Recordamos los mejores momentos de Cory Monteith en ‘Glee’

Recordamos los mejores momentos de Cory Monteith en ‘Glee’

Hoy se cumple un año desde que conocimos la terrible noticia de la muerte de Cory Monteith. Su pérdida dejó a la masa de ‘gleeks’ conmocionados y a todo un equipo llorando a uno de sus miembros más queridos. Desde ‘Recap Blog’ queremos hacerle un pequeño homenaje recordando algunos de los mejores momentos que nos ofreció a lo largo de las cinco temporadas en las que fue nuestro admirado y querido Finn Hudson.

La primera vez que vimos a Finn muchos pudieron pensar que se iba a tratar del típico personaje deportista de instituto; guapo, popular y creído. Y en cierto modo lo era pero, como todos los personajes en Glee, no resultó ser sino una caricatura del estereotipo americano. En ese primer momento Finn supuso la salvación para ‘New Directions’ y un soplo de esperanza para Will Schuester.

Si bien Finn no era el típico ‘quaterback’ americano cerrado de miras sí que tenia sus reservas en cuanto a temas como la homosexualidad y el hecho de que su madre se casara con el padre de Kurt (Chris Colfer) le puso en una situación un tanto incómoda. Cuando en la boda de sus padres le dedicó la canción ‘Just the way you are’ de Bruno Mars demostró que, aunque tal vez un poco ‘paleto’, el chico era todo corazón.

En la primera temporada una de las tramas con más peso fue la del embarazo de Quinn (Dianna Agron), que supuestamente esperaba un hijo de Finn. Este momento nos mostró aún más de la ingenuidad y bondad del chico que, tras confiar en su novia cuando claramente le estaba mintiendo acerca de su paternidad, se hace a la idea de que se va a convertir en papá y no nos cabe duda de que lo hubiera hecho de maravilla.


Otro de los grandes momentos que nos dejó la primera temporada fue aquel en el que el equipo del McKinley High consiguió ganar un partido gracias a la táctica del despiste consistente en bailar nada más y nada menos que ‘Single Ladies’. Este fue uno de los primeros episodios que puso de manifiesto la dificultad que tenía Finn a la hora de bailar, lo que nos proporcionaba grandiosos momentos viéndolo sufrir encima del escenario.

‘We’ve Got Tonight’ se convirtió, sin que nadie fuera consciente de ello, en el último dueto de la pareja formada por Rachel y Finn (y, en consecuencia, Lea Michele y Cory Monteith). La pareja vivía uno de sus momentos más dulces después de muchas subidas y bajadas lo que hace que esta última y romántica canción contenga una dosis extra de emotividad.

Si por algo se caracterizaba Finn Hudson era por plantar cara a quien hiciera falta para proteger a las personas a las que quería y en su última temporada no dudó en darle una buena paliza al chico que le rompió el corazón a su futura esposa. Al descubrir que Brody (Dean Geyer) no solo estaba engañando a Rachel sino que además cobraba por ello. Había sido un año tormentoso para la pareja pero pese a todo demostraron que estaban hechos el uno para el otro y que pasara lo que pasara al final vivirían felices y comerían perdices.

Otro de sus mayores protegidos era su “hermano” Kurt, que desde el momento en que lo aceptó y lo trató como tal sentía los insultos y los ataques que le hacían como propios. En este episodio Finn vuelve a pecar de mente cerrada y se comporta bastante mal con Kurt después de que este intentara redecorar su habitación pero como ya hemos mencionado en este post, el chico tiene un gran corazón y rápidamente se levanta y se viste al estilo Lady Gaga para defender a Kurt y a los demás chicos que están siendo acosados en el instituto.

Algunos dirían que eran demasiado jóvenes cuando Finn le propuso matrimonio a Rachel y eso debió de pensar ella también ya que tenía grandes planes para sí misma y la idea de semejante compromiso era bastante abrumadora en ese momento. Tal vez el miedo al desconocido futuro fue lo que impulsó a Finn a asegurarse algo con su chica a una edad tan temprana. Lo que está fuera de discusión es la ternura que desprendió este momento de la tercera temporada.

Inolvidable también aquella primera actuación del Glee Club en el que se empezaba a formar la familia de ‘New Directions’. La presencia de Finn fue aquí muy notoria, ya que su ausencia cuando en la quinta temporada se volvió a representar ‘Don’t Stop Believin’ fue casi lo más notable de la escena.

Y por último nos quedamos con la frase que también eligió el propio equipo de la serie para homenajear la figura de Finn Hudson. Una frase que demuestra sus ganas de luchar por lo que cree, su negación a cruzarse de brazos y a darse por vencido cuando todos los demás parecen derrotados y también representa el hecho de que la inteligencia no era uno de los mayores fuertes del chaval. Tras un año en el que ‘Glee’ ha tenido una de las temporadas más criticadas de su historia todavía cuesta creer que Cory Monteith no esté y es que cuando las noticias son tan duras como esta hace falta mucho tiempo para asimilarlo para seguir hacia adelante.

Cuatro temporadas dan para muchos y grandes momentos de uno de sus protagonistas y sabemos que nos hemos dejado muchos en el camino pero esperamos que haya sido representativo del adorable personaje que fue para todos Finn Hudson. Nunca te olvidaremos ‘quaterback’.

¿Y tú qué momento de Finn Hudson hubieras puesto en esta lista? ¿Cuál es tu favorito de los que sí que están?

Esther, @kesare
Rubén, @houjack
Ainhoa, @AinhoaOtazo

Quizás te pueda interesar...

¡Comenta el capítulo con nosotros!