How to Get Away With Murder 4×03: Vuelta al mundo real

How to Get Away With Murder 4×03: Vuelta al mundo real

Los intereses de nuestros protagonistas cobran protagonismo y nosotros intentamos seguir el ritmo para no perdernos. Esta semana toca aterrizar en la vida laboral y las crisis existenciales, e ir resolviendo pieza a pieza el puzle en forma de flashforward al que ya estamos acostumbrados.

Annalise (Viola Davis) vuelve a la carga y al panorama judicial con más energía que nunca. La abogada se da cuenta de que tiene que ponerse al día y volver a ser relevante. Trabaja como abogada de oficio para un caso un tanto peculiar, en el que su cliente está acusado de matar a la madre de su hija. Annalise mantiene la versión de la defensa: la mujer se suicidó, sufría depresión postparto.

En realidad, esta trama es una excusa para señalar los encontronazos de Annalise con sus otrora compañeros, Bonnie (Liza Weil) y Frank (Charlie Weber) y, lo más importante, devolver al personaje su imagen de mujer luchadora y ambiciosa. Annalise consigue dejar en evidencia a su jefa en el juicio, delante de todo el mundo, y manifiesta sus intenciones de forma contundente: está dispuesta a denunciar al propio gobierno estatal y a quien corresponda del sistema judicial. ¿Quién dijo miedo?

Por otra parte, cada uno de los antiguos becarios de Annalise busca su hueco en el mismo mundo que su exjefa. Laurel (Karla Souza) quiere mejorar el mundo, Michaela (Aja Naomi King) quiere ser la mejor, Asher (Matt McGorry) asegura que lleva el mundillo en la sangre, y Oli (Conrad Ricamora) se busca las habichuelas por su cuenta, ofreciendo sus servicios informáticos a quien se le ponga delante.

El único que no está tan centrado ni dedica cada uno de sus esfuerzos a conseguir un trabajo es Connor (Jack Falahee) que, a pesar de la intervención de sus amigos -y Frank- y la insistencia de Oli, solicita el reembolso de su matrícula de estudiante. ¿Qué le deparará el futuro? ¿Qué decisiones tomará a partir de ahora?

Michaela, por su parte, empieza su nuevo trabajo en LA compañía, Caplan & Gold, bajo la atenta mirada de Laurel, quien le pide que busque algo turbio en los documentos que atañen a la empresa de su padre, empresa que Caplan&Gold defiende. Además, Michaela tiene un gran reto en su nuevo puesto: demostrar que es la mejor a través de una competición de becarios. Una de las socias del bufete le deja saber que apostó por ella, que tiene que machacar a su excompañero de clase porque si él pierde, “he sucks”, pero si ella pierde…

Michaela, haciendo gala de su espíritu competitivo, hace los deberes y no decepciona a su nueva jefa, quien (oh, casualidad) lleva el caso de la empresa del padre de Laurel. ¿Qué descubriremos en el próximo episodio?

Lo que hemos descubierto en el fugaz flashforward al final del episodio es que alguien ha muerto, y que es un chico. ¿Será otro de los protagonistas? ¿Alguien que todavía no hemos conocido? ¿Por qué está Michaella manchada de sangre? ¿Dónde está Annalise? Parece que la calma no es amiga de esta pandilla…

Elisa
Elisa
ADMINISTRATOR
PROFILE

Quizás te pueda interesar...

¡Comenta el capítulo con nosotros!