El síndrome de la lesbiana muerta

El síndrome de la lesbiana muerta

Existe un recurso común en las series de televisión llamado “The Dead Lesbian Syndrome“, que va de la mano de otros como “Todos los gays son promiscuos” y en ocasiones de “El sexo es malo, y punto“. Ser miembro de la comunidad no-hetero es difícil en la vida real, pero la ficción en ocasiones puede ser mucho más vengativa. ¿Tienes algún personaje favorito que no sea heterosexual o cis-género que aún siga vivo? Si es así, celébralo, y si no, aquí estamos para llorar su pérdida. A continuación habrá ‘spoilers‘ de ‘The Walking Dead‘, ‘The 100‘, ‘Buffy Cazavampiros‘, ‘Anatomía de Grey‘ y ‘The Vampire Diaries‘.

spoiler-alert

Hay series que se respaldan en la idea de que las tramas y circunstancias en las que están los personajes implican que cualquiera podría morir. Es el caso de series como ‘The Walking Dead‘, donde esta semana uno de los pocos personajes homosexuales muere de manera abrupta instantes después de tener una pequeña revelación personal. Podría decirse que cada persona que muere en esta serie, que no son pocos, lo hacen bajo las mismas características: abrupto y tras un desarrollo personal interesante, lo cual hace que sea más abrupto e interesante aún. Aunque series como esta maten a personajes heterosexuales y con identidades de género que se aferran a los moldes tradicionales de manera constante, no quita que duela personalmente. Como una flecha atravesándote el ojo, la pérdida de un personaje LGBT en televisión es una pérdida enorme. La razón: no hay suficientes como para ir matándoles así porque sí.

En el mundo creativo, donde se desarrollan personajes de manera constante, ya sea el de la televisión, el cine o incluso los cómics, al crear un personaje LGBT en muchas ocasiones este necesita “una razón” para existir. Es por ello que muchos personajes de la comunidad son secundarios o tienen un papel que dura un capítulo, sirviendo simplemente de recurso temporal para avanzar una trama en particular, no para desarrollarse personalmente. El concepto de “Dead Lesbian Syndrome” se concibió por primera vez en la serie de los 70 ‘Executive Suite‘, donde una mujer muere atropellada por un camión poco después de descubrir que es lesbiana. Sí, era otra época, pero ese atropello simboliza a la perfección el recurso de la televisión actual de martirizar a personas que no son heterosexuales ni cis-género hasta tal punto que su muerte les daría el toque de drama más profundo de su personaje. Es duro imaginarse que los guionistas de tu serie favorita consideran a ciertos personajes como meros catalizadores de la acción por quién se acuestan, pero el mundo va mejorando.

Porque va mejorando, ¿no? La representación de personajes LGBT en las series de televisión está en constante crecimiento y ojalá así siga, pero parece que las muertes innecesarias de estos personajes también están en crecimiento. Hay series en la actualidad que nos hacen recobrar la fe en la representación como ‘How To Get Away With Murder‘ o ‘Crazy Ex-Girlfriend‘ que desarrolla personajes fascinantes para los cuales su orientación sexual es una característica más. Incluso ‘The Vampire Diaries‘ ha mantenido viva a la pareja de lesbianas vampiras durante esta temporada (crucemos los dedos que así siga), y eso que también tienen fama de matar a personajes por doquier. Ejem, toda la familia Gilbert, ejem. En definitiva, es posible que personajes gays, bisexuales, etc, sobrevivan al mundo de la ficción, aunque a veces no lo parezca.

Anatomía de Grey‘ ya lo hizo con Callie (Sara Ramirez) saliendo del armario como bisexual, ahora en una relación con una mujer. No es necesario que cada personaje no-heterosexual sea un símbolo de la comunidad LGBTQIA+ (lesbiana, gay, transexual, queer, intersexual, asexual y más) ni que exista para atraer a un público más diverso, simplemente son, o deberían ser, un reflejo de la realidad. Tara (Amber Benson) murió en ‘Buffy Cazavampiros‘ de una manera muy poco merecida y que marcó la trayectoria de su pareja, Willow (Alyson Hannigan), de forma espectacular. El personaje de Tara es un hito en la televisión americana porque su relación con Willow se desarrolló sin caer en estereotipos y sin sexualizar a los personajes, durando más que cualquier otra pareja ficticia de lesbianas en esa época. Sin embargo, cuando la tragedia llegó, ella fue la única víctima. Otros personajes mucho menos esenciales y trascendentales siguieron vivos pero Tara no sobrevivió. En una muerte sangrienta e inmerecida, Tara se convierte en la razón de la locura y consecuente desarrollo personal de Willow, dejando atrás su personalidad independiente para pasar a ser un símbolo.

Una de las muertes que más ha sacudido el mundo seriéfilo en las últimas semanas ha sido la de ‘The 100‘. Aunque no veas la serie, probablemente estés al tanto de esta mediática muerte, porque la reacción fue intensa e instantánea. Poco después de llevar su relación a otro nivel (*guiño guiño*), la felicidad del momento es destruida por el dramático ataque que acaba con su vida. Parece que el sexo entre mujeres a veces tiene que tener consecuencias algo terribles. Recuerda a su manera a cómo murió Tara en ‘Buffy Cazavampiros‘, momentos después de dar un paso en una dirección positiva para su relación. Uno de los elementos más trágicos de lo ocurrido en ‘The 100‘ es que la pareja era un emblema para la televisión actual: la protagonista es bisexual y su relación surgió de manera más natural que algunas de las otras relaciones heterosexuales de la serie. El quitar de en medio a la mitad de la ecuación así es cruel, y tras el ruido en redes sociales causado por lo ocurrido, el creador Jason Rothenberg se disculpó públicamente.

“Su relación tenía mucha más importancia de la que pensaba. Esa representación tan importante desapareció por culpa de una bala.”

The 100‘ revoluciona en su representación de la comunidad bisexual, pero deshacerse de un personaje LGBT tras un momento de felicidad máxima es más trágico que si le hubiese ocurrido a uno heterosexual porque este representa mucho más.

¿Cómo se supera este bache? La reacción de los fans cada vez se escucha más, y seguir haciendo ruido cuando las cosas no nos gustan es necesario. Pero también lo es que se consulte con personas LGBTQIA+ a la hora de crear y desarrollar (e incluso matar) a personajes de la comunidad en la televisión. No solo se necesita diversidad en la representación sino detrás de las cámaras, ofreciendo perspectivas y narrativas que provengan desde realidades existentes, para así tener todos los ingredientes necesarios para no fallar como lo siguen haciendo.

¿Tú qué opinas? ¿Crees que el problema de las muertes de personajes LGBT no lo es tanto? ¿Cuál ha sido la muerte de un personaje no-hetero que más daño te ha hecho? ¡Comentemos!

2 comments

Quizás te pueda interesar...

¡Comenta el capítulo con nosotros!