Nostalgia total, podemos recordarlo por usted al por mayor

Nostalgia total, podemos recordarlo por usted al por mayor

Del éxito mediático de ‘Stranger Things’ no se puede decir que carece de precedente, pero si que ha superado las expectativas de muchos, especialmente por ser un producto sectorial que vive de la nostalgia y de la multiplicidad de referencias que ofrece por episodio. ¿Cómo se explica este fenómeno televisivo? ¿Es esta la dirección en la que se está moviendo el mercado de series? Lo comentamos a continuación.

MacGyver1

De la misma forma que para predecir posibles catástrofes naturales se estudia los patrones migratorios de las aves, para ver cómo puede evolucionar la televisión tendríamos que ver también cómo lo han hecho otros medios adyacentes. Tomemos como principal referencia el cine y dos de los mayores éxitos de taquilla de los últimos años, ‘Jurassic World’ (Colin Trevorrow, 2015) y ‘Star Wars: The Force Awakens’ (J.J. Abrams, 2015). ¿Qué son ambas si no constantes homenajes a sus respectivas sagas y un torrente continuo de nostalgia al espectador hoy adulto que ha visto las primeras entregas de ambas en su niñez o adolescencia?

Esto no significa que ambas no funcionen de forma independiente, lo que probablemente hubiesen hecho también sin jugar la carta de la nostalgia, y que sean un punto de entrada perfecto para nuevos espectadores. Pero a día de hoy es la apuesta segura, no exenta de reparos por parte de la crítica y algunos espectadores excesivamente exigentes con los ‘blockbusters’, la forma que ha adoptado un mercado cinematográfico cada vez más conservador de prolongar sus franquicias más conocidas. Si queréis llamarlo así, es la moda. Y esa moda se ha extendido a su manera a la televisión.

Con respecto a la temática y la estética de ‘Stranger Things’, el propio Jeffrey Jacob ya intentara en el cine algo muy similar con ‘Super 8’ (J.J. Abrams, 2011) con una acogida variada. Visto desde la óptica de nuestros días, probablemente no fuese el momento. O puede que fuese una mecha que tuviese que ser prendida por productos como el citado para que hoy tuviésemos lo presente, versiones mucho más refinadas y acertadas de lo que el público entiende por nostalgia. Porque la serie de Netflix, en un afán del servicio ‘video-on-demand’ por reventar el mercado en todos los géneros con su amplia capacidad económica, no solo es ‘E.T’ (Steven Spielberg, 1982) o ‘Close Encounters of the Third Kind’ (Steven Spielberg, 1977), también es ‘Stand by Me’ (Rob Reiner, 1986) y gran parte de la filmografía que comprende las adaptaciones de Stephen King. Todo ello aderezado con música de la época y alguna interpretación memorable.

Westworld1

Una combinación creada en una sala de guiones que cada vez se parece más a un laboratorio para apelar directamente a la memoria del espectador. Siendo más claros, ‘Stranger Things’ no es el cine de los setenta y de los ochenta, es el recuerdo que el espectador de 2016 tiene del cine de ciencia ficción los setenta y ochenta. No debe ser coincidencia que Netflix haya querido lanzar casi a la par este producto junto con ‘The Get Down’, porque ambas funcionan como una Cara A y Cara B de la memoria colectiva de esa época, cada una con sus particularidades y sus tics. Pero la compañía liderada por Ted Sarandos no es la única que ha visto el atractivo de esta dinámica.

HBO, en un afán desesperado por rescatar a su parrilla televisiva de las series nicho y de encontrar una sucesora para una ‘Game of Thrones’ de la que cada vez depende más, consciente o inconscientemente está haciendo lo propio con ‘Westworld’. No por ser una adaptación de la película original también titulada ‘Westworld’ (Michael Crichton, 1973), que en parte también, sino por apelar a una mezcla de todos los géneros triunfantes en el último tercio del pasado siglo. Porque ‘Westworld’ es ciencia ficción, es un western y es ‘Jurassic Park’ (Steven Spielberg, 1993) todo al mismo tiempo. Hasta la presencia de Ed Harris y Anthony Hopkins frente a frente parece una llamada evocativa a tiempos interpretativos mejores que el presente.

Un combinado también aderezado con un reparto de lo más atrayente y que está obligado a triunfar para salvar a la cadena cable premium propiedad del conglomerado Time Warner de dar serias explicaciones al respecto de lo que pasa con los contenidos de producción propia. Porque puede que ‘The Night Of’ sea a día de hoy la serie narrativamente de referencia a día de hoy, pero no es de lo que una cadena como HBO vive ni mucho menos, que se lo pregunten a ‘Vinyl’, ‘The Brink’ u otras series de reciente cancelación de la misma a pesar de estar renovadas. Que de las últimas propuestas solo haya funcionado ‘Ballers’ y que hasta sus caballos ganadores como ‘True Detective’ se hayan roto una pata les obliga a apostar todo a otras estrategias. Y a día de hoy ninguna funciona mejor que la de la nostalgia.

24Legacy1

Algo por lo que las ‘networks’ también están apostando, con una necesidad tanto o más urgente si cabe. El ritmo de producción y consumo de las cadenas norteamericanas en abierto se parece mucho más al de una ‘fast food’ de lo que a muchos nos gustaría y la memoria cortoplacista del espectador de este tipo de cadenas les obliga a adaptar esta estrategia a su propio estilo. Si, CBS ha rescatado ‘MacGyver’ y ha hecho uno de esos ‘remakes’ que parecen tan obvios como innecesarios, pero el número de grandes iconos televisivos que permiten este tipo de movimientos son mucho más limitados y el número de competidores mayor que en el cine, así que las cadenas tienen que mirar a su pasado más reciente para buscar apelar a la nostalgia del espectador.

Sirva FOX como ejemplo, que ve con frustración cómo sus etapas doradas con ‘The X-Files’ primero o ’24’ y ‘Prison Break’ después se han esfumado y hay que agarrarse a esos tiempos mejores como sea. ¿Su solución? Revivirlas todas, esas tres primero y cualesquiera que sea después. Lo cual nos hace agradecer que al menos Netflix se haya propuesto recurrir a la nostalgia con el mimo y el talento de ‘Stranger Things’, descubriéndonos talentos como el de la protagonista femenina Millie Bobby Brown por el camino, y podamos ser selectivos con lo que cubrir nuestro cupo de nostalgia.

Porque tenemos claro que, al menos durante un tiempo, ha llegado para quedarse.

Quizás te pueda interesar...

¡Comenta el capítulo con nosotros!