Blindspot 2×21: Revelaciones absolutas

Blindspot 2×21: Revelaciones absolutas

Blindspot‘ no se ha cortado un pelo con las revelaciones de este final de temporada y nos ha soltado la gran bomba. Pero no, aunque lo parezca, esa no es la fase 2 de la que tanto hemos oído hablar.

Sheperd (Michelle Hurd), a quien pusimos de mala para arriba durante toda la temporada ha resultado ser simplemente una desequilibrada. Si es que eso es poco. Su primera parte del plan que hemos estado llamando ‘fase 2’ era llevar a todos los grandes directores de las agencias de espionaje y demás a un lugar seguro para salvarlos del momento en el que todos los demás mandatorios morirán. Para remplazarlos. En eso consiste el famoso Protocolo de Truman del que también llevamos hablando toda la temporada y que estaba redactado para absolutamente todo el mundo. Nos imaginamos que morirán con aquellos tanques llenos de contenido biohazard que vimos hace unos cuántos capítulos. Pero, ¿cómo ha llegado Shepherd a tener tantísima información de los protocolos de emergencia de Estados Unidos? ¿Y a conocer tantas tramas corruptas?

Pero igual que ha mostrado esta parte del plan, también ha mostrado quién es en realidad. Se ha puesto frente a una cámara para explicar sus motivos que, aunque enfermos, tienen sentido. Sobre todo tiene sentido que ella crea que está haciendo lo correcto matando a ¿cuántos agentes hemos dicho? Eso sí, los civiles se han salvado porque se activo, por algo, la alarma de emergencia instando a que evacuaran.

En todo este proceso hemos perdido a Roman (Luke Mitchell) y le hemos perdido por sorpresa… Es decir, sí, estaba recuperando sus recuerdos y sí, al final del capítulo anterior vio cómo Remi/Jane (Jaimie Alexander) le inyectaba el sérum para que perdiera sus recuerdos pero… ¿esperábamos que volviera atrás después de haber ayudado tanto al FBI? ¿Por puro instinto de superviviencia? ¿O estaba mintiendo todo este tiempo? No podemos evitar planteárnoslo.

También resulta que acabaremos la temporada con Zapata (Audrey Esparza) en cama, porque aunque suene increíble, ha sobrevivido un tiro en el cuello. Sin parálisis y sin desangrarse… No vamos a pensar mucho en ello.

Y con la serie ya renovada para una tercera temporada (bastante por los pelos), tenemos claro que podemos empezar a plantearnos tramas futuras. La verdad es que, aunque sería un «fracaso» que Shepherd se saliera con la suya, nos encantaría ver ese mundo postapocalíptico en una tercera temporada. Le daría un toque futurístico y novedoso, pero la serie carecería de sentido. ¿Para qué valdrían entonces los tatuajes de Jane si ya no hay clase política corrupta a la que cazar? Lo que nos sugiere lo obvio, que el plan fracasará y que los tatuajes seguirán teniendo sentido en caso de que todo falle, que parece un paso lógico basándonos en la estructura que la serie ha querido presentarnos. Si Shepherd no lo hizo todo por el bien común y lo hizo por poder, Jane no hubiera existido.

Y no podíamos irnos sin hablar del beso de Jane y Weller (Sullivan Stapleton). ¿’Shippeamos‘ esto? No lo tenemos claro, porque nos cuesta, nos cuesta mucho. La sensación es que no hay ninguna necesidad de que metan una historia romántica para enganchar a nadie, pero luego entras en Tumblr y solo ves gifs del beso, de sus miradas, de cuando se tocan el brazo… Eso es Tumblr, al fin y al cabo, pero puede significar que estábamos más equivocados de lo que pensábamos. Una servidora sigue ‘shippeando‘ a Patata (Patterson + Zapata).

Esperamos vuestras opiniones, teorías y comentarios y ¡nos vemos la semana que viene!

4 comments
Marina Ortiz
Marina Ortiz
ADMINISTRATOR
PROFILE

Quizás te pueda interesar...

¡Comenta el capítulo con nosotros!