Orphan Black Series Finale: Goodbye, ‘sestras’

Orphan Black Series Finale: Goodbye, ‘sestras’

Tras cinco años de emisión, toca decir adiós a Orphan Black. La historia de todas las ‘sestras’ se despide con un final emotivo, cerrado y a la altura. ¿Cogemos los pañuelos y comentamos?

Nuestras clones favoritas se han despedido definitivamente. Hemos tenido un final repleto de momentos mágicos, donde nada se dejaba suelto y más de uno nos hemos emocionado con esa reunión final de (casi) todas las hermanas.

Tal es así que apenas se ha empleado la mitad de duración del capítulo para cerrar de una vez por todas la trama de DYAD. Si no habíamos tenido suficientes muertes en esta temporada, sumemos ahora la de la doctora Coady (Kyra Harper), brutalmente eliminada gracias a la colaboración tácita de Helena (Tatiana Maslany) y Art (Kevin Hanchard), y la de el doctor ‘creepy’ (Stephen McHattie) que ha gastado su último cartucho intentando ahogar a Sarah (Tatiana Maslany) bajo una cortina. Creíamos que la íbamos a perder, pero ha sido más lista y no ha dudado en disparar y, por fin, deshacerse del psicópata.

Una vez fuera las dos últimas piezas del puzle, Helena ha tenido vía libre por fin para dar a luz a sus dos hijos. Sorprende un poco que tras toda la sangre perdida y todo lo que ha sufrido la pobre ambos salgan totalmente ilesos y en perfecto estado de salud, pero vamos a concederle al menos esta ración de felicidad al personaje y a olvidar esto.

Orange y Purple, nombres en un principio de los dos infantes, no pintaban del todo mal. Al fin y al cabo, como bien apunta Donnie, hay gente que se llama Violet o Rose. Sin embargo, el gran homenaje que finalmente ha hecho Helena nos ha parecido brillante, llamándoles Donnie y Arthur a sus bebés, haciendo referencia como ella dice a “dos grandes hombres”.

La vida sigue, y ahora nuestras clones deben seguir adelante como puedan. Así, Sarah parece decidida a tomar por fin los exámenes para poder graduarse (quieras que no, pasarse la vida huyendo de unos psicópatas y aprender que tienes unos clones como tú por ahí pululando quita tiempo de estudio…). Sin embargo, el miedo y la ausencia de Siobhan (Maria Doyle Kennedy), su principal empuje en la vida, logran imponerse y se da la vuelta, dejándonos a todos con el corazón en un puño, pero entendiendo sus motivos. La ausencia de su madre, y abuela de Kira (Skyler Wexler), pesa aún sobre ella. La casa se siente vacía, y por ese motivo Sarah parece convencida de venderla y mudarse a otro lugar donde no existan tantos recuerdos de S.

Estableciendo, a su vez, un inesperado paralelismo, el episodio nos enseña una escena en la que madre e hija, aparcadas frente a un centro médico, debaten sobre la posibilidad de tener o no a la hija que Sarah llevaba entonces en su vientre. Finalmente ella decide tenerlos, respaldada en todo momento por su madre. Años más tarde, Helena se encuentra dando a luz y en esta ocasión es Sarah su principal apoyo. Ha sido muy bonito verlo reflejado y siempre agradecemos poder tener en pantalla a Siobhan aunque sea en forma de ‘flashbacks’.

Pero sin duda la escena más poderosa, emotiva y significativa de la temporada y quizá de la serie es la que ilustra esta ‘recap’. Esa reunión con gran parte de las hermanas, intentando hacer razonar a Sarah sobre la decisión (errónea) que ha tomado, y a su vez reflejando su propia incertidumbre. Ninguna de ellas es una madre ni una protectora perfecta, como bien apuntan Helena (Maslany) y Alison (Maslany). Es más, Cosima (Maslany) incluso reconoce no tener instinto maternal, algo que casa perfectamente con su personaje y que nos demuestra que cada mujer es libre de tomar decisiones respecto a su cuerpo y la forma que tiene de llevar su vida.

Por su parte, Felix (Jordan Gavaris) tiene una reunión privada con Rachel (Maslany). Agradecemos que sea el único quien aún aboga por redimirla y es bonito verlo. Sin embargo, hubiera sido un tremendo error por parte de los guionistas haberla metido con las demás hermanas, dado el pasado que todas tienen con ella, en ningún caso agradable. Así, la decisión tomada ha sido efectiva, reflejando su situación y “pagando” con su soledad todo lo que ha hecho. 

Helena aún tiene una sorpresa para sus hermanas y para nosotros como espectadores. Un diario donde ha ido anotando todas sus vivencias y que ha llamado ‘Orphan Black”, pese a lo absurdo que le parece el nombre a Sarah. Un estupendo guiño final al público y una autorreferencia brillante.

Además, Rachel, en un último acto de bondad, ha cedido a Felix una lista con los otros 247 clones que aún restan esparcidos por el mundo. La misión de encontrarlas a todas y curarlas no se presenta fácil, pero… ¿cuándo la vida ha sido fácil para nuestras ‘sestras’? Así, descubrimos a Camila (Maslany), una nueva clon colombiana que nos ha permitido descurir otro estupendo lado interpretativo de Maslany y el correcto español de esta y Delphine (Evelyn Brochu).

Como epílogo a toda la serie, podemos ver como la vida continúa, como cada clon se encuentra en momentos distintos de su vida, haciendo lo que han querido siempre. Así, Helena por fin puede vivir en paz con sus adorados hijos; Alison y Donnie (Kristian Bruun) son libres, en su feliz matrimonio y, por lo que parece, con buen futuro en el mundo musical; Sarah, junto a Kira y Felix, deciden tomarse un merecido descanso veraniego; y por último Cosima decide viajar con su novia por todo el mundo curando al resto de clones.

Las puertas de la casa se cierran en la escena final. Un hogar donde se han vivido tantos momentos, buenos y malos, donde la vida les ha cambiado a todos. Y en el aire, todavía se respira un poco la esencia de Siobhan. Su valentía, su empoderamiento y su aguerrida personalidad quedan para el recuerdo. Su nieta y su hija la recordarán con cariño y seguirán luchando por tener una vida mejor.

Gracias, ‘Orphan Black’, por tantos buenos momentos, tantas conversaciones brillantes y, sobre todo, gracias por descubrirnos a Tatiana Maslany. Sólo resta despedirnos de todas ellas con un ‘Goodbye, sestras, it’s been a hell of a ride.’

Yer
Yer
AUTHOR
PROFILE

Quizás te pueda interesar...

¡Comenta el capítulo con nosotros!