas. «My Baker Street boys… Sherlock Holmes and Mr. Watson.»

Y eso ha sonado completamente a una despedida. ¿Creéis que este será el último episodio de la serie? Por primera vez no termina con un gran ‘cliff-hanger’ sino que se ha despedido como debe hacerlo toda serie. Hemos podido ver como Sherlock llamaba por primera vez al Inspector Lestrade (Rupert Graves) por su nombre de pila y, además, este manifiesta la evolución del personaje de Sherlock que todos hemos podido ver durante estos 13 capítulos.

                                                   1×01 – «A Study In Pink»

                                           4×03 – «The Final Problem»

Antes de terminar, me gustaría que inviertiéramos un momento en apreciar lo genial que es la señora Hudson y poder verla en nuestras pantallas.

GIF

¿Qué os ha parecido el episodio? ¿Os ha gustado como despedida? ¿Creéis que veremos más de ‘Sherlock’? ¡Animaos a comentar vuestras impresiones con nosotros!

8 comments

Raquel
Raquel
AUTHOR
PROFILE

Quizás te pueda interesar...

¡Comenta el capítulo con nosotros!