Supergirl 3×23 Season Finale: Despedidas

Supergirl 3×23 Season Finale: Despedidas

¿Os podéis creer lo que acaba de ocurrir en ‘Supergirl‘? Después de todas las especulaciones que hicimos y de la esperanza de que alguien pusiera fin al rollazo vainilla que ha supuesto esta temporada… no ha pasado nada. Hablemos de ello.

Han sido 40 minutos de auténtico desperdicio, rollo absoluto, giros esperados y guion fácil. Una auténtica decepción después de lo buena que ha sido la temporada (antes de que se enfocaran hacia el final de temporada y todo perdiera el sentido). Después de 20 o 30 muertes de Reign (Odette Annable), un viaje en el tiempo y muchas decisiones cuestionables, Supergirl (Melissa Benoist) ha conseguido derrotar a las Worldkillers solo para crear una nueva versión de sí misma pero en negativo que será, probablemente, el malo de la próxima temporada. No sé si estamos preparados para aguantar tales mamarrachadas.

Y apostábamos por la muerte de varios personajes, teniendo en cuenta que había 3 que estaban ahí ahí al borde de su final: o bien Sam (Annable) o bien Alura (Erica Durance), puesto que teníamos claro que le llegaría su hora a M’yrnn (Carl Lumbly). Al final solo ha sido él, el padre de J’onn (David Harewood) el que ha mordido el polvo, además de la manera menos emocionante del mundo y finalmente su esfuerzo no ha valido para nada.

Y para sustituir las muertes con más azúcar y menos ácido, ha habido una cantidad de despedidas. Mon-El (Chris Wood) se ha vuelto con la Legión a pesar de que su matrimonio con Imra (Amy Jackson) lo consideramos finiquitao, y su relación con Kara (Benoist) se mantiene difusa. Ahora se quieren, ahora son demasiado responsables de la gente que les rodea como para enamorarse. Y se confirma que Wood no volverá en la siguiente temporada, por lo que ha sido un final bastante extraño… Esta serie se desmorona.

Con Mon-El se va Winn (Jeremy Jordan), que tras tres temporadas pasa a ser recurrente y le veremos menos. Ha descubierto que es un genio y que en el futuro sus inventos son muy valorados. Esta segunda versión de las Legendas del Mañana me resulta aburridísima.

También se va Alura, de vuelta a Argo, y J’onn, que se baja del pedestal en el que estaba subido como director de la DEO y se convierte en… ¿sacerdote? No ha quedado claro qué significa exactamente seguir los pasos de su padre. Esto coloca a Alex (Chyler Leigh) como directora y le pasa mayor responsabilidad bajo la trampita de que va a tener más tiempo para formar una familia… ¿estamos de broma? Parecía un chiste según lo decía, J’onn siempre ha salido y puesto su vida en peligro mientras estaba al cargo de la organización, ¿en base a qué no va a hacerlo Alex? Tenía que haber rechazado el puesto…

¿Qué os ha parecido a vosotros el capítulo? ¿Creéis que la temporada se salva o que los últimos episodios la han dejado completamente destrozada y lejos de cualquier ayuda? ¿Será el Harun-El, que ya podemos desenmascarar como kriptonita negra, que Lena (Katie McGrath se ha quedado la clave para convertirla a ella también en la mala que los guionistas están empeñados en crear?

Comentad con nosotros y nos vemos por aquí, comentando otras tantas series.

Marina Ortiz
Marina Ortiz
ADMINISTRATOR
PROFILE

Quizás te pueda interesar...

¡Comenta el capítulo con nosotros!