Mitad de la 3ª temporada de ‘Brooklyn Nine-Nine’: Polis buenos

Mitad de la 3ª temporada de ‘Brooklyn Nine-Nine’: Polis buenos

Aunque a día de hoy los Globos de Oro no le presten la misma atención que le diesen tras su estreno, ‘Brooklyn Nine-Nine’ está en plena forma. De hecho, como comedia está a un nivel muy superior que otras competidoras que si reciben ese amparo mediático que por alguna razón a la serie de Andy Samberg se le ha negado. Pero aquí estamos nosotros para hacer proselitismo de ella y del avance de su tercera temporada. Comenzamos.

spoiler-alert

Algo que exploraremos más adelante en la columna de este fin de semana, una de las tesis que el que aquí escribe mantiene es la de la pérdida de la esencia de la comedia televisiva como tal. La que corresponde a la auténtica esencia del formato, hacer reír al espectador. No ofrecerles una historia entrañable y familiar, no erigirse como voz de una generación, no presentar de forma empática temas de justicia social. La risa como principal recompensa de un entretenimiento honesto y directo. Algo que series tan vanagloriadas como ‘Friends’ conocían a la perfección y que en base a ello se debe gran parte de su halo de leyenda.

En la última década hemos tenido ejemplos más o menos regulares como ‘The Office’, ’30 Rock’, ‘Community’ o ‘Parks and Recreation’, siendo esta última la más tardía en concluir y la que deja una sensación de vacío definitivo con respecto a una era dorada del género de comedia. Por suerte, como vestigio de una época mejor permanece resiliente la ‘Brooklyn Nine-Nine’ de Dan Goor y Michael Schur, responsables de las primera y última citadas, ahora acompañada de la también desternillante ‘Unbreakable Kimmy Schmidt’ de Tina Fey y Robert Carlock. Por eso nos vemos obligados a defenderla con tanta vehemencia.

BrooklynNineNine2

A pesar de que comenzamos la temporada con un vaivén de capitanes, empezando por el interpretado por Bill Hader, seguido de El Buitre y volviendo a nuestro amado Raymond Holt (André Braugher), la estabilidad se ha instaurado en ‘Brooklyn Nine-Nine’ de nuevo aceptando la relación entre Amy Santiago (Melissa Fumero) y Jake Peralta (Andy Samberg) como parte del ‘status-quo’. ¿Significa esto que la serie ha derivado a una comedia romántica, perdiendo su esencia por el camino, como ha sucedido con otras a la hora de oficializar parejas estables en sus tramas? Ni mucho menos.

Sirva el último episodio como mejor ejemplo de lo que queremos exponer. Estamos ante un episodio navideño, excusa perfecta para la mayoría de las series para lanzarse al reino de lo ñoño y lo familiar sin mirar atrás ni tener remordimientos, pero la serie de FOX no tiene planeado nada de eso para si misma. Si bien hace sus concesiones a la trama de pareja que tiene en curso, ¿en qué centra el episodio? Pues en un gigantesco homenaje a ‘La Jungla de Cristal’, película navideña por excelencia tanto del protagonista de la serie como de un servidor.

BrooklynNineNine1

Ni un centro comercial en el que hacer las compras navideñas de última hora es el Nakatomi Plaza, ni Charles Boyle (Joe LoTruglio) es el John McClane de Bruce Willis – ¡no se sabe ni su frase! – pero eso no significa que este homenaje no haya sido un entretenimiento constante para los espectadores así como una fuente de diversión directa por los cuatro costados. Sin caer en la espiral metarreferencial en la que se llegó a convertir ‘Community’, lo que provocó el desapego de parte de la audiencia y su caída en los ‘ratings’, esta serie ofrece algo distinto del resto de la parrilla en abierto ofreciendo al espectador lo que quiere y lo que se merece: las risas.

Os retamos a encontrar un objetivo más loable.

BrooklynNineNine5

Quizás te pueda interesar...

¡Comenta el capítulo con nosotros!