How to Get Away with Murder 4×11: “He’s a bad father”

How to Get Away with Murder 4×11: “He’s a bad father”

Dos tramas con conflictos parentales toman forma esta semana en How to Get Away with Murder. En uno de ellos, Laurel (Karla Souza) intenta recuperar la custodia de su propio hijo, al que todavía no ha conocido, y que ahora se encuentra bajo la tutela de papá Castillo (Esai Morales).

Arranquemos donde lo dejamos la semana pasada: Laurel contacta con su madre, Sandrine (Lolita Davidovich), a través del teléfono de Dominick (Nicholas González). Frank (Charlie Weber) y Annalise (Viola Davis) están preocupados por lo que la madre de Laurel pueda deducir de esa llamada, pero ella los tranquiliza: Sandrine está dispuesta a colaborar con su hija para recuperar a su recién nacido, que ahora está bajo la custodia de Jorge Castillo tras un par de tretas.

El juicio parece ir a favor de Laurel, que hace una emotiva declaración en el juicio; incluso Sandrine demuestra ser solvente ante el duro interrogatorio de Annalise, que exprime al máximo las desventajas de utilizarla como testigo para su caso. La otra parte sólo tiene una carta que jugar: Isaac (Jimmy Smits). El abogado del todopoderoso señor Castillo saca a la luz el suicidio de la hija del psicólogo y revela que se ha reabierto el caso con Isaac como sospechoso. Esto destroza a todos los que están a favor de Laurel y manda el caso al garete: la jueza decide que no hay pruebas suficientes que acrediten la competencia de Laurel como madre adecuada (a pesar de que parecía haberse demostrado que papá Castillo tampoco es una elección óptima).

Esto afecta seriamente a Isaac, a quien Annalise va a visitar más tarde para que los espectadores descubramos que no se encuentra en el mejor de sus estados.

Laurel se viene abajo y, ya de vuelta en el piso, se refugia en su madre, quien la consuela diciéndole que “bebé Wes” estará pronto con ellas. Bonnie (Liza Weil), por su parte, ha estado investigando el registro de llamadas de Wes. En esa línea no ha encontrado demasiado, pero siguiendo el rastro de una dirección que el joven había buscado antes de morir encontró un vídeo de Wes reuniéndose con, ni más ni menos que, Sandrine. ¿Qué oculta mamá Castillo? ¿Qué relación tenía Wes con ella y Dominick? ¿Cómo le sentará este descubrimiento a Laurel?

La otra trama paternofilial que se nos presenta en este episodio es la de Nate (Billy Brown) con su padre (Glynn Turman). Resulta que el señor Lahey es un preso que lleva encarcelado un montón de tiempo. Annalise quiere que forme parte de su demanda colectiva para darle una sacudida al sistema, y el anciano se vuelve bastante agresivo. Annalise le pide a Nate que vuelva a hablar con él, que necesita una evaluación psiquiátrica y eso no hará más que intensificar su demanda. Finalmente, Lahey senior firma la autorización. Esto no ha hecho más que empezar.

¿Qué os ha parecido el capítulo? ¿Os ha enganchado o estáis desconectados de esta temporada? ¡Comentad con nosotros!

Elisa
Elisa
ADMINISTRATOR
PROFILE

Quizás te pueda interesar...

¡Comenta el capítulo con nosotros!